Nacional

Defensoría del Pueblo asegura haber advertido sobre riesgo de masacre

Defensoría del Pueblo asegura haber advertido sobre riesgo de masacre

La Defensoría del Pueblo rechazó la masacre perpetrada este domingo en la vereda Munchique, corregimiento de Honduras, Buenos Aires, Cauca, donde perdieron la vida siete personas.

“Insistimos en urgente necesidad de erradicar los factores de violencia que afectan los derechos y ponen en constante peligro la vida de los colombianos”, señaló la defensoría.

El General Marco Vinicio Mayorga Niño, Comandante de la Tercera División del Ejército, señaló que detrás de los hechos estaría la disidencia de las Farc, estructura ‘Jaime Martínez’. “Aunque no debemos descartar otras hipótesis”, agregó.

Según testigos, las víctimas departían junto a otras personas en una gallera, cuando hombres que se movilizaban en dos camionetas y tres motocicletas, los atacaron con granadas y disparos de fusil. Cuatro fallecieron en el sitio de los acontecimientos y otras dos en el hospital local cuando fueron trasladadas heridas.

“Rechazamos de manera rotunda estos hechos de barbarie que hoy golpean a nuestra comunidad, e invitamos al Gobierno Nacional, al Gobierno Departamental, a la Fuerza Pública, a los organismos de Derechos Humanos y entidades de Cooperación Internacional, a que articulemos acciones para construir escenarios de paz en nuestros territorios”, expresó el alcalde de Buenos Aires, Cauca, Oscar Edwin López.

El ataque dejó seis muertos identificados como, William Ibarra, Jarrison Balanta, Kevin y Víctor Caicedo y Juan Camilo Salinas. De manera extraoficial, se habla que las víctimas se dedicaban a la minería.

Según Indepaz, el crimen denunciado este domingo 20 de septiembre es la masacre número 60 de este año.

Cauca, señaló Indepaz, es uno de los departamentos más azotados por estos hechos criminales, con nueve masacres en este 2020.

Hacemos un llamado a la pronta respuesta a las alertas tempranas que hemos venido emitiendo y evitar hechos como el que estamos lamentando

El pasado 26 de abril, tres personas fueron asesinadas en un billar, por eso La Defensoría del Pueblo había lanzado una Alerta Temprana, advirtiendo que estos hechos violentos podían repetirse.

“Hacemos un llamado a la pronta respuesta a las alertas tempranas que hemos venido emitiendo y evitar hechos como el que estamos lamentando. Fueron dos las alertas emitidas, generadas en el mes de abril, desde hace cinco meses se alertaron los hechos”, expresó el Defensor del Pueblo, Carlos Camargo Assis.

Los sectores más afectados, según el reporte son Timba, La Balsa y Mary López, Honduras, el Naya y Munchique.

En enero de este año, el alcalde de esa localidad, tuvo que radicarse y despachar desde Popayán tras salvarse de un atentado de supuestas disidencias.
En este mismo municipio, en el 2016, fueron asesinados 11 soldados en plena negociación del Proceso de Paz.

Este municipio, durante muchos años, las Farc, el Eln y las autodefensas se encargaron de presionar a las familias para que abandonaran sus predios o los vendieran a bajo precio.


En el 2011, el Programa de Restitución de Tierras se creó con el fin de beneficiar a familias y campesinos, víctimas de la violencia y hacer de la reparación una realidad.
Muchos intentaron acogerse a la medida, pero no todos tuvieron respuestas positivas, les respondían que ciertos municipios, seguían siendo territorios en conflicto y zona roja activa.

Tan solo en el 2019, fueron presentadas más de 40 demandas para reclamar tierras de campesinos ante el Juzgado Primero Civil Especializado en Restitución de Tierras, en predios ubicados en varios municipios caucanos, entre esos Buenos Aires.
Las veredas que más han sufrido este flagelo son San Ignacio y Los Robles.

Justamente, en esta última, en abril de este año, fue asesinado el líder social Mario Chilhueso. El campesino, era solicitante de restitución de tierras. Otro conflicto que se vive en este municipio es el ataque a exmiembros de las Farc que se acogieron al Proceso de Paz.

El partido de Farc denuncia que a causa de amenazas recibidas por parte de grupos armados y falta de garantías, varios excombatientes han abandonado el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) ubicado en El Ceral.

De acuerdo con Amanda Ríos, consejera política del partido en el suroccidente, en la actualidad sólo un grupo pequeño de excombatientes permanece en este ETCR, pues la mayoría han tenido que huir a otras poblaciones o a hogares de paso.

“La mayoría de los compañeros ha salido por esa difícil situación, la gente está dispersa, se ha frenado el proyecto colectivo que se venía adelantando. Ahora están a la espera de unos predios para reubicarse y ahí empezar nuevamente el proyecto colectivo”, explicó Ríos.

Según datos del partido político Farc, en ese espacio de reincorporación en un principio se instalaron 490 exguerrilleros. Para el mes de junio de este año, se contabilizaban 42.

“En estos momentos, hay un grupo mínimo de excombatientes en los ETCR, han ido saliendo graneados por el tema de seguridad, ahora hay un grupo irrisorio comparado con el grupo que llegó. La situación compleja no es sólo para los que viven allí, sino para todos los que están dispersos que están refugiados en casas de sus familias o en cabildos, muchos de ellos están aguantando hambre, pasando necesidades. Hay un plan de exterminio contra nosotros, eso lo evidencia el asesinato de exintegrantes de las Farc a nivel nacional, por eso nuestra exigencia es que haya garantías para nuestra integridad física y moral y la implementación de los acuerdos de paz”, finalizó la consejera política.

Buenos Aires está ubicado en el noroccidente del Cauca y limita con Suárez. Se encuentra sobre la vía que de Jamundí, Valle, conduce a la región del Naya, que conecta con el océano Pacífico. Según las autoridades, en esa zona operan diferentes grupos armados como el Eln, la columna disidente ‘Dagoberto Ramos’ y la ‘Jaime Martínez’, liderada por Jhoany Noscué, alias Mayimbú.

Es un corredor estratégico para sacar cocaína hacia el pacífico. Según cifras de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito, esta sustancia es vendida a $12 millones el kilo.

Michell Francois Romoleroux
Popayán