Nacional

La historia del crimen de empresario que mató a su exesposa

La historia del crimen de empresario que mató a su exesposa

En Barranquilla no se olvidan del crimen. Durante la celebración del año nuevo del 2010, el empresario Samuel Enrique Viñas Abomohor, de 45 años para entonces, asesinó de dos disparos en la cabeza a su exesposa, la diseñadora de ropa Clarena Piedad Acosta Gómez, de 43 años.

La pareja era propietaria de una exclusiva marca de ropa llamada Laura V, cuyas tiendas se extendían por varias ciudades del país.

Pese a que familiares y allegados a la pareja aseguraban que la mujer era víctima del constante hostigamiento por parte del empresario, al que le había pedido el divorcio a mediados del 2009, Viñas había sido invitado por ella a la vivienda ubicada en la carrera 59 No. 86-188, en el barrio Riomar, al norte de Barranquilla.

La mujer no quería que sus hijos estuvieran sin su padre en una fecha tan especial.

Le puede interesar: Empresario Samuel Viñas, que mató a su esposa, salió de la cárcel

Hacia la 1:30 de la madrugada del 1 de enero del 2010, el empresario, con tragos en la cabeza, comenzó a explicar en tono agresivo a todos los que continuaban en la reunión que tenía en su poder las pruebas que confirmaban que su exmujer tenía planes de viajar a Italia para encontrarse allí con un supuesto nuevo romance.

Luego de una acalorada discusión en la habitación principal, Viñas dio la orden a sus tres hijos de dejarlos solos.

Incluso, sobre la madrugada de ese día, uno de los testigos, el exsenador puertorriqueño Charles Anthony Rodríguez, pareja de Liliana Acosta, hermana de la fallecida, contó que Viñas encañonó primero a una de sus hijas y luego a él. Después los sacó del cuarto para quedarse solamente con Clarena.

A los cinco minutos se escucharon tres disparos: uno que fue a dar al techo y dos que terminaron en la cabeza de Clarena Acosta y le quitaron la vida.

De inmediato, los invitados subieron al cuarto para tratar de abrir la puerta, pero no pudieron, porque Viñas, armado con un revolver calibre 38, dijo que solo abriría la puerta cuando llegara la Policía.

Allegados a la pareja dijeron los esposos convivieron durante 21 años, pero el matrimonio había perdido su armonía, entre otras cosas, por los celos de Viñas.

De hecho, señalaron allegados, por sus celos en exceso el empresario recibió meses antes del crimen ayuda psiquiátrica y le habrían diagnosticado que padecía de trastorno neurótico obsesivo compulsivo que ameritó que lo recluyeran en un centro de enfermos mentales de donde salió con estricta medicación especial.

Tras su salida de este lugar, Clarena le pidió a Viñas el divorcio, pero él siempre se rehusó a firmarle los documentos.

La pareja consiguió a lo largo de su unión convertirse en dueña de la cadena de almacenes Laura V, la cual creció hasta tener locales en Barranquilla, Cartagena, Santa Marta, Montería, Bogotá, Medellín, Ibagué, Armenia y Panamá, con planes de abrir otros más en Venezuela y Estados Unidos.

Viñas permanece en prisión desde el 5 de enero, pues inicialmente pese a declararse culpable el fiscal décimo de la Unidad de reacción Inmediata, Edilberto Corredor Ropero, lo dejó en libertad.

Su lugar de reclusión durante estos diez años ha sido la cárcel El Bosque, donde cumple una condena de 42 años y 9 meses de prisión por el asesinato de Clarena.

Samuel Viñas

Samuel Viñas está condenado a 42 años y 9 meses de prisión por el asesinato de Clarena.

Sin embargo, el Inpec confirmó que a Viñas le fue otorgado el beneficio de casa por cárcel por el Juez Cuarto de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad de Barranquilla.

"El Inpec dio cumplimiento a la medida el pasado viernes (7 de febrero) y dispuso el traslado al domicilio registrado en el documento remitido mediante el notificador del juzgado", afirmó el Inpec.

Se conoció que Viñas estaba hospitalizado desde el 18 de noviembre de 2019 en la Clínica Atenas, en el norte de Barranquilla, aquejándose de una grave enfermedad en el colon, donde supuestamente le realizarían una cirugía.

A Viñas lo pretendían cambiar de lugar de reclusión debido a que en una revisión a su celda le hallaron ciertos privilegios, por lo cual lo iban a trasladar a la cárcel de máxima seguridad en Cómbita, Boyacá.

conoció que el juez que dictó la medida de casa por cárcel para Viña fue Luis Coronel Molina. Este funcionario era el encargado del despacho en los primeros días de enero en sustitución del titular Fernando Daza, quien se encontraba en vacaciones.

Molina justificó la casa por cárcel de Viñas luego de estudiar un reporte de Medicina Legal en el cual se asegura que este hombre tiene una enfermedad grave.

Luego de su retorno, el juez Fernando Daza ratificó la decisión de Molina.

No obstante, el abogado Edgardo Niebles, quien es tío de Clarena Acosta, manifestó que primero tomará acciones penales contra el juez al considerar su decisión como un procedimiento irregular debido a que la condena impuesta a Viñas fue por la Corte Suprema de Justicia.

Niebles ya interpuso el recurso de apelación ante el juzgado, además de una queja ante la Procuraduría General de la Nación, para que destituyan al juez.

“Es un prevaricato a todas voces, no hay ningún tipo de equivocación”, subrayó.

La medida de casa por cárcel para Viñas ha sacudido a Barranquilla y a los defensores de derechos de las mujeres. Emma Doris López, directora de la Red de Mujeres del Atlántico, calificó como una falla de la justicia esta decisión del juzgado de Barranquilla y consideró que es un mensaje errado de que se puede maltratar o asesinar a las mujeres porque no va a pasar nada.

BARRANQUILLA