Nacional

Transportadores intermunicipales piden volver a las carreteras

Transportadores intermunicipales piden volver a las carreteras

Mediante recorridos con sus vehículos por las más importantes avenidas de las principales capitales del país, los transportadores intermunicipales protestaron este miércoles de manera pacífica, para exigir del Gobierno nacional salidas a la crisis que ha desatado la pandemia en ese sector.

(Le recomendamos: ¿Sabe cómo está su nivel de ansiedad? Pruébese con este test)

Gran parte del gremio completa dos meses con sus vehículos inmovilizados por la cuarentena nacional, y sus actividades también seguirán frenadas en junio, de acuerdo con las disposiciones oficiales. La situación, señalan los transportadores, les han generado pérdidas que ascienden a los $ 7.000 millones, lo cual afecta a casi un millón de familias en todo el país.

En Bogotá, una caravana de 40 buses con cerca de 80 manifestantes del transporte
intermunicipal recorrió este miércoles el occidente de la ciudad y, ondeando trapos rojos, hicieron evidente la situación que atraviesan.

(Le puede interesar: ‘En Chocó la situación es más crítica de lo que se imagina’)

Édgar González, gerente de Omega, a bordo de uno de los buses de su empresa, comenta que el panorama se vuelve cada vez peor. “Omega tiene entre 800 y 1.000 empleados directos e indirectos en todo el país. Aguantó abril y mayo para suplir la nómina y su seguridad social, pero ya no tenemos dinero para pagar la nómina de junio. No hemos despedido a nadie, pero queremos ver qué opciones nos da el Gobierno para no perjudicar a nadie”, manifiesta.

En Bogotá-Región, el sector encuentra un alivio parcial en los viajes que aún pueden hacer desde y hacia las ciudades dormitorio de la capital o que, al menos, están en el rango de 40 kilómetros permitidos por el Gobierno Nacional. Por eso es posible hacer viajes hacia Sabana Centro, Sabana Occidente, Soacha, Sibaté y La Calera.

(Además: Las salidas de Minagricultura para campesinos en crisis por pandemia)

Lo que preocupa a los conductores, sin embargo, además de tener su operación paralizada y sufrir todos los efectos en su economía, es que los servicios en rutas medias y largas terminaron siendo prestados por transportadores ilegales, que tomaron ventaja gracias al vacío dejado por las empresas, y que además incumplen los protocolos de bioseguridad.

“El Gobierno ha permitido el ingreso de ciertos sectores de la economía, pero no se han activado servicios de transporte a la par con estos sectores. Por eso, muchas de las personas que necesitan movilizarse lo están haciendo en vehículos de servicio informal, y esto genera mucho más riesgo en la bioseguridad de esa población”, advierte José Rodríguez, presidente de la Asociación para el Desarrollo Integral del Transporte Terrestre Intermunicipal (Aditt).

El Ministerio de Transporte señala que sostuvo con los líderes del gremio una reunión virtual en la cual se habló de la posibilidad de que se permita la reactivación de la movilización de pasajeros por carretera de una manera gradual, estrategia que sería coordinada con gobernadores y alcaldes.

Carmen Valderrama, viceministra de Transporte, expresa que se está trabajando en la implementación de medidas tales como los alivios económicos a través de Bancóldex.

Los transportadores solicitan alivios como la exención del pago de peajes (o al menos una tarifa especial) y reducción del pago de tasas y otros impuestos.

(Lea también: En Hidroituango se registran más casos de covid-19 que en Medellín)

En Bucaramanga, la movilización de transportadores en sus vehículos fue masiva, al punto de que se generaron dificultades en la movilidad durante la mañana de este miércoles, pues los buses se tomaron los dos carriles entre Girón y Bucaramanga. También hubo retrasos en Metrolínea.

En Cali, Marino Quintero, presidente de Asotrans, sostiene que nacionalmente el gremio tuvo que suspender el 70 por ciento de los contratos laborales y que unos 50.000 pequeños propietarios podrían ver perdidos sus automotores.

Los transportadores de servicio intermunicipal en Cali se manifestaron recorriendo el norte de la ciudad y se concentraron en frente a la Gobernación del Valle. Jorge Jaramillo, presidente de la empresa Expreso Palmira, le insiste al Gobierno en que el gremio necesita salidas urgentes porque están abocados a la quiebra.

Por otra parte, en Medellín la movilización de vehículos con trapos rojos salió de la terminal del Norte hacia el sector La Alpujarra, en el centro de esta capital, y luego se dirigió hacia la terminal del Sur.

Ánderson Quiceno, vocero del Grupo Empresarial de Transportadores en Antioquia, señala que en el departamento hay un gran número de empresas que han cancelado contratos por falta de recursos y la poca cantidad de pasajeros que se está moviendo actualmente no genera ingresos necesarios para mantener las cargas operativas y administrativas.

NACIÓN Y BOGOTÁ