Nacional

Islas de Cartagena siguen cerradas por cuenta de la pandemia

Islas de Cartagena siguen cerradas por cuenta de la pandemia

Pese a que Cartagena de Indias inició la reactivación de todos los sectores desde el pasado primero de septiembre, en la zona insular todas las actividades siguen con restricciones.

La situación es preocupante para una región donde el 90 por ciento de su población vive del turismo. Pero muchos líderes dicen que primero la vida.

Isla Grande, Barú, Tierrabomba y las islas del Archipiélago de San Bernardo permanecen cerradas a los turistas. En días pasados, operadores turísticos de esta región navegaron hasta Cartagena para elevar sus voces de protesta ante la falta de empleo.

“Nosotros dependemos del turismo, es nuestro pan, nuestro sustento. El Distrito tiene la obligación de aplicar estrategias de bioseguridad y garantizar el trabajo en toda la zona de insular inmediatamente, más cuando ya comenzaron a llegar vuelos internacionales a la ciudad”, señaló Ignacio Imitola,  comerciante del corregimiento de Bocachica, en la isla de TierraBomba. El Distrito por su parte mantiene las restricciones para la zona insular con el argumento de que es la zona con más ‘baja afectación’, por la pandemia.

(Además, lo invitamos a leer La batalla por los millones que deja el castillo de San Felipe)

Fuerte de San Fernando en Bocachica permanece cerrado

Fuerte de San Fernando en Bocachica permanece cerrado.

Cartagena registra a la fecha 22.419 casos positivos de coronavirus, y 538 muertes por la pandemia. No obstante, en la ciudad 20.683 pacientes se recuperaron.

“Isla grande está esperando la visita del Dadis y Alcaldía desde la semana pasada. Playa blanca está cerrada, apenas se están haciendo las mesas técnicas con la comunidad de Santana y Playa Blanca, y parece que será un poco demorado por la dificultad para la organización y liberación de espacios en la playa”, señaló María del Carmen García, propietaria de un hostal y un restaurante en Playa Blanca.

Desde la alcaldía insisten en que la zona insular de Cartagena representa un escenario especial y de mucho cuidado porque se han registrado pocos casos de coronavirus, y se busca evitar que lleguen turistas que puedan llevar contagios.

La zona insular de Cartagena carga a sus espaldas la tragedia de un pasado cercano.

Luego del largo periodo de interinidad administrativa que vivió la ciudad, con una docena de alcaldes en 6 años, hoy en las islas todo falta: no hay servicios públicos, los centros de salud son elefantes blancos y la informalidad en los servicios turísticos es el común denominador.

Es decir, de propagarse el virus en las islas causaría un daño profundo a las comunidades y el turismo en la zona tendría que ser clausurado indefinidamente.

(Además, lo invitamos a leer /  Así fue la reactivación de los vuelos internacionales desde Cartagena)

Playa Blanca fue una de las zonas evaluadas por el distrito, previo a la reapertura, pero tiene problemas.

A la informalidad y falta de servicios públicos que vive el balneario de Playa Blanca en la isla de Barú, se suma hoy el hecho de que para poder abrir en tiempos de pandemia se requiere se la reorganización de las playas con espacios amplios para el distanciamiento social; pero eso parece imposible en una playa donde el comercio informal invadió todo.

Aquí lo que hay es la necesidad de volver al trabajo urgente pero no desorganizado como antes; y es complicado que las comunidades lo entiendan

“Aquí lo que hay es la necesidad de volver al trabajo urgente pero no desorganizado como antes; y es complicado que las comunidades lo entiendan. Lo peor es la presión de los operadores turísticos que individualizan a los dueños de establecimientos y no los dejan pensar, ni organizarse a las comunidades. Necesitamos una visión colectiva para poder preservar la propia identidad cultural y darle a la playa un huso equilibrado y auto sostenible”, agrega María del Carmen García.

Playa Blanca enfrenta desde hace 7 años, con la apertura del puente de Barú sobre el canal del Dique, la llegada de turismo depredador y del comercio ilegal que invade cerca de tres kilómetros de playa amenazando la biodiversidad.

La comunidad de playa blanca tiene que trabajar con turismo comunitario y etno turismo. Para ello se van a tomar unos talleres de formación con el Ministerio de Industria y Comercio la idea es hacerlo bien y abrir con una nueva propuesta para el visitante”, añade García.

En las playas de Cartagena solo está permitido trotar.

En las playas de Cartagena solo está permitido trotar.

Así, pese a que el turismo ya comenzó a llegar a Cartagena, Barú y toda la zona insular permanecen aún cerradas.

“En Playa Blanca se necesita liberar espacio de la playa y organización entre las comunidades. Si se abriera hoy, como muchos pretenden, volveríamos al mismo desorden que vivíamos”, añade la líder de Playa Blanca.

“Los mismos nativos han solicitado manejar la reapertura con mucho cuidado debido a la baja red hospitalaria de esta zona, allá no hemos tenido mayor repercusión de la pandemia. Dimar, Parques Nacionales y el Distrito ya están trabajando en la reglamentación y protocolos y hasta tanto esta no esté no podrá haber una apertura de la zona insular”, sostiene una fuente del Distrito.

El sábado anterior llego el primer vuelo internacional a Cartagena con lo que se espera una mayor reactivación del turismo en la ciudad.

“En San Bernardo estamos trabajando de la mano con la alcaldía, los privados y demás instituciones se están realizando mesas de trabajo para poder organizar a algunos prestadores de servicio que se encontraban trabajando de manera informal. Se están elaborando protocolo de restaurante playas y hoteles, en su gran mayoría los hoteles tienen los protocolos aprobados, pero no han realizado la implementación. Se está capacitando a todos los prestadores de servicio en toda la normatividad vigente decretos y demás”, señala Nono Moreno Sotomayor, líder del Archipiélago de Santa Cruz del Islote.

Más noticias de Colombia

Disfrute de la naturaleza en estos 6 paraísos

En Cartagena las playas aún no están autorizadas para bañistas

John Montaño
Redactor de
Cartagena
En Twitter