Nacional

De Roux pide ante ONU que Duque apoye el acuerdo de paz

De Roux pide ante ONU que Duque apoye el acuerdo de paz
El sacerdote jesuita intervino en un debate especial sobre los procesos de justicia transicional en situaciones de posconflicto. Lidera la Comisión de la Verdad. Solicitud.

EFE NACIONES UNIDAS

El presidente de la Comisión de la Verdad de Colombia, Francisco de Roux, advirtió ayer ante la ONU de los peligros de que el Gobierno no apoye con claridad lo pactado en la paz con las Farc y defendió la importancia de que cumpla con los compromisos previos.

"Cuando hay Gobiernos nuevos, que no firmaron el acuerdo de Estado, no son claros en apoyar lo acordado y crean dudas sobre la transición puesta en marcha, en la sociedad se recrudece la polarización que hubo durante la guerra", dijo De Roux en un discurso ante el Consejo de Seguridad.

El sacerdote jesuita intervino en un debate especial sobre los procesos de justicia transicional en situaciones de posconflicto, al que fue invitado para ofrecer su experiencia en el caso del proceso de paz entre el Estado colombiano y las Farc.

Aunque no señaló directamente al Ejecutivo de Iván Duque, De Roux subrayó que una "transición integral" requiere que los Gobiernos cumplan "la totalidad del acuerdo" de paz y vayan "más allá, hasta la superación de todas las violencias políticas".

"La transición integral exige cuidar de la vida de los excombatientes y reincorporarlos a todos a la sociedad, dignamente", señaló.

"Exige conducir con visión y determinación, durante varios años, el proceso de cambios culturales, económicos y políticos de las estructuras y de las dinámicas que originaron el conflicto", añadió.

Así, indicó que cuando hay Ejecutivos "nuevos", que no fueron los que firmaron la paz -como en el caso del Gobierno de Duque- y que "no son claros en apoyar lo acordado", pueden reaparecer los problemas.

"En estos escenarios contradictorios se ponen en riesgo la energía y la audacia que necesita la transición, y se debilitan los mismos programas con excombatientes y comunidades que la Administración ejecuta para mostrar que está con la paz", advirtió.

Según apuntó, "afortunadamente, cuando el proceso de la transición integral está ya en manos de la sociedad, sobre todo de los jóvenes, nadie lo detiene, porque los pueblos no renuncian a la paz una vez que han probado el entusiasmo de vivir fuera del terror".

De Roux hizo en su discurso un alegato en defensa de los sistemas de justicia transicional, que considera "el instrumento de construcción de paz más completo, más dinámico y más esperanzador que tienen las víctimas del mundo y los pueblos que han sufrido la violación masiva de los derechos humanos en conflictos armados internos".

En la sesión intervino también la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, la chilena Michelle Bachelet, quien defendió igualmente la eficacia de este tipo de procesos de justicia transitoria a la hora de superar conflictos.

Bachelet, que participó por videoconferencia, puso como ejemplo positivo experiencias latinoamericanas, incluida la actual en Colombia.

Iniciativa de Bélgica

El debate de ayer es una de las iniciativas centrales de Bélgica durante este mes, en el que preside el Consejo de Seguridad de la ONU. Además de los miembros de este órgano, estaba previsto que intervinieran decenas de países, varios representados por sus cancilleres, incluidos España y Guatemala.