Nacional

La Eps Barrios Unidos saldrá del Valle del Cauca

La Eps Barrios Unidos saldrá del Valle del Cauca

Desde el próximo primero de agosto la Eps Barrios Unidos de Quibdó (Ambuq) deberá interrumpir la prestación de servicios en el Valle, Magdalena y Córdoba.

Desde inicios de 2018, desde la Gobernación, comenzó la presión ante la Superintendencia de Salud para que la Eps Barrios Unidos de Quibdó (Ambuq) saliera del Valle del Cauca y ayer se determinó que tendrá que irse ante las reiteradas fallas en la prestación del servicio.

“Es claro que Ambuq EPS en estos departamentos no garantiza que la prestación de los servicios de salud de sus usuarios se efectúe bajo los estándares de oportunidad, calidad, eficiencia e integralidad”, dijo el Superintendente Fabio Aristizábal.

“Buena decisión, esperamos que los afiliados vayan a otra Eps en donde, realmente, sí les presten el servicio que se merecen los pacientes y los vallecaucanos”, dijo la gobernadora Dilian Francisca Toro, quien, desde inicios del 2018, comenzó la presión ante la Superintendencia de Salud para que esta Eps se fuera del Valle ante las reiteradas fallas en la prestación del servicio.

Desde inicios de 2018, desde la Gobernación, comenzó la presión ante la Superintendencia de Salud para que la Eps Barrios Unidos de Quibdó (Ambuq) saliera del Valle del Cauca y ayer se determinó que tendrá que irse ante las reiteradas fallas en la prestación del servicio.


Ayer, la Gobernadora, junto a los alcaldes de 13 municipios del norte donde tiene presencia esta Epsa, había firmado una carta donde le pedían a la Superintendencia Nacional de Salud su salida.

“No tiene red de prestadores adecuada y hemos tenido que llevar pacientes hasta Ríonegro, Antioquia, porque no tiene una red dentro del mismo departamento”, dijo Andrés Felipe Amaya, gerente de la Ips de Cartago.

“Son 3.330 usuarios en el municipio de Bolívar, en la zona rural como urbana, los que están viviendo está problemática por esta Eps”, dijo el gerente del Hospital Santa Ana, Carlos Arturo Dávalos, quien informó la decisión de cerrar los servicios a los usuarios de Barrios Unidos porque desde el 2016 no se cuenta con contratos.

Antes de que la Superintendencia Nacional de Salud determinara la salida de esta Eps del departamento, la gobernadora Dilian Francisca Toro, junto a los alcaldes de 13 municipios del norte del Valle, habían firmado una carta donde le pedían a la Superintendencia Nacional de Salud la salida de Ambuq.

“Porque los que se van a ver perjudicados son los pacientes. Estamos exponiéndonos a que haya un problema de mortalidad por ese mal servicio y ese temor, precisamente, se lo expresamos a la Superintendencia”, dijo la mandataria.

El alcalde de Argelia, Jaime Alberto Chalarcá, contó que en su municipio la relación con la Eps era verbal.

“Teníamos con ellos un contrato verbal, nunca enviaron el contrato para que fuera firmado y en este momento nos deben desde el 2016, por la atención a sus afiliados, una gran cantidad de dinero y estamos pasando grandes dificultades con esta Eps”, señaló Chalarcá.

El gerente del Hospital San Juan de Dios sede Cartago, Iván González, dijo que este centro asistencial enfrenta muchas dificultades para la atención de pacientes.

“No hay un proceso de autorización eficiente, eso nos lleva a hospitalizaciones innecesarias con sobrecostos en atención y aumento de riesgos para los pacientes”, dijo el gerente del Hospital San Juan de Dios de Cartago, Iván González.

Esta Eps contaba con 74.618 afiliados en Alcalá, Ansermanuevo, Argelia, Bolívar, Calima, Cartago El Águila, El Cairo, Guacarí, La Unión, Obando, Roldanillo y Toro.