Política

Colombia no está preparada para dejar los plásticos: Ballesteros

Colombia no está preparada para dejar los plásticos: Ballesteros

Varios sectores de la economía se han transformado por los efectos del confinamiento y el aislamiento social que trajo la pandemia del Covid-19: supermercados, restaurantes, colegios, universidades, bancos y comercio.

Uno de los elementos que más se ha usado en esta transformación es el plástico, que se ha usado más como producto de los protocolos de bioseguridad, el incremento de los servicios a domicilio y otras actividades e interacciones entre marcas y consumidores.

Antes de la pandemia los esfuerzos de las políticas públicas y las expresiones culturales presionaban a una disminución en su uso. Sin embargo, la pregunta ahora es qué futuro le espera a este material. El representante del Centro Democrático, Edwin Ballesteros, planea presentar una legislación sobre este tema a partir del próximo 20 de julio.

¿Cuál será el futuro de los plásticos en Colombia?

Es el mismo que deben tener los demás materiales: una gestión integral y sostenible. La situación que presenta hoy el mundo nos presenta dos panoramas claros: la prohibición del plástico no es el camino. Y segundo, la crisis por Covid-19 ha aumentado su consumo, en un mundo de los recursos se agotan. Esto enciende las alarmas sobre la necesidad de avanzar hacia un uso sostenible y responsable. El futuro está en recolectarlos, transformarlos y reincorporarlos en la cadena productiva para prolongar su vida útil.

¿Por qué no se han podido regular los plásticos de un solo uso en Colombia?

Porque el proceso requiere, necesariamente, de la articulación de los todos los actores relacionados: Quiénes producen el plástico, quiénes lo utilizan, quiénes lo desechan y quiénes se encargan de hacer el seguimiento y control a la recolección de este material. Es decir, se necesita un trabajo mancomunado entre el sector empresarial, los ciudadanos y la institucionalidad. Sin embargo, tras el lanzamiento de la Estrategia Nacional de la Economía Circular, en noviembre del 2018, ha sido posible capacitar a más de 11.000 personas. De modo que vamos por el camino correcto.

¿Cuál sería el impacto para el ecosistema si no se regulan los plásticos?

Hoy tenemos cifras alarmantes que reportan 8.000 microplásticos por litro de agua en las costas del Caribe y Pacífico colombiano y 1.000 microplásticos por metro cuadrado de playa, según el Centro de Investigaciones Hidráulicas e Hidrotécnicas de la Universidad Tecnológica de Panamá, que afectan el ciclo de vida de miles de especies de flora y fauna, y la preservación de ecosistemas estratégicos.

De modo que, sin una gestión adecuada de nuestros residuos, continuaremos violando uno de los principios de la sostenibilidad ambiental, donde nuestra tasa de producción de residuos es mayor a su capacidad de degradación y con ello, veríamos un aumento en los reportes de: animales que mueren asfixiados, biomas terrestres y marítimos degradados, afectación en la funcionalidad de los suelos, disminución en la calidad del recurso hídrico…

¿Cuánto puede durar el proceso de adaptación para un nuevo uso del plástico, mucho más eficiente y amigable?

Literalmente dependemos de cuánto tiempo le tome: al Gobierno Nacional socializar las políticas de gestión integral de residuos; al sector empresarial poner en marcha la política de Responsabilidad Extendida al Productor y demás directrices en esta materia y a la comunidad en general adquirir sentido de pertenencia que adopte la cultura de reciclaje.

(Lea también: Los jóvenes sienten menos culpa por usar más plástico, según estudio)

¿En qué sentido debe ser esta regulación de los plásticos?

En seis puntos principalmente: acelerar la implementación de la economía circular, poner en marcha los principios de la gestión integral de residuos, aumentar al máximo la capacidad tecnológica para producir materiales biodegradables, dignificar y formalizar las actividades que desarrollan miles de familias colombianas, que se dedican a las actividades de reciclaje, adelantar un ambicioso proyecto educativo, cultural y de legislación, en la transformación no solo del plástico, sino de todos los residuos que producimos, trabajar por convertir a Colombia, en el líder de la región en este tipo de legislaciones y soluciones.

¿Tiene pensado avanzar con alguna iniciativa legislativa?

Sí, estamos trabajando en ello. En el país, se consumen 24 kilos de plástico por persona al año y de esa cifra el 56% es de un solo uso. Adicionalmente, la industria genera alrededor de 220.000 empleos directos y cuenta con más de 2.000 empresas alrededor del país, lo que demuestra la importancia de este sector en la vida y la economía de los colombianos.