Política

Indígenas piden ser oídos en concesión para operar el parque Tayrona

Indígenas piden ser oídos en concesión para operar el parque Tayrona

La suspensión de la concesión turística en la Sierra Nevada de Santa Marta y la elaboración de una política que regule esta actividad en la región son las principales peticiones de varias comunidades indígenas de esta parte del país.

Así lo manifestó el gobernador encargado del cabildo arhuaco Magdalena-La Guajira y uno de los principales líderes de esta comunidad Danilo Villafañe, quien desde hace varios días viene reuniéndose con diferentes autoridades para manifestar estas inquietudes.

En las últimas semanas se ha venido desarrollando una concesión para operar el parque Tayrona, ubicado en la Sierra Nevada de Santa Marta, y el cual, gracias a sus riquezas naturales, congrega a miles de turistas anualmente.

(Le puede interesar: Preocupación en Santa Marta ante el posible cierre del Parque Tayrona)

Este nuevo proceso de concesión se viene desarrollando debido a que el próximo 5 de diciembre culminará el periodo de operación del parque por parte de Aviatur y la Cámara de Comercio de Santa Marta, el cual duró 13 años.

Ante esto, diferentes sectores interesados en la concesión, con el acompañamiento de Parques Nacionales Naturales de Colombia, han venido avanzando en un cronograma que debe cerrarse el próximo 25 de octubre.

Recientemente, en el Senado, se realizaron algunas denuncias sobre supuestas irregularidades en este proceso que generaron un duro enfrentamiento entre varios senadores del Partido Liberal y sectores de la bancada del Centro Democrático.

Reclamo indígena

En medio de ese proceso, Villafañe pidió que la concesión sobre el parque Tayrona sea “suspendida” hasta que se creen nuevas condiciones que beneficien ambiental y socialmente a los más de 100.000 indígenas que habitan la Sierra Nevada de Santa Marta.

“Creemos que es importante definir una política turística, porque hoy en día es una improvisación. Hay desarrollo de diferentes actividades turísticas, hoteleras y de numerosas agencias de viajes que facilitan el ingreso, tanto a Ciudad Perdida, como al resto de lugares de la Sierra, pero esto no está respondiendo a una política clara”, dijo Villafañe.

(Lea también: El lío por el que Parque Tayrona reduciría su oferta turística)

Según el líder indígena, el año pasado ingresaron más de 446.000 turistas a esta reserva natural y “ahora está proyectado hasta un millón de visitantes, y esto no tiene nada que ver con la conservación de la Sierra”.

La idea, para Villafañe, es que el Estado asuma provisionalmente el manejo de la operación del parque Tayrona y otros lugares de interés turístico de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Para el líder indígena, si el Estado “tiene que restringir” la operación del parque “porque no está en condiciones de atenderlo, no va a pasar nada con la naturaleza”, pero no se debe seguir avanzando en una concesión que no tiene en cuenta la posición de diferentes sectores de esta parte del país.

“Hay sectores gremiales, campesinos y políticos que no se sienten representados en la construcción de ese plan de manejo y han reclamado que los escuchen”, afirmó.

Nueva política

Entre las características que debe tener esta nueva política en materia de turismo en la Sierra Nevada de Santa Marta que reclama el líder está que debe ser “coordinada” entre las autoridades indígenas y el Gobierno, “con la participación de diferentes sectores”.

Para su elaboración deben tenerse en cuenta, según Villafañe, las “posibilidades de desarrollo de actividades turísticas con un estándar ambiental muy alto, que recoja ese respeto que los pueblos indígenas tenemos a la naturaleza y los sitios sagrados” y “decidir qué se puede y qué no se puede hacer en la Sierra”.

Las inquietudes del gobernador indígena han sido planteadas a diferentes autoridades encargadas del tema, las cuales están estudiando caminos de solución para estos reclamos.