Nacional

Nuevo escándalo por posible abuso sexual de soldados a niños en Nariño

Nuevo escándalo por posible abuso sexual de soldados a niños en Nariño

Un nuevo caso de presunto abuso sexual en menores de edad por parte del Ejército Nacional se conoció en el departamento de Nariño.

(Le recomendamos leer: Miembro del Deportivo Cali dio positivo para coronavirus)

Según la información suministrada por el comando de la Tercera División del Ejército se inició una investigación disciplinaria en contra de dos soldados pertenecientes al Grupo de Caballería Mecanizado No. 3 General José María Cabal, con sede en Ipiales, y quienes se encuentran prestando actualmente el servicio militar.

Los hechos se habrían registrado el pasado 2 de julio en la vereda Carchi, jurisdicción del municipio Carlosama, cabecera de Cuaspud, ubicado en el sur nariñense, por lo que ya fueron puestos en conocimiento de las autoridades competentes para efectos de la respectiva investigación de carácter penal.

Según la versión del Ejército sobre las circunstancias de tiempo, modo y lugar hay versiones encontradas, pero serán esclarecidas en el marco de la investigación que deberá adelantar la Fiscalía General de la Nación.

"Como medida administrativa esta Unidad determinó la reasignación de los dos soldados, quienes se encontraban prestando el servicio militar en tareas de contención sobre frontera”, indica el comunicado expedido por parte del Ejército, el cual además admite que el procedimiento se cumple con el fin de facilitar el desarrollo de las investigaciones que adelanten las autoridades competentes.

Se informó que la Unidad militar una vez tuvo conocimiento del lamentable caso lo puso en conocimiento de los organismos para la investigación respectiva.

(Le recomendamos leer: Recién nacido antioqueño superó la covid-19 y regresó a su casa)

"Somos nosotros, los soldados del Ejército Nacional, los que queremos que se conozca la verdad y se aplique justicia conforme en derecho corresponda", señala el documento.

El personal del Grupo de Caballería Mecanizado No. 3 General José María Cabal entró a apoyar el procedimiento de la ruta de atención a los padres de las dos niñas afectadas para que instauren la respectiva denuncia; lo anterior por tratarse de una situación que puede causar daños tanto a la familia como a la misma comunidad que habita en esa zona de Nariño.

El 3 de julio, fue convocado un consejo extraordinario de seguridad en ese municipio, al que asistieron sus principales autoridades, con el fin de analizar los hechos.

Allí, los altos oficiales del Ejército acantonados en esa guarnición militar reiteraron el compromiso de la institución en aclarar los hechos y dar la asistencia y el apoyo necesario a las menores.

"Es un derecho fundamental de aplicación inmediata que faculta a toda persona para tener un proceso en el cual se reconozcan las garantías sustanciales y procesales"
, reitera el Ejército.

El mismo día en la sede del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la ciudad de Ipiales se llevo a cabo una reunión con los directores de Fiscalías en Nariño y en Ipiales, al igual que el director de Policía Judicial en la región, con el objeto de prestar toda la colaboración y esclarecer los hechos cuanto antes.

(Lea también: Falleció niña de 4 años abusada sexualmente en Garzón, Huila)

Lo que se busca, insistió el Ejército, es la aplicación de la política de cero tolerancia ante los posibles actos sexuales abusivos en contra de los niños, niñas y adolescentes.

En cuanto al restablecimiento de los derechos y protección de las dos menores, se comunicó que quedaron en manos de las entidades competentes, en este caso el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.

Este es el segundo escándalo que en menos de 20 días sacude al Ejército Nacional en Nariño.

El pasado 17 de junio en el municipio de Puerres cuatro soldados se vieron involucrados en un episodio de maltrato animal, después de haber lanzado al vació a un perro y le producen la muerte. Este hecho generó un gran repudio en toda la sociedad.

Por su mala conducta los uniformados fueron retirados del Ejército y la Fiscalía formuló cargos por el delito de maltrato animal agravado.

PASTO