Nacional

Joven con síndrome de Down obtuvo el mejor Icfes de su pueblo

Joven con síndrome de Down obtuvo el mejor Icfes de su pueblo

Como ejemplo de perseverancia y superación es considerado el mayor logro alcanzado -hasta el momento- por el joven Édgar Alexander Orozco Páez, con síndrome de Down, quien obtuvo 326 puntos en las pruebas Saber 11, el más alto puntaje en Distracción (La Guajira).

)

El puntaje mínimo exigido por el Ministerio de Educación para quienes tienen alguna condición de discapacidad es de 200 puntos.

A pesar de que la prueba realizada por Édgar se encuentra adaptada para la población con discapacidad y permiten asistencia en el examen, esto no fue impedimento para sacar el mejor resultado a nivel municipal, superando en las pruebas a estudiantes sin estas condiciones.

A sus 19 años, Édgar comienza a recoger los frutos del largo camino de superación que le ha tocado sortear a lo largo de todos estos años.

El resultado obtenido permitió que se ganara una beca para continuar con sus estudios superiores. Aún no ha decidido qué estudiar: si Licenciatura en Educación Física o Informática. Quiere ser como su profesor, quien ejerce estas dos actividades y es su ejemplo a seguir.

Édgar es amante del fútbol y es hincha del Junior, se conoce toda su historia, los jugadores, técnicos, llegando al punto de viajar desde Distracción a Barranquilla para ver los partidos y apoyar a su equipo. Su sueño es conocerlos en persona.

Su madre Judith Páez, una instrumentadora quirúrgica, cuenta que le tocó abandonar su profesión para dedicarse a la atención de su hijo, en una época en la que los menores con esta condición eran marginados.

Yo no lo escondía, lo integramos a la sociedad y a la vida cotidiana. Siempre le repetía ‘tú vas a ser grande'

(Le puede interesar: )

Estudiante La Guajira

Édgar, junto a su familia y el docente que lo ha acompañado en este proceso.

Judith creyó en su hijo. “Yo no lo escondía, lo integramos a la sociedad y a la vida cotidiana. Siempre le repetía ‘tú vas a ser grande y debes demostrarle al mundo que sí puedes ser un niño normal', esas eran mis palabras y mira el resultado”, dijo.

En principio intentaron matricularlo en un colegio privado que atendiera estudiantes con necesidades educativas especiales, pero no encontraron. Fue entonces cuando decidieron ubicarlo en una escuela pública, encontrando a Violeta Epinayú, una educadora especial wayuu que fue un pilar en su desarrollo.

Hace nueve años quedó viuda y le tocó asumir la rienda de su hogar para sacar adelante a sus dos hijos. Aún no han podido superar esa partida repentina, Édgar ha sido el más afectado, ya que andaba con su padre día y noche.

Es un colegio pequeño, que trabaja con las uñas, pero tiene un grupo de profesores con calidad humana

Fue entonces cuando esta mujer luchadora y perseverante decidió dedicarse al cultivo de arroz para sacarlos adelante, en una finca en cercanías al corregimiento de Chorreras, a cinco minutos de Distracción, la cabecera en donde residen y que cuenta con una población de 11.635 habitantes.

Por su facilidad en el recorrido que diariamente debía realizar, inscribió a su hijo en la Institución Educativa Rural Gladis Bonilla de Gil, en Chorreras, donde se graduó como bachiller, con el mejor puntaje de las pruebas Icfes.

“Es un colegio pequeño, que trabaja con las uñas, pero tiene un grupo de profesores con calidad humana que se adaptaron a Édgar y no mi hijo a ellos. Siempre les pedí que le exigieran y lo trataran como un niño normal para poderle sacar su máximo rendimiento”, sostiene.

(Le recomendamos: )

Este inquieto joven, querido en el pueblo por su nobleza, también hace parte de los procesos formativos de la Casa de la Cultura Beatriz Mabel Campo, en las disciplinas de acordeón y guitarra, y del programa ‘Corazón Capaz’, dirigido a la población con discapacidad del municipio.

Desde la Secretaría de Educación municipal se hace la verificación correspondiente a su desempeño, frente a otros alumnos en iguales condiciones, que hayan presentado las pruebas en La Guajira.

Eliana Mejía Ospino
Especial para
RIOHACHA