Política

Más de la mitad de presos por violencia intrafamiliar están en la casa

Más de la mitad de presos por violencia intrafamiliar están en la casa

En abril pasado, el país se sorprendió por la decisión de un juez de otorgarle casa por cárcel a un hombre en el lugar donde vive con su víctima. El juez 16 Penal Municipal con funciones de Control de Garantías dictó medida de aseguramiento en contra de Luis Alberto Polanco Medina, en su lugar de residencia.

Este hombre fue procesado por violencia intrafamiliar, por denuncias de su propia madre, quien aseguró ante un fiscal seccional de la Unidad de Reacción Inmediata, URI, que su hijo la ha agredido verbal y fisícamente en varias oportunidades.

Si bien no se puede asegurar que todos los detenidos por violencia intrafamiliar que son dejados en casa por cárcel están conviviendo con su víctima, sí ha causado preocupación en el país la gran cantidad condenados por este delito que gozan del beneficio de detención domiciliaria.

(Vea también: Crecen denuncias por feminicidios que hacen pasar como suicidios)

Según reveló el congresista José Daniel López, a partir de cifras enviadas por el Inpec para un debate en la Cámara de Representantes, hoy uno de cada dos privados de la libertad por violencia intrafamiliar están de detención domiciliaria.

De acuerdo con las cifras de la entidad penitenciaria, actualmente hay en el país 3.961 presos por este delito, de los cuales 2.161 están en detención domiciliaria, es decir el 54 por ciento del total de privados de la libertad.

REINTEGRACIÓN
Infogram

La mayoría de las víctimas de este flagelo son las mujeres. Según el Sistema integrado de información de violencias de género (Sivigila), el 79 por ciento de las víctimas de violencia intrafamiliar son mujeres.

En casos de violencia intrafamiliar, el Código de Procedimiento Penal establece que “la seguridad de la víctima se encuentra en peligro por la libertad del imputado, cuando existan motivos que permitan inferir que podría atentar contra ella, su familia y sus bienes, en los casos de violencia intrafamiliar por ejemplo, si el agresor convivía con la víctima al momento de cometer el delito y se le concede la casa por cárcel, esta estaría nuevamente en alto grado de vulnerabilidad”.

Para evitar esto, según le dijo un fiscal a este diario, se debe garantizar que el detenido vaya a un lugar de residencia distinto al de la víctima, sin embargo “eso no siempre se puede comprobar”.

De hecho, según cifras del Sivigila, la mitad de las víctimas de violencia de genero conviven con el agresor.

Este hecho causó preocupación en el Congreso, si se tiene en cuenta que la violencia intrafamiliar está incluida entre los delitos que no tienen subrogados penales, de decir aquellos en los que que, según el artículo 68A del código penal, no se concede “la suspensión condicional de la ejecución de la pena; la prisión domiciliaria como sustitutiva de la prisión; ni habrá lugar a ningún otro beneficio, judicial o administrativo, salvo los beneficios por colaboración regulados por la ley”.

Este delito también está excluido del decreto emitido este año por el Gobierno en el que se permitía que, en el marco de la pandemia, se otorgara la detención domiciliaria a algunos presos. La normativa es explícita en indicar que la violencia intrafamiliar no está incluida dentro de este beneficio.

¿Violencia intrafamiliar o lesiones personales?

Una de las preocupaciones que tienen hoy en día los penalistas en Colombia es la facilidad con la que se "degrada" el delito de violencia intrafamiliar en lesiones personales dolosas. Según los expertos, esto ocurre en cerca del 80 por ciento de los casos.

Este no es un asunto semántico, pues contrario al delito de violencia intrafamiliar, el delito de lesiones personales en principio no procede la privación de la libertad (a menos que tenga un agravante); se exige denuncia, lo que implica que no se adelante de manera oficiosa, dándosele tratamiento de querellable, desistible y conciliable.

(Además: ¿Cuál es el balance de la ley de feminicidio tras cinco años?)

Por ello, el congresista César Lorduy indicó que presentará una iniciativa al Congreso para “redefinir el tipo penal, en cuanto al sujeto pasivo del agravante del delito de violencia intrafamiliar, precisamente para que puedan estar claras las circunstancias de agravación"

Igualmente, el congresista aseguró que la iniciativa buscará hacer claridad sobre el concepto “núcleo familiar”, pues hasta el momento "se han producido fallos contradictorios que tratan de delimitar si se cobija a las personas que habiendo sido parejas ya no mantienen vínculos afectivos convivan o no bajo el mismo techo".

"No se debe obviar el contexto, en el sentido de reconocer que detrás de cada violencia incluso la que no da señas de lesión, hay una práctica de dominación que se hace más fuerte si se cohabita con el agresor, pero que está presente aún sin cohabitación", concluyó el congresista.