Política

Cuánta plata ha invertido el Gobierno Nacional por la pandemia

Cuánta plata ha invertido el Gobierno Nacional por la pandemia

Diego Molano, director del Departamento Administrativo de la Presidencia (Dapre), reiteró que el Gobierno Nacional, como lo ha planteado al presidente Duque, dispuso destinar el 11 por ciento del PIB (estimado en unos mil billones de pesos) para atender la pandemia de coronavirus.

La cifra más destacada son los 25 billones de pesos que se destinaron a través del Fondo de Mitigación de Emergencias (Fome).

A hoy, ¿cuántos recursos se han invertido por el Gobierno Nacional para atender la pandemia?

El gobierno del presidente Duque ha destinado el 11 por ciento del PIB para atender la pandemia, un monto significativo e importante si se compara con lo que están invirtiendo países como España, en el que está por el orden del 10 por ciento. Entre los rubros más importantes está el del Fome, por más de $ 25 billones; los recursos asignados para garantías de créditos por $ 60 billones y $ 2,4 billones en líneas de crédito de Bancóldex y Findeter, entre otros.

En lo que tiene que ver con la ayuda para los más necesitados, ¿cómo ha sido?

El presidente Duque ha fijado tres objetivos para hacer frente a esta emergencia: apoyar a los más vulnerables, preservar la vida y la salud y proteger el trabajo.
Entre los recursos destinados se encuentran los $ 3,7 billones que están llegando en giros extraordinarios a 2,6 millones de Familias en Acción, 274.000 Jóvenes en Acción y 2,7 millones de personas mayores más vulnerables. También está la devolución del IVA para un millón de familias en pobreza. Y, finalmente, se creó e implementó en medio de la pandemia el Ingreso Solidario y ya está llegando a 3 millones de familias vulnerables que no recibían ninguna ayuda del Estado.

En materia de protección al empleo formal, por primera vez un gobierno está subsidiando el 40 por ciento del valor del salario mínimo de 6 millones de trabajadores, así como el apoyo a la prima con un subsidio del 50 por ciento de las micro, pequeñas y medianas empresas afectadas por esta pandemia. Además, el apoyo a más de 150.000 cesantes y 600.000 personas que tienen sus contratos suspendidos, quienes recibirán un giro solidario de $ 160.000.

Esto se demora, ¿nos alcanzará la plata?

El virus hoy no tiene cura, no tiene vacuna y mientras exista debemos aprender a convivir con él. Por eso el objetivo es lograr un sano equilibrio entre salud y protección del empleo. Claro, los recursos son limitados y por eso es tan importante haber garantizado el mejoramiento de las condiciones de atención a la salud, con mayor medición y pruebas, fortalecimiento de las UCI, lo que ha permitido disminuir la velocidad de contagio y tener la tasa de letalidad más baja de América Latina por millón de habitantes; y al tiempo reabriendo la economía para que trabajadores, micro, pequeñas y medianas empresas puedan recuperarse y así mejore el bolsillo de los colombianos.

Por eso es tan importante que Colombia avance con responsabilidad en la reactivación económica, para proteger el empleo y garantizar que el sector productivo avance y se mitiguen los efectos sociales y económicos de la pandemia.

En lo que tiene que ver con las ayudas, ¿vendrán cambios para lo que resta del año?

Hasta el 30 de junio se han determinado pagos adicionales y extraordinarios para las familias en acción, jóvenes en acción, adulto mayor y el tercer pago de Ingreso Solidario, llegando a 7 millones de hogares. Y por supuesto, estará en plena implementación el subsidio a la nómina, a la prima y el apoyo a más de 6.6 millones de trabajadores. En este momento, el Gobierno del Presidente Duque evalúa y presentará el plan de reactivación que pronto será socializado al país.

Usted no cree que ya es mejor ver cómo convivimos con el virus que ¿hablar de aislamientos y de pueblos confinados?

En el Gobierno todos trabajamos para mantener el equilibrio entre salud y empleo y lograr que se reactive el trabajo, haya tranquilidad social y los más vulnerables estén protegidos. En esta nueva etapa todos los colombianos debemos ser conscientes de que, mientras debamos convivir con este virus invisible, para avanzar ya no solo se requiere confinamiento sino un nuevo comportamiento que nos permita ganarle la batalla a este enemigo.

Ello implica usar las únicas herramientas que tenemos: el uso permanente del tapabocas, el lavado frecuente de manos y el distanciamiento físico. Si queremos avanzar la conciencia ciudadana, la disciplina social y la aplicación de los protocolos de bioseguridad deben ser una máxima de toda la sociedad.

Si hay indisciplina social en algunos sectores, ¿no es como estar perdiendo el tiempo con todas las medidas?

En esta lucha por la vida no hay tiempo perdido, por eso, insistimos en la pedagogía para que todos entendamos que si un ciudadano no se cuida está poniendo en riesgo a los demás. Invito a que llamemos la atención a quienes nos ponen en riesgo y que como buenos ciudadanos exijamos en todos los espacios que los protocolos de bioseguridad sean conocidos y aplicados. La bioseguridad es la máxima de salvación. Y que los alcaldes cumplan con su función de control.