Nacional

Duque busca un respiro a su gestión

Duque busca un respiro a su gestión
La presencia de tres nuevos ministros que representan las corrientes políticas de Cambio Radical, La U y los conservadores, sería la estrategia del mandatario para lograr mayorías en el Congreso.

COLPRENSA BOGOTÁ

Pese al hermetismo en el que se desarrolló la revisión estratégica entre el presidente, Iván Duque Márquez, y su equipo de Gobierno en Hatogrande, sin duda, algo que llama la atención es la presencia de tres nuevos ministros que representan las corrientes políticas de Cambio Radical, la U y los conservadores, lo que le daría un nuevo aire a la agenda del Gobierno.

El cónclave, como se le denominó a la jornada de planeación y análisis, se concentró en temas que la sociedad demanda desde hace tiempo, y para esto será clave el apoyo de las fuerzas políticas que ahora tienen representación en el Gobierno. Se sabe que la agenda legislativa del presidente para el nuevo periodo del Congreso estará enfocada en la reforma política, la reestructuración al Icetex y la protección del medioambiente.

Mauricio Jaramillo, analista político, señaló que si bien la entrada de los ministros de Salud, Fernando Ruiz, quien ingresó al Gobierno como cuota de Cambio Radical; de Trabajo, Ángel Custodio Cabrera, cercano al Partido de la U; y de Agricultura, Rodolfo Enrique Zea, como refuerzo de los conservadores, si bien no significarán un giro estructural en el Gobierno o en la agenda legislativa, sí le darán un poco de maniobra al mandatario colombiano.

“Veo muchas dificultades en determinar en qué puede cambiar la agenda legislativa, porque esta no depende necesariamente de los cambios de ministros sino en concesiones a los partidos, concretamente a Cambio Radical y al Partido de la U, pero más allá de conseguir un apoyo más robusto de los partidos, no veo posibilidad de que cambie algo de manera estructural”, agregó.

Sin embargo, es claro que en medio de la reunión se buscó la manera de dar respuesta a las principales quejas sociales, que tienen al país en un paro nacional que se adelanta desde finales del año pasado y que ya tiene nuevas jornadas de marchas agendadas para los próximos días.

Según el director del Departamento Administrativo de la Presidencia (Dapre), Diego Molano, los funcionarios del Gobierno analizan cómo se va a cumplir la meta de reducción de homicidios para este año, que es una de las principales apuestas del presidente Duque. Se quiere un mayor énfasis en las zonas rurales.

Molano también señaló que se están revisando alternativas que permitan potenciar el crecimiento económico del país, que está en 3,3%, para aumentar el empleo, entre las posibilidades que se revisaron en Hatogrande está que los grandes proyectos de infraestructura como la del Canal del Dique, permitan crear empleos, pero también que aumenten las inversiones privadas para que puedan contribuir en la disminución de este fenómeno.

Esta estrategia, agregó Jaramillo, busca mandar una señal de que el Gobierno está atento a lo que dice la gente, que no está cerrado a la posibilidad de cambios, pero que también pueden leerse como anuncios de reconciliación con sectores sociales con los que el Gobierno está distanciado. “No estoy muy seguro de que cumpla con algún cometido hasta cuando no se anuncien temas clave como la reforma pensional”, añadió.

Problema de comunicaciones

El problema, dijo Jaramillo, es que desde el Gobierno constantemente se hacen declaraciones polémicas, como la que recientemente hizo la vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez, quien aseguró que en el país hay muchas psicólogas y en consecuencias las mujeres deberían buscar otro tipo de carreras. Dijo que mientras no paren estas salidas en falso de funcionarios, seguirá el descontento de la población.

En este aspecto, el Gobierno pareciera seguir con problemas en sus comunicaciones, pese a que hace poco hubo un cambio en esa Consejería, que antes era ocupada por Álvaro García y que pasó a estar en cabeza de Hassan Nasar, quien en los últimos días se vio involucrado en un escándalo por la manera como se enfrentó a la periodista Vicky Dávida, tras el escándalo que desató el uso del avión presidencial para trasladar invitados a la celebración del cumpleaños de una de las dos hijas del mandatario.

Sin gobernabilidad

Jaramillo reiteró lo que desde hace tiempo atrás se dice, y es que el problema del Gobierno de Duque es básicamente de gobernabilidad, que no necesariamente está limitada a su difícil relación con el Congreso, sino al descontento social, que se demuestra en su baja favorabilidad. Sin embargo, habrá que esperar los resultados de lo que él ha denominado la Gran Conversación Nacional y que se inició como respuesta a las marchas en el país.

De hecho, un avance que aseguró el director del Dapre se realizó en materia de compromisos sociales, está relacionado con la devolución del IVA a las familias más vulnerables a través del proyecto piloto que se aprobó en la Ley de Crecimiento Económico y que fue incluido una vez se desató la protesta social en el país.

Así mismo, se discutió sobre cómo acelerar la cobertura de los programas sociales como el programa Colombia Mayor y Jóvenes en Acción. De igual forma, se habló de acelerar las acciones del bloque de búsqueda contra los corruptos, como de los mecanismos fundamentales de la lucha contra la ilegalidad en Colombia y de las mejoras a la educación a través de iniciativas como Generación E.

Así las cosas, habrá que esperar el inicio de la legislatura y ver el desempeño de los nuevos ministros, para determinar si estos cambios en el gabinete le ayudarán a su gobernabilidad y le darán un respiro a su gestión.

Silencio sobre las denuncias de Merlano

El gabinete de Iván Duque en el cónclave de la hacienda Hatogrande guardó silencio sobre las acusaciones de la excongresista conservadora Aída Merlano en contra de las familias Gerlein y Char de comprar votos para la campaña presidencial de Duque. Los funcionarios se concentraron en la metas que deben cumplir este año.