Tecnología

¿Es posible jugar videojuegos profesionalmente en Colombia?

¿Es posible jugar videojuegos profesionalmente en Colombia?

Para nadie es un secreto que los videojuegos ocupan hoy un lugar mucho más relevante del que tuvieron en los años 80. Si bien muchas personas solo ven en ellos una forma de entretenerse o descargar tensión después de una larga jornada de trabajo, cada vez más jóvenes le apuestan al juego profesional como su elección de vida.

Es ahí donde surgen los 'e-sports', también conocidos como deportes electrónicos, en los que las competencias profesionales han alcanzado un nivel que solo puede ser descrito como masivo, en gran parte por los desarrollos tecnológicos y el creciente acceso a internet.

Hoy en día los 'e-sports', que cada vez tienen mayor presencia en las distintas regiones del mundo, cuentan con reconocidos y jóvenes jugadores como Kyle ‘Bugha’ Giersdorf, quien recientemente recibió reconocimiento global al ganar una competencia de Fortnite y llevarse 3 millones de dólares a su casa. A los 'gamers'se suman redes sociales, foros y consolidados torneos y equipos que reciben el patrocinio de grandes marcas.

habló con la periodista de tecnología Ana María Velásquez a propósito del lanzamiento de su libro 'De jugadores a profesionales', que se lanzará este sábado 24 de agosto en el torneo de la Golden League en Bogotá. En él, se relatan las experiencias de cinco reconocidos jugadores de los 'e-sports' en Colombia.

¿Cuál es la diferencia entre alguien que juega videojuegos en sus ratos libres y un profesional de los 'e-sports'?

Millones de personas en el mundo se sienten atraídas por los videojuegos. Para ellos es una forma de entretenimiento, pero otros van mucho más allá y han encontrado en ellos su fuente de ingresos y forma de vida. En esos casos, hablamos de e-sports o deportes electrónicos, que es la industria de las competencias profesionales de videojuegos.

Normalmente esos torneos son organizados por las empresas desarrolladoras y los jugadores se preparan, entrenan y trabajan en diferentes aspectos estratégicos para mejorar su rendimiento en el juego. Es literalmente un trabajo en el que deben seguir estrictas rutinas de entrenamiento.

¿Cómo está el panorama de los deportes electrónicos en Colombia? ¿Hay incentivos, lugares y espacios suficientes?

El 2019 ha sido uno de los mejores años para Colombia en materia de e-sports.
Si bien las comunidades llevan tiempo organizando torneos amateur y existen eventos como el SOFA, este año llegó al país la Liga de Videojuegos Profesional (LVP), una de las organizaciones de deportes electrónicos más importantes del mundo, y con ella Colombia ya cuenta con la primera liga profesional de un videojuego: la Golden League. Además de eso, este año se realizó en Bogotá la final de la Liga Movistar Latinoamérica de League of Legends, que es uno de los torneos más importantes de la región.

Y aunque es claro que aún se requieren esfuerzos para que se vuelva un tema más masivo y no solo de nicho, todo lo anterior son incentivos que han hecho que grandes marcas quieran hacer parte de la industria.

El libro contempla que los jugadores adquirieron habilidades de trabajo en equipo y estrategia, ¿qué más podríamos aprender de los videojuegos? ¿Cuál es su impacto en el mundo?

Desde lo competitivo no solamente permite que los jugadores y quienes hacen parte de la industria adquieran habilidades de liderazgo, disciplina, pensamiento estratégico, comunicación y trabajo en equipo, sino que además lleva a que haya una formación de comunidad. Millones de personas desde diferentes lugares se unen y comparten en espacios 'online'y físicos, se apoyan y aprenden unos de los otros.Los juegos de video pertenecen a la industria del entretenimiento y, claro, es necesario tener en cuenta el uso que se les dé. Pero en muchos casos, pueden ser una herramienta de creación, de aprendizaje y de enseñanza.

Como a muchos deportistas, a los jugadores de 'e-sports' les
toca buscar las oportunidades, persistir y tocar puertas

¿Cómo explicarle a un padre de familia que un joven de 15 años se haga millonario jugando videojuegos?

Es difícil para cualquier padre entender eso, sobre todo viendo que su hijo pasa horas detrás de un computador o una consola.

Tuve la oportunidad de conocer los testimonios de los padres de algunos de los jugadores más importantes del país y para todos fue un proceso muy complicado. Les decomisaban los computadores o las consolas y les prohibían jugar. Esto solo cambió en el momento en que fueron por primera vez a una competencia o cuando viajaron con ellos a una final y vieron un estadio lleno de personas que apoyaban al equipo de su hijo.

Desde lo profesional, es indispensable que los padres se informen sobre el impacto que hay detrás de este sector, conozcan cómo funciona y comprendan que hay una preparación detrás. Sus hijos no solo se sentarán a jugar y ya, habrá un equipo de psicólogos, entrenadores y analistas y en ese proceso van a desarrollar habilidades y aprender. Es un nuevo trabajo, propio de los nuevos tiempos que vivimos con el desarrollo tecnológico.

¿Cuáles son algunos de los prejuicios o estigmas que usted cree que limitan el desarrollo de los 'e-sports' en Colombia, y cómo enfrentarlos?

Creo que la principal barrera es que la gente no está informada del potencial que hay detrás de los deportes electrónicos.

Por ejemplo, en 2018, la industria de los videojuegos alcanzó ingresos por 134.900 millones de dólares y las audiencias de los deportes electrónicos alcanzaron los 395 millones de espectadores en el mundo el año pasado, según un estudio de la firma Newzoo. Eso podría hacer que su perspectiva cambie.

¿Qué es lo indispensable que alguien que quiera vivir de los videojuegos debe tener en cuenta?

Como a muchos deportistas, a los jugadores de 'e-sports' les toca buscar las oportunidades, persistir y tocar puertas. Si alguien quiere dedicarse a esto debe prepararse mucho, no solo en cuanto a nivel del juego, sino en aspectos como el trabajo bajo presión, el estrés y la ansiedad que se pueden presentar en los entornos competitivos.

Los protagonistas de 'De jugadores a profesionales'se prepararon para ser los mejores, demostrar su talento y competir en la mayor cantidad de torneos posibles: desde los más pequeños hasta incluso los mundiales. Si hay pasión, todo es posible.

MARÍA PAULINA ARANGO
Redacción Tecnósfera