Nacional

Vinculan a coronel del Ejército por muerte de Dimar Torres

Vinculan a coronel del Ejército por muerte de Dimar Torres
Por supuesto encubrimiento.

Efe Bogotá

El coronel del Ejército Jorge Armando Pérez Amézquita fue vinculado a la investigación por supuesto encubrimiento del asesinato del exguerrillero de las Farc Dimar Torres, de la cual se acusa al cabo Daniel Eduardo Gómez Robledo.

"De acuerdo con los elementos materiales probatorios y la materia física recaudada (...) se puede determinar que el coronel Jorge Armando Pérez Amézquita tendría conocimiento de los hechos", aseguró el fiscal general encargado, Fabio Espitia.

El funcionario, que dio una declaración junto al presidente Iván Duque y al ministro de Defensa, Guillermo Botero, agregó que, pese a que el oficial negó a las autoridades judiciales y administrativas que tuviera conocimiento del caso, será vinculado a la investigación por el delito de favorecimiento por encubrimiento.

La muerte del exguerrillero generó controversia debido a que Botero informó primero que falleció al recibir un disparo accidental por un miembro del Ejército, a pesar de que para la comunidad se trató de una ejecución.

Botero manifestó ayer que desde el momento de la muerte de Torres la "Fuerza Pública presentó a la Fiscalía toda la colaboración logística y probatoria para que adelante la investigación".

Entre tanto, el presidente Duque aseguró que el Gobierno es cero tolerante con cualquier conducta de un miembro de la Fuerza Pública que deshonre el uniforme y que viole la Constitución y la ley.

Recuento

El hecho ocurrió el 22 de abril en la aldea Campo Alegre, municipio de Convención (Norte de Santander), en donde hay presencia de guerrilleros del Eln, disidencias de las Farc, bandas criminales y un reducto del Epl, considerado por el Gobierno como una banda narcotraficante.

El ministro de Defensa, Guillermo Botero, informó dos días después que el cabo Gómez bajó por un caño en el Catatumbo, fronterizo con Venezuela, para unirse al grupo que custodia el oleoducto que pasa por la zona cuando se encontró con el exguerrillero Torres, quien al parecer intentó quitarle el fusil.

Más adelante Botero confirmó que sí fue un homicidio por el militar, mientras que el jefe de la Fuerza de Tarea Vulcano, el general Diego Muñoz, pidió perdón públicamente tras admitir que militares tuvieron que ver con ese suceso.