Nacional

'Fui un chivo expiatorio para que me sacaran de Educación'

'Fui un chivo expiatorio para que me sacaran de Educación'

Un mes y medio estuvo Rubén Darío Cárdenas al frente de la Secretario de Educación de Cali.

Ahora cuando la marea ha bajado un poco, tras cuestionamientos por contratos que tuvieron que ver con el Programa de Alimentación Escolar (PAE), 118 más de ampliación de cobertura para ofrecer cupos en colegios privados, y otros contratos para asegurar el transporte y el aseo en 348 sedes educativas de las 91 instituciones en total en Cali, el exfuncionario indicó que está abierto a que los entes de control realicen las respectivas investigaciones.

Aseguró que fue la misma Alcaldía, a través de la Dirección Jurídica, que detectó en un comienzo problemas con los contratos para garantizar el PAE, al señalar que “al interior de la Secretaria, a nivel de algunos funcionarios no hay una transparencia, no hay ya una intencionalidad sana y los pliegos de condiciones se habrían alterado”.

Dijo que al empezar a trabajar, esos funcionarios habrían, presuntamente, maniobrado para favorecer a un determinado operador del PAE. “Pero gracias a que las alarmas se prendieron y esos procesos estaban en una etapa en que se podía dar reversa se pudieron blindar”, añadió el docente que por 15 años fue rector de la institución
pública María Auxiliadora, en el municipio La Cumbre y por el cual obtuvo el premio Compartir como gran rector de la XVIII edición de estas distinciones en 2016.

Cárdenas reiteró que la alerta se dio dentro de la misma Alcaldía y que entregó explicaciones en el Concejo, donde los cabildantes Roberto Ortiz, excandidato a la Administración municipal en las pasadas elecciones, y Diana Rojas, hicieron los cuestionamientos por estos contratos, así como por los de ampliación de cobertura, transporte y aseo.

Algunos de esos reparos se relacionaron con una funcionaria, cuya firma aparecería en estos 118 contratos de cobertura o por prestación de servicios educativos y quien habría dicho: “No tengo conocimiento absoluto, dejando en claro señor secretario, que la rúbrica colocada al lado de mi nombre no es mía”.

Al respecto, el exsecretario dijo que deben ser los entes de control los que deben intervenir. “Yo no tengo problemas en que se investigue. Ojalá sea así para que pueda haber más transparencia. Soy docente en lo público”.

Afirmó que en sus cerca de 30 años en el magisterio, su nombre no ha tenido manto de duda y afirmó que renunció, porque considera que no se podía trabajar en las condiciones de la Secretaría. Reiteró que en la dependencia aún se espera la contratación de abogados para dar más transparencia en estos actos y manifestó: “Así como hay buenos funcionarios que defiendo, hay otros que son deshonestos. A mí me tomaron como un chivo expiatorio para sacarme del camino”.

Sobre los contratos del PAE, Cárdenas, de 60 años, dijo que debido a que los 134.000 estudiantes en los planteles oficiales entraban el 27 de enero, los tiempos no permitían una licitación que, según el exfuncionario, tardaría unos 45 días sin tropiezos. Por ello, expresó que el municipio acudió a la urgencia manifiesta ante la necesidad de garantizar las raciones de alimentos a los menores. Sostuvo que en este proceso hubo cinco operadores que han venido trabajando con la Secretaría en años pasados.

También manifestó que el proceso del PAE para sacar la licitación está marchando, pues aseguró que ya están colgados los pliegos para que se presenten oferentes. La licitación sería por unos 55.000 millones de pesos.

CALI