Nacional

Los pecados que le endilgan a la 'monja uribista' en Medellín

Los pecados que le endilgan a la 'monja uribista' en Medellín

Reveladoras declaraciones hicieron varias personas de Medellín que conocen a la hermana Adriana Torres, quien se hizo famosa por su participación activa en Bogotá, en favor del senador Álvaro Uribe, este 8 de octubre, a las afueras de la Corte Suprema.

Un integrante activo de la Iglesia Católica, quien pidió reservar su identidad, aseguró que la conoce y que ella lleva alrededor de ocho años asistiendo al barrio Bello Oriente, ubicado en la parte alta de la comuna 3 - Manrique.

El religioso afirmó que ella no es una religiosa que esté en comunión con la Iglesia Católica, es decir, "ella se viste de monja, pero no es monja". 

Asimismo, indicó que, al parecer, se viste con el hábito religioso para lograr que le den donaciones de frutas, verduras y otros alimentos en las principales plazas de mercado de Medellín y luego va al barrio Bello Oriente para vender paquetes de mercado a precios muy bajos: 5.000 o 6.000 pesos. 

Según cuenta la misma Torres, el dinero que recoge por la venta de los alimentos es para transportarlos hasta el sector, que está ubicado en una de las laderas más altas de la ciudad.

Este mismo testimonio fue corroborado por muchos habitantes del barrio, quienes no quisieron dar sus nombres y que coinciden en que en este momento no conocen una congregación a la que Torres pertenezca.

Denuncian malos tratos e insultos a la comunidad

Además agregaron que la monja ha tenido muchas dificultades con varias personas por el mal trato que les daría. "Es un poco grosera y drástica con algunos vecinos", contaron algunas personas. 

Una de las vecinas contó que desde hace 7 años la hermana hace su labor en la carrera 21, parte alta del barrio. Aseguró que pide legumbres en La Mayorista y La Minorista y las vende a 6.000 pesos. “Hemos visto que llega a venderse hasta 100 mercados”, contó.

La mujer no quiso dar su nombre. Incluso, aseguró que son muchos los que evitan tener contacto con la ‘religiosa’ por su carácter conflictivo que ha llegado, incluso, a tener confrontaciones con la comunidad y hasta pleitos legales.

“Es muy amenazante y trata a la gente muy feo. A todo el que fuera moreno lo trataba mal, con groserías y diciendo que no quería negros en el barrio. Ha tenido confrontaciones con muchos vecinos”, indicó la vecina, quien aseguró, que son recurrentes las amenazas a las personas con las que choca, como: “Yo te hago 'quebrar' o yo te hago 'pelar' a tu hijo”.

“La comunidad se mantiene muy preocupada porque nunca hemos podido desenmascararla, pero creo que esta es la oportunidad. No sabemos si pertenece a alguna congregación, lo que se dice es que antes hizo parte de un convento en Bucaramanga. Lo que sí sabemos es que es la única que va al barrio, no va con otras monjas y no tiene una congregación en el sector”, expresó la vecina.

Otra persona reveló que en principio Torres no se presentó como parte de la congregación, pero luego estuvo con los anglicanos, quienes la habrían expulsado porque no les hacía caso. Dicen que ella tomaba decisiones sola, a su antojo.

También relataron que Torres siempre ha hecho campaña por Álvaro Uribe e, incluso, ha promovido el servicio militar entre los jóvenes de la zona.

No sabemos si pertenece a alguna congregación, lo que se dice es que antes hizo parte de un convento en Bucaramanga

Asimismo, otro residente dijo que cuando llegó a Bello Oriente, Torres solicitó que le entregaran una casa donde funcionaba un proyecto cultural, pues quería montar un internado, pero este no habría prosperado porque, al parecer, habría tratado mal a los niños.

"Ella es muy particular, es buena gente pero es muy graciosa, uno hablando con ella ve que tiene una forma de ser muy popular, no de una formación religiosa, o que uno note que tiene una formación bien espiritual. Alguna vez fui a la casa de ella, cuando vivió en Bello Oriente, y mantiene la casa ordenada y es devota", afirmó otra persona.

Bello Oriente, un barrio de múltiples necesidades

La existencia de Torres en Bello Oriente fue confirmada por Alirio Agudelo, integrante de la Junta de Acción Comunal (JAC), quien dijo que ella lleva los mercados para vender los jueves y los sábados y que es reconocida desde hace alrededor de ocho años allí. 

El líder comunal indicó que el precio de los mercados es un beneficio para la comunidad, que vive en precarias condiciones y con una gran cantidad de necesidades económicas y sociales. 

De hecho, hace muy poco llevaron agua potable, pero aún falta servicio de alcantarillado en varios sectores. Bello Oriente está conformado por estrechas calles empinadas de tierra amarilla, a cuyos brodes reposas viviendas hechas de madera y plástico, si bien, hay algunas hechas con ladrillos y cemento. La falta de empleo, el hambre y otros problemas importantes conviven con los habitantes.