Tecnología

Después de Huawei, ¿podría EE. UU. vetar los drones de DJI?

Después de Huawei, ¿podría EE. UU. vetar los drones de DJI?

Una nueva advertencia del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos asegura que fabricantes chinos de drones, sin especificar una marca como tal, podrían estar enviando datos de vuelo confidenciales a China, debido a normas locales que permite el acceso a datos por parte del gobierno.

Aunque la alerta del gobierno estadounidense no menciona una marca, sí está enfocada en los drones comercializados para uso civil o recreativo.En la actualidad, el 80 por ciento de este tipo de aeronaves no tripuladas vendidas en el mundo son producidos por la marca DJI, cuya sede principal está ubicada en Shenzhen, el Silicon Valley de China.

Nuestra tecnología fue verificada de manera independiente por el gobierno estadounidense y las principales empresas del país

El nuevo golpe emitido desde el pentágono sugiere que los drones fabricados en China podrían generar riesgos de espionaje y dar a Pekín un "acceso sin restricciones" a los datos de sus usuarios.

Aunque el gobierno de Estados Unidos ya ha emitido este tipo de alarmas en el pasado, la noticia se suma a la tensión comercial derivada del incremento de los aranceles anunciados por China y el veto de Estados Unidos a empresas tecnológicas del país asiático que quieran continuar negocios en su país. 

"La seguridad es el centro de todo lo que hacemos", se defendió este martes
DJI en un comunicado. "Nuestra tecnología fue verificada de manera independiente por el gobierno estadounidense y las principales empresas del país", añadió el líder mundial de los drones.

DJI, que fue fundada en 2006 en Shenzhen, no tiene ningún otro competidor estadounidense de peso además de la firma californiana GoPro, fabricante de cámaras de alta resolución.

Aunque la advertencia del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos no representa una orden legal ni menciona directamente a DJI, la compañía será cautelosa con el recrudecimiento de la guerra comercial y la polémica reciente del veto a la gigante tecnológica Huawei.

Las sospechas de EE.UU. sobre la posible recopilación de información sensible con los drones de DJI se remontan a 2017. En un documento similar, el Gobierno de Washington aseguró que tenía una "confianza moderada" de que dichos drones estuvieran "proporcionando datos sobre infraestructura crítica y asuntos de seguridad".

También en 2017 el Ejército estadounidense prohibió el uso de drones de
DJI, alegando el mismo motivo.
En un momento en el que la fabricante añadió un "modo de privacidad", el cual permite detener el tráfico de internet mientras el dron está en vuelo.

DJI argumentó este martes que los consumidores tienen un control total y completo sobre cómo se recopilan, almacenan y transmiten sus datos y que sus clientes pueden configurar los dispositivos para cumplir con la reglamentación establecida en cada país.

REDACCIÓN TECNÓSFERA
*Con EFE
@TecnosferaET