Política

¿Debe volver la aspersión aérea de cultivos ilícitos?

¿Debe volver la aspersión aérea de cultivos ilícitos?

El anuncio del ministro de Defensa de que el Gobierno se está preparan do para el regreso de la aspersión aérea con glifosato generó todo un terremoto político.

"Hay que decir con claridad, cumpliendo claro está todos los requisitos de la Corte Constitucional, que la aspersión aérea hoy es más necesaria que nunca antes para continuar con la disminución de los cultivos ilícitos", aseguró Trujillo en una rueda de prensa en Bogotá.

Frente a este tema, el representante Edward Rodríguez aseguró que esta es “una herramienta más” para luchar contra el narcotráfico y aclaró que “las tierras que van a ser objeto de aspersión no son ni siquiera de los campesinos, sino que ya pertenecen a carteles del narcotráfico”.

(Vea también: El duro pulso en el Congreso por el Acuerdo de Escazú) 

Por su parte, la representante de Alianza Verde Juanita Goebertus aseguró que el regreso de la aspersión implica que el Gobierno acepta “que su política de seguridad territorial fracasó porque no son ni siquiera capaces de proteger a los erradicadores y desminadores de la Fuerza Pública”.

El Gobierno anunció que está listo para el retorno de la aspersión aérea con glifosato ¿está de acuerdo con el regreso de este método de erradicación?

Juanita Goebertus: No. Hasta el momento el Gobierno no ha cumplido con las condiciones establecidas por la Corte Constitucional para el regreso de la aspersión aérea. No tiene licencia ambiental, no ha hecho un proceso serio de participación ciudadana y no ha cumplido con la implementación del Punto 4 del Acuerdo de Paz como precondición para volver a usar este mecanismo.

Edward Rodríguez: La aspersión aérea es una herramienta de las muchas que ha venido usando el Gobierno y nos va a ayudar a eliminar una cantidad de hectárea de coca, porque acá el enemigo que tenemos es el narcotráfico, que es el que genera terrorismo, genera miedo en las regiones. No se puede olvidar que los grupos ilegales se lucran del narcotráfico.

¿Esto significa que fracasó la política de sustitución de cultivos?

Edward Rodríguez: Muchos de los erradicadores manuales son atemorizados por quienes generan miedo y terror en las regiones. Lo que el Gobierno ha venido haciendo es utilizar la erradicación manual y generar condiciones para hacer aspersión aérea. Esto es una combinación de forma de lucha contra el narcotráfico, que tiene que generar también una política de desarrollo y programas sociales y en ese sentido se ha cumplido cabalmente con el acuerdo de la Habana.

Juanita Goebertus: De las 99.097 familias que se vincularon al Programa Nacional Integral de Sustitución (PNIS) el 96 por ciento cumplieron en una primera fase con la erradicación. Y sin embargo, tan solo el 2.1% ha tenido acceso a un proyecto productivo. El programa está fracasando, pero por la falta de voluntad política del Gobierno y la insuficiencia de recursos invertidos en la transformación de estos territorios.

¿Hablar de regreso de la aspersión aérea no es admitir que en este momento la única presencia que puede tener el Estado en algunas regiones es una avioneta rociando veneno?

Juanita Goebertus: De acuerdo. Es renunciar a la posibilidad de construir una capacidad estatal robusta en el territorio y renunciar a recuperar la confianza entre la ciudadanía y las instituciones. Pero además, implica aceptar que su política de seguridad territorial fracasó porque no son ni siquiera capaces de proteger a los erradicadores y desminadores de la Fuerza Pública.

Edward Rodríguez: La aspersión aérea no va a atacar los cultivos de los campesinos, donde ha sido más exitoso el programa de erradicación manual, sino que se busca llegar a los lugares más apartados donde claramente los carteles mexicanos tienen rentadas muchas de esas tierras. Es decir, las tierras que van a ser objeto de aspersión no son ni siquiera de los campesinos, sino que ya pertenecen a carteles del narcotráfico, que adquieren esos terrenos y ponen personas a cuidarlas.

POLÍTICA