Nacional

¿Por qué está haciendo tanto calor en la costa? Expertos le explican

¿Por qué está haciendo tanto calor en la costa? Expertos le explican

Lejos están los días en que los barranquilleros se sentaban en las puertas de sus casas disfrutar de las suaves brisas que barrían las calles de la ciudad. Y cuando se iban, el calor se podía espantar con un pedazo de cartón.

Más bien, hoy las oleadas de calor han espantado a las personas de las terrazas y confinado a cuartos u oficinas, donde con potentes máquinas de aires acondicionados es como ahora aplacan las altas temperaturas en esos pequeños espacios.

Es justamente ese afán de tratar de enfriar la ciudad el que, paradójicamente, convierte la percepción de que el calor sea cada vez más alto en esta capital y gran parte del Caribe colombiano.

Lea:'Una segunda ola de covid-19 no sería tan letal como la primera'

Durante el transcurso del año, la temperatura en Barranquilla generalmente varía de 24 a 32 grados centígrados y rara vez baja a menos de 23 o sube a más de 34.

Pero este año hay registros que la temperatura alcanzó 35,6 grados centígrados. Eso fue el pasado 5 de junio. Sin embargo, la sensación térmica en las calles, cuando no hay brisas, puede que supere los 40 grados.

Cristian Julián Díaz Álvarez

Cristian Julián Díaz Álvarez, decano nacional de Ingeniería y Ciencias Básicas de la Fundación Universitaria del Área Andina.

El jefe de Pronósticos y Alertas Tempranas del Ideam, Daniel Useche, señaló que esta ola de calor se produce por el debilitamiento de los vientos y un cielo despejado que por estos días se ve en la capital del Atlántico.

Por qué tanto calor

"Las ciudades son máquinas térmicas complejas que diariamente consumen grandes cantidades de combustibles fósiles (gasolina, diésel, gas natural, propano y carbón, entre otros)", explica Cristian Julián Díaz Álvarez, decano nacional de Ingeniería y Ciencias Básicas de la Fundación Universitaria del Área Andina.

(Lea también: Sicarios asesinaron al excapo 'Beto' Rentería dentro de una casa en Tuluá)

Díaz señala que estos consumos no solo afectan la calidad del aire por las emisiones generadas, sino que también liberan una gran cantidad de energía no útil que calienta el aire superficial urbano; generando un fenómeno urbano llamado 'isla de calor', el cual provoca una diferencia promedio de dos grados centígrados con las áreas rurales. "¡el campo siempre es más fresco!", subraya.

Barranquilla

Barranquilla ha tenido un gran desarrollo urbanístico.

Este fenómeno es imperceptible en las ciudades de 'tierra caliente', asegura Díaz, ya que la sensación térmica es atribuida principalmente a la humedad relativa y la radiación solar: "entre más humedad (agua) en el aire y mayor incidencia de rayos solares directos, mayor sensación de calor habrá", sostiene.

(Además: Indígenas dicen que derribaron la estatua de Belalcázar por crímenes contra nativos)

A modo de ejemplo

Para explicar esta realidad, Díaz hace lo que denomina un sencillo ejercicio matemático sobre el enfriamiento en un hogar, una oficina, local comercial o industrial.

"Cuando como usuarios accionamos un aire acondicionado para llevar la temperatura de un espacio confinado a 20°C, debido a que 'hace mucho calor' en virtud de una temperatura ambiente de 35°C, el equipo de aire acondicionado retira 15°C de temperatura del recinto y los entrega al exterior, a un alto costo energético".

"Estos 15°C de adicionales -de más- lógicamente aumentan la temperatura del aire del ambiente urbano, llevándolo a una cifra teórica que puede oscilar entre los 45°C y 50°C en el punto de descarga del equipo de refrigeración (consideremos el escenario mínimo: 35°C + 10°C= 45°C). Es decir, para enfriar un recinto inevitablemente calentamos nuestro entorno inmediato. ¡Esto ocurre todos los días en la ciudad!".

Díaz compara este fenómeno como el que ocurre en las neveras y refrigeradores de las casas
: el interior es frío, pero la parte trasera del equipo está caliente.

(Le puede interesar: Alcalde de Popayán dice que la estatua de Belalcázar será restaurada)

Barranquilla

Quienes salen por estos días en Barranquilla lo hacen, además de tapabocas por covid-19, con sombrillas para protegerse del sol.

Para entrar a precisar su explicación, coloca como ejemplo lo que ocurre en una ciudad como Valledupar, cuando al mediodía los más de 25.000 equipos entregan aire caliente de más 15 grados centígrados a la atmósfera: "la ciudad se vuelve invivible".

"Adicionalmente, forzamos el aire acondicionado para que enfríe más, ya que no aguantamos el calor. En este momento el ciclo vuelve y empieza; pero ahora con un mayor diferencial de temperatura: 45°C – 16°C = 29 °C. Es decir, ¡más calor para la ciudad!", enfatiza Díaz.

Naturaleza viva en la ciudad

Ante esta realidad urbana, Díaz recuerda la inserción de la naturaleza en la ciudad es necesaria, con refrigerantes naturales como los cuerpos de agua, árboles y techos verdes.

"Pero también es necesario volver a la arquitectura bioclimática que reduzca los consumos de energía y evite el uso de aires acondicionados… Al final, se requiere un cambio cultural y la inevitable adaptación, ya que la variabilidad y el cambio climático generarán días más cálidos", puntualiza.

Obras en Barranquilla

En Barranquilla inició un programa que se propone  sembrar 100.000 árboles.

De allí la importancia de cuidar nuestros parques y zonas verdes que nuevamente comenzaron a ser recuperados como un plan de mantener a una Barranquilla más fresca, como esa en la que se vivió en algún momento, cuando los barranquilleros se sentaban en la puerta de las casas a disfrutar de la suave brisa y, cuando no llegaba, el calor se podía espantar con un pedazo de cartón.

El relato de la policía encubierta que venció a peligroso sicario

Leonardo Herrera Delgans
Corresponsal de  En TW:@leoher70
Escríbeme a [email protected]