Nacional

"Manda tu carta, Duque, a Guaidó, comete otra imbecilidad"

El presidente de Venezuela dice que es "una ridiculez" que su homólogo pida a Guaidó extradición de la excongresista. Burla.

COLPRENSA EFE BOGOTÁ

La administración del presidente Iván Duque, fiel a su decisión de reconocer a Juan Guaidó como presidente legítimo de Venezuela, anunció ayer que de ser necesario pedir en extradición a la excongresita Aída Merlano, tras haber sido capturada en ese país, no lo haría ante el Gobierno de Nicolás Maduro sino ante el autoproclamado mandatario opositor.

Y aunque suene paradójico, esta coherencia política terminó por beneficiar al propio Maduro.

El limbo jurídico en el que se encuentran los dos países por el reconocimiento de Colombia a Guaidó es una tormenta perfecta que deja sin opciones al Gobierno de Duque y con el sartén por el mango al heredero del chavismo en el vecino país.

Mofa

"Pido permiso para no reírme, es una verdadera ridiculez", dijo Maduro en una reunión de su partido transmitida por la televisión estatal VTV al referirse al anunció del Gobierno colombiano.

"Aquí hay autoridades legítimas", añadió en alusión a las jefes de los órganos de Justicia de su Gobierno. "Funcionan, Venezuela funciona mucho mejor que Colombia", prosiguió.

Maduro descartó que Guaidó, que hace poco más de un año proclamó un Gobierno interino que reconocen 50 países, con Estados Unidos a la cabeza, tenga el poder para extraditar a Merlano.

"Manda tu carta, Duque, a Guaidó, comete otra imbecilidad, a ver a quien te manda Guaidó", dijo.

En ese sentido, señaló que las fuerzas policiales venezolanas han detenido a "más de 30" personas solicitadas por la Justicia colombiana, y que no han sido extraditadas porque no hay "a quien entregárselos en Colombia" en vista de la "tozudez" con que actúa Duque.

"Lo que ha traído es atraso", dijo Maduro sobre la relación entre los dos países en vista de la política de Duque con el Gobierno venezolano. "Porky es un obtuso, Porky es un obtuso bruto como él solo", insistió.

En medio de las reacciones burlescas por la particularidad de la situación, Guaidó señaló que solicitará a la Interpol su colaboración para hacer efectivos los requerimientos del Gobierno colombiano en relación a la excongresista Aida Merlano.

"El Gobierno legítimo de Venezuela dará toda la colaboración posible en el actual contexto de secuestro institucional que atraviesa nuestro país para brindar al Gobierno hermano de Colombia el marco jurídico e institucional necesario para facilitar el retorno de la excongresista a su país", agregó el político venezolano.

Para Ronald Rodríguez, analista sobre Venezuela, la posición de Colombia ha afectado la capacidad del Estado para interactuar con un vecino como es Venezuela, en la medida que no tiene relaciones diplomáticas o consulares con el Gobierno de Maduro, quien controla la institucionalidad.

De hecho, una advertencia que hicieron los expertos en relaciones internacionales cuando se rompieron las relaciones entre ambos países fue que estas acciones traerían consecuencias en términos de colaboración para combatir el crimen binacional o para colaboraciones de tipo humanitario.

“Se va a generar una tensión adicional y, seguramente, Maduro va a utilizar esto para minar un poco la dinámica entre los dos. El Gobierno le ha dado excusa a Maduro para que pueda utilizar esta situación bastante bien para debilitar un poco la imagen de Guiadó”, agregó.

Rafael Piñeros, también experto en relaciones internacionales, señala que el problema es que no hay un control de la institucionalidad por Guaidó, por lo tanto, es difícil encontrar en este momento una salida lógica.

“Es un oso porque Colombia no debió haber reconocido a Guaidó y después de que ha pasado un año seguirlo reconociendo”, dijo Piñeros.

Para Sebastián Bitar, experto en relaciones internacionales, es curioso que sea la misma Fuerza de Acciones Especiales de ese país, a través de su cuenta en Instagram, la que haya confirmado la captura de la excongresista, debido a que surge la pregunta de si el Gobierno de Maduro tenía este propósito, y de ser así, qué beneficio busca.

Sea cual sea el desenlace de la situación, el que lleva la delantera es Maduro, debido a que solo él puede autorizar la extradición de la excongresista. Gana en cualquiera de los escenarios, si Duque solicita a su gobierno la extradición o deportación, entonces está reconociendo que es su Gobierno el que controla la institucionalidad, así a la comunidad internacional no le guste que continúe en el poder.

Bitar advierte que es muy posible que Maduro quiera algo a cambio con esta captura, pero para eso es necesario esperar sus acciones en los próximos días.

Corrupción electoral

Aída Merlano fue representante a la Cámara entre 2014 y 2018 y su investidura como senadora para el periodo 2018-2022 fue anulada en septiembre del 2018 por el Consejo de Estado por superar los gastos máximos establecidos por la ley para la financiación de las campañas electorales. Además La Corte Suprema de Justicia la condenó a 15 años de prisión.

Maduro dijo ayer que la mujer "está contando" a las autoridades venezolanas acerca de presuntas "redes de corrupción en Colombia", un país con el que Venezuela tiene una extensa y porosa frontera que supera los 2.000 kilómetros.

El fiscal general venezolano, Tarek William Saab, informó ayer que Merlano fue presentada para una audiencia inicial ante un tribunal del estado de Zulia, y que fue imputada por los delitos de "usurpación de identidad, uso de documento falso y asociación para delinquir".