Nacional

El buque con 5.200 toneladas de químicos que espera ser rescatado

El buque con 5.200 toneladas de químicos que espera ser rescatado

A esta hora unas 5.200 toneladas de químicos permanecen en las nueve bodegas del buque Nórdic Wolverine, de bandera Noruega, que desde la madrugada del domingo 19 de julio permanece encallado en Bocas de Ceniza, como se le conoce a la desembocadura del río Magdalena en el Mar Caribe.

El buque  venía de Cartagena y tenía como destino la instalación de Portmagdalena en la zona portuaria de Barranquilla,  con un cargamento de  Propil, Acetato, Acrilato, Ácido Propiónico, Propanol y Soda Cáustica, entre otros químicos, utilizados por la industria local.

(Lea también: La prueba que demostraría que la muerte de Martín Elías fue homicidio)

De allí que el proceso para rescatar el buque, programado para este miércoles, sea una operación que ha demandado mucha planificación, estudios, cálculos y la empresa propietaria de la embarcación  ha empleado todos los recursos disponibles para atender la situación.

Trajo desde Argentina y Panamá a tres expertos, además de remolcadores de los puertos vecinos de Santa Marta, Cartagena y de los Estados Unidos, que llegó ayer con maquinaria especializada para el rescate.

“Es una maniobra que se torna peligrosa por la gran cantidad de químicos que permanecen allí”, dijo José Curvelo, director de asuntos portuarios del Distrito de Barranquilla, quien asegura que el objetivo es claro: “no se puede derramar una gota de ese químico”.

El buque tipo quimiquero, con una profundidad de calado de 7.8 metros; en una maniobra al parecer se salió del canal navegable, y quedó atascado en un fondo rocoso cerca al tajamar occidental, que afectó el casco en varias partes, por lo que no pudo ser movido por los remolcadores que llegaron atender la emergencia.

(Le puede interesar: Revelan las causas de muerte de la profesora de Barrancabermeja

Lo que ha llamado la atención de las autoridades portuarias es que el día del accidente hubo buenas condiciones meteomarinas, además de la profundidad, que está en 9.8 metros como lo evidencian las batimetrías tomadas por la Dimar, que además reconocen que el capitán de la embarcación es un veterano que nunca ha tenido este tipo de percances.

El cargamento de químicos se encuentra en nueve compartimientos totalmente a salvo en estos momentos. Las bodegas son especiales y están selladas herméticamente. De acuerdo con expertos, entre la parte afectada del casco y estas bodegas hay más de un metro de distancia.

Sobre el tema el director de Asoportuaria, Lucas Ariza, explicó que la llegada y zarpe de embarcaciones a la zona portuaria de Barranquilla transcurre en normalidad.“Esperamos que sea una sola maniobra para sacar la nave y de esta forma no afectar la operatividad en el puerto local”, precisó Ariza.

(Le sugerimos: El hombre que entuteló a Presidente por tuit de Virgen de Chiquinquirá)

Cuatro remolcadores

Ayer llegó a la ciudad el remolcador RM “Ocean Sky”, procedente de Estados Unidos, lo que permitió dar inicio a la regional de la Dirección General Marítima (Dimar), y la Capitanía de Puerto de Barranquilla, iniciar a la segunda fase del protocolo para desencallar al buque “Nordic Wolverine”.

Este remolcador internacional cuenta con equipos especializados y una tripulación experta en este tipo de emergencias, dada la carga del buque encallado.

De igual manera en Bocas de Ceniza permanecen los pilotos prácticos y remolcadores nacionales: ‘Caño Cristales’, ‘Antarias’ y ‘EOS II’, que prestan sus servicios a los puertos de Cartagena, Santa Marta y Barranquilla.

La Capitanía de Puerto de Barranquilla realiza el seguimiento permanente a la situación para garantizar desde el puesto de mando, la seguridad integral marítima y la protección del medio marino.

No deje de leer: Ateos entran a debate sobre tutela a Duque por Virgen de Chiquinquirá

Leonardo Herrera Delgans
Corresponsal de Barranquilla @leoher70
l[email protected]