Tecnología

DHL y Aldeas Infantiles SOS instalan centros de tecnología en Colombia

DHL y Aldeas Infantiles SOS instalan centros de tecnología en Colombia

La empresa de mensajería y logística DHL y la ONG Aldeas Infantiles SOS presentaron en Bogotá un proyecto orientado a brindarle oportunidades a la población vulnerable del departamento de La Guajira mediante dos centros de tecnología, información y comunicaciones móviles.

 "¿Qué necesita un niño, niña o joven en su vida? Ver el mundo y conocer oportunidades", afirmó en rueda de prensa la directora de Aldeas Infantiles SOS en Colombia, Ángela Rosales.

A través de los centros las dos entidades pretenden ofrecer a las familias con dificultades económicas y sociales de esa parte del norte del país herramientas y conocimientos que les permitan construir un mejor futuro laboral.

"Pensamos siempre en un futuro y consideramos que en toda economía que quiera ser próspera y sostenible la apuesta está en la educación y el desarrollo de los niños", dijo a Efe el gerente general de DHL Global Colombia, Daniel Viteri.

El proyecto, que será administrado por Aldeas Infantiles SOS y cuenta con una inversión de más de 100.000 dólares por parte de DHL, consiste en centros adaptados en contenedores que comenzarán a operar la próxima semana en la capital departamental, Riohacha, así como en la ciudad de Maicao.

Para ese fin DHL transportará los contenedores en un recorrido de más de 1.000 kilómetros con el objetivo de beneficiar en un año a más de 2.000 personas.

Rosales aseguró que los centros son de gran ayuda al ser "una estructura ligera que permite que los niños se congreguen en algún lugar donde se les ofrece un espacio de capacitación y desarrollo".

Dentro de esta alianza de responsabilidad social que cumplirá seis años se ha pensado "en las próximas generaciones y en la manera de contribuir a su desarrollo y sobre todo su cuidado porque hemos hablado mucho del ámbito educacional pero tenemos que hacer énfasis en el emocional, que es muchas veces el más vulnerable", concluyó Viteri.