Tecnología

A tomar conciencia con don Cívico, robot para evitar la propagación de la covid-19

A tomar conciencia con don Cívico, robot para evitar la propagación de la covid-19
La máquina emite señales para tener en cuenta el distanciamiento social. También ayuda en pedagogía de tránsito.

David Muñoz

MANIZALES

Don cívico está listo para salir a las calles y alertar a las personas de los peligros que se pueden encontrar. Es un robot diseñado para cumplir una función social.

Inicialmente se creó para prevenir accidentes de tránsito. Funciona como un semáforo para guiar a los transeúntes con señales de pare y siga. Ahora, en medio de la pandemia de la covid-19, está adaptado a la bioseguridad.

"Queremos que la gente recuerde siempre el buen uso del tapabocas, del lavado de manos y la conservación de la distancia social. La idea es que caminemos por nuestro país con buenos valores y costumbres", dice José Sánchez Jaramillo, el inventor.

José, de 71 años, elaboró una máquina de 2 metros y 70 centímetros de alto por 3 de ancho, y 230 kilogramos de peso. Está hecha de hierro y acero inoxidable con iluminación led de motores de bajas revoluciones.

"Tiene la composición de un ser humano. Es decir, brazos, piernas, tronco y cabeza. Se identifica en las extremidades inferiores con la bandera de Colombia y en las superiores con la de Manizales", sostiene el tecnólogo en Electrónica Industrial del Sena.

Añade que "en el pecho se ubica el semáforo con tres colores (rojo, amarillo y verde) que significan respeto, orden y libertad que es lo que debemos tener para cuidar nuestras vidas".

El robot, que tiene un tapabocas con la palabra vida, le indica a la persona que debe estar alerta para evitar la propagación del virus. Su movimiento luminoso llama la atención y en sus manos muestra las señales para cumplir la bioseguridad.

Por ahora no habla, pero su creador a futuro piensa instalarle una grabación que amplifique la responsabilidad ciudadana en tiempos de pandemia.

"Buscamos que no nos volvamos un robot porque mantenemos elevados con el celular. Con don Cívico podríamos reactivar la economía de la ciudad porque vamos a tener más seguridad en la vía y las personas podrán ser más productivas", concluye Sánchez Jaramillo.

Don Cívico, el robot que ayudará a las personas a cumplir los protocolos de bioseguridad.

¿Cómo funciona?

Fernando Cardona, operador de máquinas y herramientas, quien tiene un taller en Bellas Artes, le ayudó a José Sánchez a crear a don Cívico y explica su funcionamiento:

-En los pies tiene dos discos de hierro contrapuestos en su posición. Cuando uno va hacia adelante, el otro va hacia atrás para simular que camina.

-El sistema del medio (tronco) tiene tres platos y el de la mitad gira sobre balineras. La cabeza se mueve con el tronco.

-En los brazos hay una base de cadenas y piñones. Tienen un eje que cuando va hacia afuera, las extremidades están abajo, y cuando entra, hala la cadena, empiezan a girar y se levantan.

-Las muñecas simulan un motor limpiabrisas de un carro, giran hacia la derecha y hacia la izquierda.

"Es un robot educativo, que con sus señales lumínicas llama la atención, para concienciar a las personas sobre los peligros que hay en la calle", indica Cardona.

-Trabaja con un sistema eléctrico de 110 voltios, con planta o con inversor de polaridad y puede estar cinco horas continuas prendido. Tiene temporizadores.

-Su sistema es con interruptores para hacer funcionar los 800 vatios de potencia, que incluyen los motores e iluminación en cinta led.

-Es desarmable.

José Sánchez en los comandos eléctricos de su robot.

El dato

José Sánchez es un apasionado por la electricidad. Asegura que es creativo de la iluminación en algunas discotecas de la ciudad, desde 1974, y que instaló el marcador electrónico del estadio Fernando Londoño Londoño, que duró 18 años.

La cifra

$14 millones valió la construcción del robot que comenzó hace dos años y medio y terminó hace un mes.