Política

El 2021, un año de definiciones en la carrera presidencial

El 2021, un año de definiciones en la carrera presidencial

Reuniones, diálogos y acuerdos políticos serán la pauta principal de la carrera presidencial en este 2021, un año que arranca con varios nombres sonando y en el que se irán definiendo los temas de la campaña para elegir al sucesor del presidente Iván Duque.

Hace algunas semanas, el propio mandatario afirmó que no le incomodaba que se esté buscando su reemplazo desde tan temprano. “Yo no tengo autoridad moral para hablar de eso porque yo empecé mi precandidatura presidencial en el año 2016. La política es así. El que quiere ser presidente en el 2022, se me haría raro que no hubiera arrancado”, dijo Duque en un foro de .

Y varios líderes políticos se han tomado a pecho este mensaje y desde hace varios meses están calentando motores para el 2022.

Lea también: Los afros le apuestan a tener su propio candidato presidencial en 2022

Para varios analistas, la carrera por la presidencia será el hecho político más importante de este año, en el cual deberán definirse los nombres que representarán a la derecha, la izquierda y el centro.

Pero estos nombres estarán directamente relacionados con un hecho que, al parecer, será el protagonista de la campaña: las coaliciones, de las que varios líderes influyentes están hablando ya.

Uno de los primeros fue el expresidente y jefe máximo del Centro Democrático, Álvaro Uribe, quien le dijo a que “hay que tener una gran apertura a una coalición en el año 22” y que “tiene que ser una coalición de gran importancia para Colombia”.

Otro protagonista de la contienda, el exgobernador de Antioquia y excandidato presidencial, Sergio Fajardo, también le dijo a este diario: “Las coaliciones son importantes, hay que saberlas hacer y creo que para lo que viene a continuación las haremos”.

Así las cosas, es un hecho que las alianzas políticas serán uno de los principales vehículos –si no el más importante– para juntar fuerzas.

¿Entre quiénes? Bueno, esa es una pregunta que solo el tiempo la responderá, ya que, por ahora, todos los sectores políticos están realizando encuentros, definiendo temas, escuchando posiciones y preparando estrategias para quedarse con la jefatura del Estado.

El uribismo

Es un hecho que el uribismo entra en la contienda presidencial con un cierto nivel de desgaste. El mismo expresidente Uribe ha hablado de una “afectación muy grande” de su “reputación” por cuenta del proceso judicial en su contra y no se sabe hasta dónde esto repercuta en el electorado que hasta ahora le ha sido fiel.

Adicionalmente, las encuestas de opinión no han sido del todo favorables para el presidente Duque, su pupilo y quien llegó a la jefatura del Estado arropado por esta tendencia ideológica.

Tal vez por esto, Uribe ha sido uno de los primeros en hablar de coaliciones y en tener reuniones con diferentes líderes políticos.

Por estos lados se habla de varios nombres, pero el mecanismo para elegir un candidato todavía no ha sido definido y no se descarta que, incluso, varios uribistas compitan en una consulta con otros sectores políticos.

En el uribismo suenan las senadoras Paola Holguín y Paloma Valencia; el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, y el analista Rafael Nieto, especialmente. Tomás Uribe, hijo del expresidente Uribe, ha sido mencionado por varios congresistas del Centro Democrático, pero él insiste, por el momento, en que no aspirará.

El centro

En esta parte del espectro político es donde más incertidumbre existe. No solamente por la dificultad de definir lo que significa realmente el centro y cuáles son sus posiciones, sino porque varios aspirantes presidenciales se han declarado en esta tendencia. El más representativo es Fajardo.

No obstante, fuerzas como Alianza Verde, por ejemplo, están preparando una consulta para definir un candidato para 2022 y entre los que suenan hay varios líderes que son identificados por sectores de opinión como de centroizquierda: los senadores Antonio Sanguino, Jorge Londoño e Iván Marulanda y el exgobernador de Nariño Camilo Romero, por ejemplo.

Pero en los ‘verdes’ también hay gente que quiere ver a Fajardo, al senador Jorge Enrique Robledo, a los excongresistas Carlos Andrés Amaya y Juan Manuel Galán y al exministro Alejandro Gaviria, a quien también le han ‘coqueteado’ desde el liberalismo.

Petro

Y el tercer sector, la izquierda, parece tener definido el nombre del senador Gustavo Petro, quien ha dejado ver sus intenciones de buscar la presidencia en 2022.
En su caso, las alianzas podrían darse con sectores como el Polo y la Unión Patriótica, en los cuales hay afinidades ideológicas y políticas. Sin embargo, nadie sabe hasta qué punto estos partidos logren darle fuerza a su candidatura.

Petro deberá enfrentarse, además, a otro escollo, el de que varios aspirantes presidenciales –de centro y de centroizquierda– han dicho públicamente que no están dispuestos a hacer alianzas con él, lo que le reduce el margen de maniobra para llegar a una coalición.

Y hay una gran incógnita: cómo jugarán sectores influyentes como el expresidente liberal César Gaviria, el exvicepresidente Germán Vargas y la familia Char, la cual, para muchos, es la garantía del triunfo en la costa Caribe.

Hasta ahora, algunos de ellos han dicho que es pronto para tomar posiciones, y tienen razón: la campaña apenas arranca y el 2021 será el año de las definiciones.