Nacional

En Barranquilla ladrones no respetan ni a las iglesias

En Barranquilla ladrones no respetan ni a las iglesias

“Se nos llevaron los regalos y ahora no tenemos que entregar en el bingo”, dijo el sacerdote Atilio González de la iglesia Santa Isabel de Hungría, del barrio Lucero de Barranquilla, de la que los ladrones se robaron el equipo de amplificación y los premios que iban a entregar en el bingo del próximo fin de semana.

El sacerdote y la comunidad ahora esperan donaciones de personas y empresarios que quieran colaborar con algunos regalos, para poder realizar la actividad que tenían programados para este domingo, 13 de octubre, con el fin de recolectar fondos para las fiestas patronales que van de 8 al 17 de noviembre.

El templo ubicado en la calle 53C con la carrera 33, centro de esta capital, es una humilde parroquia, que fue blanco de los ladrones la madrugada del domingo. De acuerdo con las declaraciones del sacerdote, los ladrones quitaron unas láminas de eternit y por allí se metieron, utilizando una soga para bajar del techo.

No tenemos de qué vivir, como es que van a robar a una parroquia pobre

“No tenemos de qué vivir, como es que van a robar a una parroquia pobre”, dijo el padre González quien aprovechó para pedirle a los ladrones que se concienticen de lo que están haciendo “por ese camino van mal”, agregó.

Los delincuentes se llevaron 10 regalos que estaban dentro de una caja de cartón, envueltos en papel regalo. “Eran electrodomésticos, entre otras cosas, que estaban listos para ser entregados a los ganadores del bingo”, dijo González.

robo a parroquia de Barranquilla

Por el techo fue  se metieron los ladrones en la parroquia de Santa Isabel de Hungría.

El religioso también lamentó que los ladrones se hubieran llevado la planta de sonido, necesaria para la eucaristía y que se requiere para el bingo. El monto del robo asciende a 4.000.000 de pesos, sostuvo el sacerdote.

Por su parte la Policía inició las investigaciones y en unas primeras averiguaciones se estima que pudieron ser recicladores que en la madrugada andas en carros de mula (vehículos de tracción animal) y algunos ya tienen antecedentes por hurtos a casas.