Política

Corte de cuentas a los cuatro años del proceso de paz con las Farc

Corte de cuentas a los cuatro años del proceso de paz con las Farc

La primera Conferencia Internacional del acuerdo de Paz en Colombia, realizada de manera virtual este fin de semana, con presencia de negociadores de ese proceso, víctimas, Gobierno Nacional y observadores internacionales, permitió una mirada de 360 grados de lo que ha pasado en los cuatro años que lleva de suscrito.

(Lea también: Qué dicen los negociadores de paz sobre cómo avanza el proceso)

Fue un evento organizado por Defendamos la Paz, en el que la mayoría de las voces se centraron en destacar la necesidad de preservar y defender lo acordado. Claro que también se oyeron otras que expresaron su preocupación por el asesinato de los líderes sociales.

Uno de los primeros en intervenir fue Humberto de la Calle, exjefe negociador del Gobierno, quien dijo que hay que reconocer lo que hemos hecho mal y le dijo a Rodrigo Londoño, hoy jefe del partido Farc, que se debieron cesar mucho antes las hostilidades, “hace dos décadas”.

“No nos hagamos mala sangre por esa frase equivoca, pero paz con legalidad no puede ser una paz inerte. Debe incluir una nueva legalidad impulsada por más igualdad, de lo contrario es la rendición que algunos anhelaron”, dijo.

(Le puede interesar: 'Hay que cumplir fallo de la Corte, sin menoscabar la Fuerza Pública')

Por su parte, Rodrigo Londoño dijo que desde el momento en el que se firmó, el acuerdo se ha convertido en blanco de los más encarnizados ataques de sectores partidarios de la confrontación.

Para Londoño, el acuerdo de paz no es un patrimonio de las antiguas Farc ni para favorecer a los excombatientes, y aseguró que los colombianos cada día se han apropiado más del acuerdo y salen en su defensa cada vez que “fuerzas no tan oscuras se ensañan contra él”.

Carlos Ruiz Massieu, representante especial del secretario general de la ONU, dijo que la esperanza de la paz en Colombia “no se puede apagar” y que “tenemos la responsabilidad colectiva de seguir implementando el acuerdo de paz”.

Mientras tanto, el exvicepresidente Óscar Naranjo, quien también hizo parte del proceso de negociación, dijo que será muy difícil, cuando se escriba esta historia, “que los colombianos justifiquemos por qué ha sido imposible llegar a un pacto político nacional desde los territorios hasta el nivel central para decir un nunca más a la violencia”.

Dijo que los colombianos debemos sentirnos orgullosos del acuerdo y “no podemos permitir que nos lo desvaloricen, porque no se trató de ninguna claudicación ante ningún cartel de drogas (...), no entregamos el país en este acuerdo a los carteles de las drogas”.

(Le puede interesar: Mindefensa afirma que el fallo sobre la protesta social sí fue acatado)

El exministro Juan Fernando Cristo, de Defendamos la Paz, lamentó que desde la firma del acuerdo de paz se ha visto a sectores de la sociedad nacional intentando destruir lo pactado, devolviendo el país a una etapa de guerra y dolor que no merece revivir.

Por su parte, el expresidente Juan Manuel Santos comenzó por destacar que quería dar un mensaje de optimismo sobre el proceso de paz y dijo que está blindado y con un soporte legal muy sólido y en nuestra propia Constitución.

“No hay tal que los miembros de las Farc hayan vuelto a las armas, como se ha querido decir en una narrativa equivocada y yo diría que perversa”, dijo.

Destacó que la paz no hay que politizarla. “Esa palomita sigue volando; pese a los intentos de algunos, sigue volando”, aseguró.

es más fácil hacer la guerra que construir un proceso de paz incluyente

A su vez, el expresidente uruguayo José Mujica, al hablar de la implementación de los acuerdos, dijo que si bien “es mucho lo que se hizo, es mucho más lo que falta”.

Agregó que “la paz es una necesidad global y un beneficio para todos, y no se puede tener la mezquindad de torpedearlos; y el que tenga mucho dolor por las heridas, que recuerde esto: en la vida hay cosas que se cargan y hay que aprender a andar”.

Mientras tanto, el exjefe de gobierno español Felipe González consideró que “es más fácil hacer la guerra que construir un proceso de paz incluyente”, y agregó que
todo el mundo valora el costo de los acuerdos, pero nadie valora el costo de la guerra”.

En representación del Gobierno Nacional estuvo el consejero para la Estabilización,
Emilio Archila, quien destacó lo que se ha hecho en materia de implementación.

Por supuesto que Archila no desaprovechó la oportunidad para fijar algunos puntos de vista. Es así como dijo que al firmar el acuerdo de paz muchos hicieron un inédito ejercicio de finanzas imaginarias, consistente en calcular cuánto sería lo que se necesitaría para lograr lo que habían soñado sin dar el siguiente paso de necesario realismo. Y mencionó las inversiones del Gobierno en la implementación.

(Le puede interesar: Terremoto político y jurídico por fallo de la Corte sobre la protesta)

POLÍTICA