Política

Farc pide confianza y respeto para los países garantes del Acuerdo

Farc pide confianza y respeto para los países garantes del Acuerdo

La Comisión de Impulso y Verificación de la implementación del Acuerdo de Paz (CSIVI) del partido Farc resalta la importancia de la participación de Cuba y Noruega como países garantes del Acuerdo de Paz entre las Farc y el Gobierno colombiano.

La CSIVI resaltó que sin el acompañamiento internacional no habría sido posible iniciar los primero encuentros ni concretar la agenda de diálogos para el Acuerdo. Señaló la labor de Cuba durante todo el proceso y el apoyo para el Acuerdo al prestar el territorio, alojamiento, logística y condiciones de trabajo durante los diálogos, una labor que no terminó con la firma del Acuerdo, sino que se ha mantenido durante la implementación.

(De interés: Cuba acusa a Colombia de allanar camino para que EE. UU. la sancione)

Para la Comisión de Impulso, Cuba ha hecho un acompañamiento permanente al proceso, por lo que consideran la respuesta del Gobierno colombiano ante la inclusión de Cuba en la lista de países que apoyan el terrorismo, que fue presentada por Estados Unidos, como una actitud “desagradecida” y “hostil”.

Según la CSIVI, esta situación afectó la condición de Cuba como país garante y las condiciones de la implementación. Por eso, piden que Colombia reconozca públicamente a Cuba como un país que ha contribuido a la construcción de paz: “Parece un contrasentido que un país sindicado de no colaborar en la lucha contra el terrorismo se considere, al mismo tiempo, garante de la implementación del Acuerdo de Paz”.

Frente a la no extradición de la delegación del ELN, la CSIVI dijo que Cuba está siguiendo el derecho internacional, mientras que Colombia “obra por fuera de las disposiciones del Derecho Internacional”.

(Lea también: "Estados Unidos le da espaldarazo a Colombia": Miguel Ceballos)

Finalmente, se dijo que si el comisionado para la paz Miguel Ceballos quiere sacar a La Habana de la paz, está cometiendo una equivocación porque “no hay implementación que ofrezca la debida confianza sin el concurso y debido respeto a los países garantes”..