Nacional

Indígenas claman por protección ante ataques

Indígenas claman por protección ante ataques

Luego de la alerta emitida por las comunidades indígenas en Cauca por los hechos violentos registrados en lo transcurrido del año, que ya dejan 36 muertos, ayer se dieron cita en Popayán la ministra del Interior, Nancy Gutiérrez, y autoridades de ese departamento.

La reunión, que tiene lugar en Popayán y se relaciona con una emboscada que dejó dos guardias indígenas muertos y ocho personas más heridas el pasado 10 de agosto, así como con los asesinatos de otros dos líderes nativos, se vio en medio de la confusión tras el anuncio del secuestro y el posterior asesinato del rector de una institución educativa de la región.

“Busquemos soluciones de común acuerdo. Debemos permitirles a las autoridades correspondientes que puedan adelantar las investigaciones sin limitaciones”, dijo la ministra del Interior en la reunión con los consejeros del Cric, en Popayán.

Gutiérrez dijo que aunque las comunidades son autónomas en cuanto a su justicia, ante la situación crítica de amenazas y homicidios es necesario coordinar acciones entre el Estado y las comunidades.

“No miren a la Fuerza Pública como unos enemigos, porque ellos tienen la obligación de protegernos”, agregó.

La ministra indicó que estas acciones violentas han sido atribuidas a disidencias de las Farc, por el control territorial.

Jhoe Sauca, coordinador del Cric, señaló que este fue un primer encuentro en el cual se recibieron inquietudes de lado y lado para tratar el tema de la crisis humanitaria, declarada por las comunidades indígenas.

“Se dijo que por el momento es prioritario el tema de derechos humanos, de atención humanitaria, y que ya la ruta por construir sería con todas las autoridades en el marco de lo que está sucediendo, y que en los días siguientes va a haber una comunicación continua”, indicó el dirigente.

Durante la reunión se conoció que Orlando Gómez, el rector de la Institución Educativa Afro Empresarial Huasanó (Caloto), fue secuestrado por dos hombres que se lo llevaron en su propio carro al salir del colegio.

El cadáver fue encontrado por la tarde en la vereda El Jagual en Corinto, norte del Cauca. La víctima, que practicaba el ciclismo, también se desempeñó por más de una década como rector de la Institución Educativa Miguel Zapata, en el corregimiento de El Plateado en Argelia.

Este martes, la comunidad indígena nasa dará sepultura a los indígenas Eugenio Tenorio y Kevin Ademir Mestizo, asesinados este sábado en un atentado de hombres armados contra la guardia indígena que se movilizaba en un vehículo tipo bus escalera, o chiva, a hacer acompañamiento a los participantes en la Feria del Café, y fueron atacados con disparos.

El coordinador del Tejido de Defensa de la Vida y los Derechos Humanos de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (Acín), Mauricio Capaz, señaló que las comunidades buscarán a los responsables de los hechos recientes para aplicarles su Jurisdicción Especial Indígena.

Además de los dos fallecidos, se reportaron ocho heridos más, cinco hombres y tres mujeres, entre los que hay dos menores de edad, los cuales están siendo atendidos en centros de atención médica en la ciudad de Cali, capital del Valle del Cauca.

La Organización Nacional Indígena de Colombia (Onic) denunció que en las últimas horas se han recibido dos nuevas amenazas contra las comunidades indígenas del Cauca; una de estas, el cartel de Sinaloa, se hace responsable del hecho en que perdieron la vida los guardias indígenas.

Estas acciones responden, presuntamente, a la presencia y el enfrentamiento de grupos armados ilegales por el control territorial y las economías ilícitas.

El gobernador Óscar Campo dijo que las presiones de grupos que manejan la droga están tras los ataques contra los indígenas.

Así mismo, ratificó su llamado al Gobierno Nacional para que la implementación del proceso de paz sea una realidad. “Un proceso que requiere sustitución e inversión directa en estos territorios que históricamente han sufrido el conflicto”, agregó.

Según información de la Oficina de la ONU en Colombia, en 2018 se registraron en territorios indígenas del norte del Cauca 46 homicidios. De este número, 26 hacían parte de alguna de las 21 comunidades.

Alberto Brunori, representante en Colombia de la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, explicó que en lo que va del 2019 se registra el homicidio de 36 integrantes del pueblo nasa, sumados a aproximadamente 53 amenazas y 8 atentados.
“En comparación con el año pasado, agosto de 2018, hoy hay, a la misma fecha, 9 casos más de homicidios. Una situación decididamente alarmante”, indicó.

CORRESPONSAL DE / POPAYÁN@ColombiaET