Política

'Las leyes ahora se construyen en salones sociales, no en el Congreso'

'Las leyes ahora se construyen en salones sociales, no en el Congreso'

“El gran problema del Congreso no es si existe la mermelada o no, sino que se perdió la individualidad del parlamentario, la ley de bancadas condenó al Congreso”.

Así de contundente fue el representante de Cambio Radical César Lorduy con la llamada ley de bancadas, que entre sus disposiciones obliga a los legisladores a actuar en grupo de manera coordinada y acatar las decisiones de la mayoría de congresistas del partido.

A pesar de los rumores de que habría ruptura total entre Germán Vargas Lleras y los Char en Cambio Radical, Lorduy, uno de los congresistas más cercanos a la casa Char, le dijo a que se manejan “las mejores relaciones”.

Se dice que  Germán Vargas Lleras y los Char ya no se hablan ni por teléfono...

Percibo que son las mejores relaciones, las mismas relaciones que nos han caracterizado siempre. Tenemos unas posiciones que siempre procuramos que sean unificadas. Estamos haciendo esfuerzos para lograr que el trabajo legislativo del partido salga adelante y esperamos que los resultados de las elecciones de octubre sean los mejores.

¿Ya superaron el inconveniente por la columna de Vargas en la que señala a algunos congresistas de Cambio Radical?

Los momentos son para superarlos. Lo importante es saber construir sobre lo esencial, en eso estamos.

¿Se sintió afectado por la decisión de Cambio Radical de rechazar las objeciones a la ley estatutaria de la JEP?

Independientemente de que respeté u acaté la decisión del partido de rechazar las objeciones yo no estaba de acuerdo con rechazar esas objeciones. Eso me permite reclamar, como lo hago hoy, que ese tema nos iba a meter en una discusión inútil que efectivamente se ha comprobado que lo único que ha permitido es que el Congreso haya perdido 50 días de trabajo. Desde un principio la Corte Constitucional había dicho que haga lo que haga el Legislativo se iba a tomar la reserva de la decisión.

Las decisiones de bancada se respetan y se deben acatar, pero eso no impide que desde el punto de vista personal uno también tenga el valor moral que si toma la decisión de votar en un sentido no implica estar de acuerdo con eso.

¿Se sintió atrapado por la ley de bancadas?

La ley de bancadas debe revaluarse. Hoy las decisiones en el Congreso se toman en los salones sociales y al final los congresistas van al Capitolio únicamente a depositar su voto. Eso es contrario a la forma en que fueron elegidos los congresistas por parte de la ciudadanía, porque fueron seleccionados en listas abiertas y la opinión pública quiere saber cómo actúa y cómo piensa el congresista por el que él voto.

 Eso genera grandes dificultades para los trámites de los proyectos. Condenó al Congreso.

Desde un principio la Corte Constitucional había dicho que haga lo que haga el Legislativo se iba a tomar la reserva de la decisión sobre las objeciones

¿La ley de bancadas se convirtió en el mecanismo que tienen algunos líderes de presionar al Gobierno?

Esa posibilidad siempre puede existir. La ley de bancadas lo que permite es hablar a nombre de una totalidad de congresistas y no como figuras individuales. Acabaron con la individualidad del congresista. Por ejemplo: yo jamás podía dejar de votar el Plan Nacional de Desarrollo, porque era compatible con las necesidades del Caribe y si la decisión del partido hubiese sido no apoyar ese proyecto, me generaba todos los problemas del mundo.

¿Vargas cuando les pidió que no apoyaran el Plan de Desarrollo no estaba pensando en los intereses de los congresistas?

Nunca hubo decisión oficial de bancada sobre el Plan de Desarrollo. El partido fue respetuoso de la autonomía.

¿Cómo están trabajando para las elecciones locales?

Muy bien. Estamos trabajando como un solo partido. SARA VALENTINA QUEVEDO 
POLÍTICA