Tecnología

Internet y las teorías de la conspiración tras incendio en Notre Dame

Internet y las teorías de la conspiración tras incendio en Notre Dame

¿Fue el fuego que arrasó gran parte de la catedral de Notre Dame el resultado de una acción criminal? No hay nada que sugiera que fue algo intencional, pero eso no evita que en Internet pululen las teorías de la conspiración. 

Fiel a su tradición 'conspiranoica', el primero en lanzarse a las aguas fue Infowars, un sitio del activista conservador Alex Jones que en el pasado ha dado crédito a toda clase de absurdos. Bastó un solo trino, que desde entonces fue eliminado, para que el sitio saltara a proclamar la posibilidad de un origen terrorista en el incendio. Desde entonces, el sitio ha alimentado varias historias sobre supuestas 'celebraciones' en Internet, aludiendo a comentarios con emojis sonrientes en redes sociales. 

De nada sirvió que el propio fiscal parisino, Rémy Heitz, haya declarado que aunque está lejos de determinarse su causa, nada indica por ahora que el incendio haya sido otra cosa que accidental. Con la prudencia exigible a su cargo, Heitz explicó a la prensa que prioriza la hipótesis de un origen accidental de las llamas, aunque no se podrán realizar las comprobaciones necesarias hasta que las condiciones permitan acceder a la "zona cero" del incendio, algo que hasta ahora "no ha sido posible porque no es estable".

Muchos usuarios que dieron crédito a estas teorías pasaron a atacar a los medios por no difundirlas. De hecho, llegaron a crear páginas falsas para distribuir la información como si se tratara de cadenas reconocidas.

Y, claro, no ayudó que YouTube relacionara los videos del incendio con información "de contexto" sobre los atentados del 11 de septiembre de 2001. 

El abismo estuvo cerca. Tan cerca como un cuarto de hora. Quizá si los bomberos no se hubieran encaramado a las torres (...) hoy no quedarían de Notre Dame más que las cenizas.

Las dudas que persisten

Eso no quiere decir que no haya dudas por resolver, sobre el fuego que malhirió a
Notre Dame. La investigación deberá determinar, por ejemplo, por qué si la alarma de incendios saltó a las 18.20 no se logró descubrir su origen hasta que la alerta volvió a sonar, 23 minutos después.

Para entonces, las llamas ya se habían adueñado del complejo envigado de madera ("el Bosque" lo llaman, por la cantidad de robles, más de mil, que se usaron para urdirlo) que sujeta la cubierta.

También tendrá que establecer si las compañías concesionarias de los trabajos cumplían con los protocolos de seguridad o si pudo haber algún tipo de error humano en la génesis del suceso.

Las autoridades se preparan para una investigación larga y costosa. Hablan de semanas, incluso de meses. No hay muchos precedentes de una pesquisa similar.

Cerca del desastre total

El ministro de Cultura, Franck Riester, adelantó que el suceso pareció iniciarse en torno a la aguja de la catedral, donde se estaban realizando obras de restauración, para lo cual se había montado un andamiaje de cien metros de altura.

Cinco empresas trabajaban en esa obra y la quincena de operarios presentes en aquel momento ya han comenzado a ser interrogados por la policía.

Algo más que sí se sabe: el abismo estuvo cerca. Tan cerca como un cuarto de hora. Quizá si una veintena de bomberos no se hubiera encaramado a las torres para combatir desde allí con mangueras el fuego que había devorado la cubierta de la catedral, hoy no quedarían de Notre Dame más que las cenizas.

En ese intervalo de 15-30 minutos, entre las ocho y las nueve de la noche, "se jugó la supervivencia" del templo, a juicio del secretario de Estado del Interior, Laurent Nuñez.

El fuego fue sofocado por completo poco antes de las diez de la mañana, hora parisina (08.00 GMT), del martes. Nuñez avisó de que los arquitectos han identificado "algunas vulnerabilidades", sobre todo en la bóveda y la fachada lateral del transepto norte. Pero esos problemas no amenazan, a priori, la estabilidad global del monumento.

* Con AFP