Nacional

La historia del músico bumangués que triunfa con su saxofón en Europa

La historia del músico bumangués que triunfa con su saxofón en Europa

Aunque sus padres no son músicos, este arte corre por las venas de David Jácome, un bumangués que perfila su carrera como saxofonista en el continente europeo, llevando sus obras y talento a más de 20 países del mundo.

Este año decidió arrancarlo con un ambicioso proyecto, que podría catalogar como una meta cumplida: lanzar su disco como solista. Y es que solista es un “decir”, pues el disco incluye otros instrumentos además del propio, no obstante, la composición y los arreglos fueron de su completa autoría.

“Yo ya he grabado discos, pero siempre en compañía. El pianista aporta dos canciones, el bajista aporta otra, nos reunimos y hacemos los arreglos entre todos. En este caso lo hice todo yo, las composiciones, los arreglos, gestionar con todos los músicos para ensayar… Es una labor ardua”, explicó el saxofonista clásico.

‘Más lejos’ es el nombre de su nueva producción de 7 tracks, la cual no dudó en lanzar en su tierra natal, la Ciudad Bonita de Colombia. En Bucaramanga, el músico compartirá tarima con 11 artistas locales, quienes participarán en la interpretación en vivo del álbum.

El título que Jácome le otorgó a la producción nace de una profunda reflexión que hace el artista frente a la vida y su vocación musical. “Se llama así porque es la sensación que tengo ahora mismo. La música me ha llevado a hacer conciertos en casi 30 países ya, y a lugares muy increíbles. Siento que si me hubiese esforzado más, hubiese llegado aún más lejos. También veo que muchos compañeros se han esforzado menos, y han llegado menos lejos”, expresó.

“Funciona como tú quieras que funcione, depende de la música que hagas. En este disco incluí tres temas con voces. Es una mezcla de jazz, con raíces latinas –porque es lo que más sale de mí, de manera natural– y tiene un poco de blues y un poco de funk”, detalló.

Una extensa trayectoria

Egresado de la Universidad Autónoma de Bucaramanga (Unab), David Jácome tuvo su primer acercamiento a la música desde niño, pasando por el Taller de Formación Musical estudiando música clásica.

Su primer encuentro con el saxofón fue cuando su padre, un odontólogo de 40 años en ese entonces, compró el instrumento y comenzó clases personalizadas.

“Yo ya hacía clases de música, sabía leer partituras y tocaba un poquito la flauta dulce, entonces me quedaba mirando las clases de mi papá”, relató David. “Hasta que yo le decía: ‘papá, es muy fácil, déjame tocarlo’, y él no me quería dejar, hasta que un día me dijo: ‘Bueno, sople’, y le toqué la canción”, rememoró. Desde ese día su padre lo inscribió en clases de saxofón.

Tras graduarse de la Unab, fue docente de saxofón en esta institución y también en la Universidad Industrial de Santander (UIS). El gran salto ‘intercontinental’ lo dio en 2004, cuando obtuvo una beca para estudiar un máster en Jazz en el Liceo de Barcelona, ciudad en la que reside desde entonces, y punto de partida para visitar numerosos países europeos, como Portugal, Italia, Francia, Inglaterra, Alemania, Suiza y muchos más, ‘armado’ con su saxofón y su pasión la música.

“Me pareció muy interesante el desarrollo cultural, respecto al jazz que hay allí. Hay una conciencia cultural más desarrollada. He visto mucho que los turistas se informan de buenos restaurantes, y después siempre pasan por un teatro de música clásica o un show de jazz”, señaló.

A la fecha, David Jácome ha grabado 9 discos en los cuales ha aportado como compositor, y ha participado como instrumentista en cerca de 30. “Además, trabajo también en un estudio grabando los saxofones para anuncios de televisión, entonces muchos anuncios que suenan allí, el saxo que suena soy yo”, comentó entre risas.

Tras una amplia carrera artística, que continúa escribiéndose en la actualidad, el saxofonista no descarta su sueño de regresar a Bucaramanga.

“Lo que siempre ha estado en mi cabeza es volver aquí, porque la tierra tira mucho, es mi ciudad. La naturaleza y el contacto con la gente de aquí, a mí me encanta. ¡Los jugos naturales y las empanadas los extraño a muerte! Pero ahora mismo estoy en un momento profesional en que estoy desarrollando muchas cosas interesantes y estoy muy contento”, refirió.

Por lo pronto, el extranjero seguirá deleitándose con su indudable talento, sembrado desde Colombia y cosechado durante años por el mundo que lo ha formado. MARIA ALEJANDRA ACELA
/ADN
BUCARAMANGA