Nacional

El Petronio Álvarez cautivó más allá de la virtualidad

El Petronio Álvarez cautivó más allá de la virtualidad

La edición 24 del certamen logró una amplia acogida por su propuesta virtual que incluyó una  agenda académica y su tradicional noche de conciertos. 

Alcaldía destaca resultados de interacción sobre el festival y ya preparan lo que será la edición 25, que aseguran que será una de las mejores.

El Festival de Música del Pacífico Petronio Álvarez superó con éxito el reto de la virtualidad impuesto por la pandemia, al cautivar y enamorar con su sabor, energía y cultura del litoral, a cientos de personas de otras latitudes en el mundo.

Así lo evidenciaron los más de 962 mil usuarios de redes sociales del festival, que según la Secretaría de Cultura de Cali, estuvieron pendientes de cada una de las transmisiones de este evento, considerado como uno de los más importantes de la cultura afro en el continente.

Aunque muchas personas extrañaron disfrutar de los conciertos en vivo, degustar algún plato típico o alguna bebida de esas que ponen a bailar 'currulao' a cualquiera, la virtualidad permitió tener un festival más seguro y con aspectos que de manera presencial suelen pasar de largo.

“El Festival es sudor, es calor y alegría, pero también hubiese sido la posibilidad del contagio y no queríamos que el Pacifico colombiano se contagiara teniendo como foco el Petronio Álvarez", expresó el alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina.

El primer mandatario de los caleños destacó que tan solo los conciertos, como la cocina en vivo y las muestras tradicionales del litoral lograron llegar a más de 197 mil personas en la red social de Facebook. “Esto sin tener en cuenta a los televidentes que siguieron la transmisión por el canal regional Telepacífico y origen Channel”, agregó Ospina.

Entre tanto, el secretario de Cultura de la ciudad, José Darwin Lenis, considera que el Petronio Álvarez dejó "un balance verdaderamente positivo porque hemos tenido la interacción con la gente y llevamos el Festival a un nivel de innovación, pero también de transmitir esa esperanza, ese amor que se transfiere a través de la música del Pacifico, de todos sus saberes y sus cultores".

La directora del festival, Ana del Pilar Copete Álvarez, admitió que ante la pandemia, se consideró cancelar el festival, pero dada la importancia del mismo, se convirtió en una oportunidad para fortalecerlo y cautivar más audiencias en el mundo.

"Muchas personas se conectaron desde las cuentas del Ministerio de Cultura, la Alcaldía de Cali y de los propios artistas. Sin duda, puede ser la versión más exitosa del Festival, porque lograron conectar a todo el mundo por medio de las plataformas y esta tarea tan importante puede ser referente para otros festivales", destacó Paulo Sánchez, gerente del Teatro Colsubsidio de Bogotá.

Festival Petronio Álvarez

El festival contó con la participación de más de cien mill

Foto:

chic

Festival Petronio Álvarez

El festival contó con la participación de más de cien mill

Foto:

chic

Uno de los puntos altos del festival fue la calidad de los artistas, que pese a no tener público en vivo, lograron transmitir energía y ritmo ante las cámaras.

“Extrañamos tocar ante un público, aunque gracias a Dios hemos tocado en varios festivales virtuales, lo que nos ha permitido ganar más experiencias y conocer otra forma de tocar”, resalta Mulatho, director artístico de La Pacífican Power, que se presentó en el concierto de cierre del festival.

La escenografía, uno de los aciertos

Uno de los grandes aciertos del festival fueron los conciertos, que pese a ser virtuales, mantuvieron su espectacularidad y lograron conectar la cultura del Pacífico colombiano con los espectadores.

La primera noche musical deslumbró con la presentación de la maestra Zully Murillo con la Orquesta Filarmónica de Cali, en una escenografía bajo el concepto ‘Mar y río’, que estuvo acompañada de videos tipo mapping que crearon efectos de agua y paisajes del Pacífico.

El segundo espectáculo fue el espectáculo Montaña y manigua, mientras que el día de cierre, Puro corazón, contó con una plataforma de varios pisos donde los artistas se presentaron en cubículos con efectos de mapping.