Nacional

Familias construyen sus propias casas en Caldas

Familias construyen sus propias casas en Caldas

La noche del viernes 4 de abril de 2019 una fuerte tormenta cayó sobre Neira, Caldas. Un deslizamiento ocurrido en la vereda Guacaica dejó tres personas muertas y seis heridas. Además, derribó el hogar de tres familias. Una de ellas la de José Rubiel Alzate.

(Le puede interesar: El crudo relato que cuenta cómo un militar mató a Juliana Giraldo)

“Tres días seguidos llovió y ese día se derramó (el terreno). Cuando íbamos subiendo a buscar refugio vimos cómo se rodó el terreno y nos tumbó la casa”, narra Alzate.

La familia apenas llevaba un año y medio en esa vivienda, pero octubre llegó con nuevos aires. Ya los Alzate tienen en su bolsillo la llave de su nuevo hogar, el que construyeron con su sudor, el de sus vecinos y el apoyo del gobierno departamental y local.

Ellos pusieron la mano de obra, la Alcaldía les cedió el lote y parte de los materiales, y la Gobernación les entregó una máquina para fabricar sus bloques y les brinda asistencia técnica con ingenieros.

“Con la máquina que nos dio la Gobernación nos enseñan a hacer los bloques con los que construimos. Es una experiencia muy bonita porque en un convite con vecinos todos hacemos lo de todos. Yo ya acabé la mía, pero tengo el compromiso de seguir con las otras dos”, añadió Alzate.

Esta vivienda tiene 45 metros cuadrados, sala comedor, cocina integral, baño y dos habitaciones, y está ubicada en zona urbana del municipio.

(Lea también: Dramático video de mujer enferma tirada en la puerta de un hospital)

La próxima semana los cuatro miembros de esta familia se mudarán a su nuevo hogar luego de fabricar con sus vecinos, familiares, amigos y algunos miembros de la Policía Nacional y el Ejército 1.000 bloques, el número necesario para levantarla de nuevo.

“Fue una experiencia muy bonita y muy rápida. Hay personas que duran más de cinco años esperando y nosotros en tres meses pudimos terminar todo”, precisa el beneficiario.

Caldas es el departamento pionero en Colombia en implementar las viviendas por autoconstrucción. La prueba piloto de este programa son las casas de tres familias, pero ya se instalaron dos bloqueras más en los municipios de Viterbo y Pácora, donde se edificarán 10 y 20 casas respectivamente.

“Empezamos este proyecto atendiendo la necesidad de vivienda de los caldenses. Los latinoamericanos pasamos el 80 % del tiempo pensando en la casa, ya sea porque vive hacinado, o porque el río la inunda o hay una ladera al lado”, señaló el Gobernador de Caldas, Luis Carlos Velásquez.

(Además: Golpean a policía en plantón en batallón por muerte de Juliana Giraldo)

Antes de finalizar el año, se instalarán un total de cinco bloqueras en diferentes zonas del departamento, las cuales rotarán de acuerdo con el interés de cada Alcalde.

“Esta es una gran oportunidad para quienes no tienen vivienda. Aquí aportan todos, por lo que esperamos que en Neira se construyan muchas bajo este formato que beneficia a los más vulnerables”, comenta el alcalde municipal, Luis Gonzaga Correa.

Bajo esta modalidad, se espera tener un ahorro de cerca del 30 por ciento en la construcción de cada vivienda. “Hay disminución significativa de costos por concepto de mano de obra no calificada que aportan las comunidades, lo mismo que se reducen los gastos del pago de impuestos que se deben pagar por un contrato de obra plena, como lo son el servicio de vigilancia y otros”, señala el secretario de Vivienda de Caldas, Jair Álvarez.

Sumando todos los aportes de las entidades territoriales y de la comunidad, cada casa construida bajo este esquema tiene un costo aproximado de 36 millones de pesos. “Es un monto impensado para adquirir vivienda urbana”, añade Álvarez.

Con esta misma modalidad se esperan construir otras 170 casas hasta marzo del 2021 y por lo menos 500 en el cuatrienio.

“Tenemos la meta de construir un total de 4.000 casas para el 2023 en todo el departamento, incluyendo prefabricadas, por autoconstrucción, en guadua y con otros programas que venimos gestionando”, anota el funcionario.

De esta manera, Caldas espera avanzar en la disminución del déficit de vivienda que presenta, el cual es de 20.000 viviendas y 72.000 para mejoramiento, de las que el 35 % del total se ubican en zonas rurales.

(Lea también: El histórico hallazgo de un mastodonte fosilizado en Risaralda)

Las viviendas que se van a construir estarán en varios en municipios declarados como parte del Paisaje Cultural Cafetero y tendrán un único estilo tradicional.

LAURA USMA 
PARA
MANIZALES