Nacional

Con grandes expectativas abrieron tres centros comerciales en Medellín

Con grandes expectativas abrieron tres centros comerciales en Medellín

A pie, o en vehículo, el procedimiento era el mismo para los visitantes del centro comercial Oviedo, uno de los tres que abrió sus puertas este lunes después de dos meses de encierro por la cuarentena: verificación de la cédula, toma de temperatura, desinfección de los zapatos en el tapete para este fin y el uso de la aplicación CoronaApp y conectarse a la red WIFI.

¿Para qué tantos pasos? Desde el anuncio del plan piloto para la reactivación de la economía de los centros comerciales, la Alcaldía de Medellín había anunciado que con los datos rastrearían a las personas que estuvieron en el mismo lugar, en caso de un eventual brote del virus.

Desde este lunes, se vivirá una “nueva normalidad” como lo calificó el alcalde Daniel Quintero, pues indudablemente ir a un centro comercial no será lo mismo; el coronavirus no se ha ido. No obstante, desde ayer, cuando comenzó el piloto de los centros comerciales, se comenzaron a ver visos de la reactivación de actividades que, normalmente, se realizaban en estos espacios antes de la pandemia.En la zona de coworking de Oviedo desde temprano ya había personas haciendo uso del espacio, en el Mall La Frontera ya había personas cortándose el cabello y yendo al local de depilación Y en Gran Plaza mujeres ya compraban ropa interior.

Aunque parte de este experimento, que se extenderá hasta el 31 de mayo, era que fueran tres establecimientos de este tipo dirigido a públicos y zonas diferentes, tienen algo en común: todos deben hacer estrictos controles de ingreso, que son casi parecidos en los tres lugares. De manera más tecnológica, el centro comercial Gran Plaza (ubicado en el centro de la ciudad) utiliza cámaras de calor para testear, por segunda vez, la temperatura; luego de que cada visitante ya haya pasado por otros controles previos de temperatura, lavado de manos y tapete de desinfección.

En la peluquería Pragaty, en el Mall La Frontera, se podían ver clientes en las horas del medio día, con todas las medidas de bioseguridad.

Desde este lunes, se vivirá una “nueva normalidad” como lo calificó el alcalde Daniel Quintero, pues indudablemente ir a un centro comercial no será lo mismo

En los locales, se indica el aforo que puede tener, que dependiendo del espacio, en locales grandes habían avisos hasta de 30 personas al mismo tiempo, todos según las directivas de los centros comerciales, sin superar el máximo del 30 por ciento permitido.

Desde las primeras horas, fueron llegando visitantes, que obligatoriamente debían de tener tapabocas. Desde la entrada, ya debían informar para dónde iban, pero algunos se acercaban con cautela a los locales. ¿Está cerrado? Fue una pregunta frecuente, porque, en locales como Miniso, la entrada estaba dividida con una cinta roja y una trabajadora estaba encargada del control de entrada uno a uno, donde se hacía una segunda verificación de la cédula.

No lograron verse grandes cantidades de personas durante las primeras horas de apertura, pero las metas de visitas son altas; Oviedo proyecta entre 12 mil y 15 mil personas al día (cuando en tiempo normal el total era de 35 mil) y La Frontera espera con esta apertura más grande llegar a 1.200 visitantes diarios, pues por estos días de confinamiento recibía hasta 600 personas, en los locales que venden productos de primera necesidad.

No lograron verse grandes cantidades de personas durante las primeras horas de apertura, pero las metas de visitas son altas

Y es que este piloto se lleva a cabo con el fin de reactivar la economía en Medellín y disminuir las pérdidas económicas, que hoy, según Fenalco, ascienden a 45 mil millones de pesos diarios por el cierre obligatorio, debido a la emergencia sanitaria por el coronavirus.

“Vamos a reactivar las actividades productivas en toda la cadena y especialmente en el comercio, que hoy es el primer empleador de la región con más de 300 mil empleos directos y el segundo aportante al PIB de la región con el 16.2 por ciento” expresó Carlos Andrés Pineda Osorio, director Ejecutivo de Fenalco Antioquia.

Por eso, los comerciantes están convencidos de que su ejemplo será tomado para que se pueda abrir más el comercio. “Tenemos que ser muy ágiles en la atención para poder empezar bien, porque la jefe nos aclaró que de nosotros depende que los demás puedan hacer esas aperturas y entre más aperturas se haga, la economía irá fluyendo”, expuso Isabel Arredondo, administradora de la sala de Belleza Pragaty, que hasta el medio día había atendido a cuatro clientes.

En la tienda Miniso del centro comercial Oviedo, se controla la entrada con una cinta y al ingresar, ser verifica que la persona esté en su 'Pico y cédula'.

Pese a que la apertura fue este lunes, algunos locales no estaban preparados. En algunos de Oviedo, no había señalética al interior de dónde debían de pararse los visitantes, ni tenía el aviso de la cantidad máxima de personas permitidas al interior. Dos de los trabajadores de un local confesaron que “nos dimos cuenta apenas antenoche que iban a abrir, y mandamos a hacer los avisos pero nos los entregan hasta la próxima semana. Pero si ahora llega un cliente lo atendemos, adentro tenemos antibacterial y tapabocas”, afirmaron.

Aunque la Alcaldía de Medellín recordó que no se está reactivando la vida social por lo que se debe asistir solo para actividades puntuales y no está permitido el ingreso a grupos familiares, con el fin de que se cumpla el distanciamiento social; se pudo evidenciar la llegada de a dos personas a locales comerciales, sin que se les impidiese entrar.

Este era el panorama del Centro Comercial Gran Plaza, ubicado en el centro de la ciudad.

Entretanto, la ciudad continúa con la apertura de otros comercios. Este martes abrirán comercios que no están dentro de centros comerciales, ubicados en diferentes zonas de la ciudad como el centro de Medellín, entre ellos: Flamingo, Agaval, Offcorss, Electroferia, Colchones Júbilo, Navarro Ospina, Hogar y Moda, Calzado Bucaramanga, La Feria del Brasier y Joyería Londres, entre otros. Además, el 1 de junio continuaría la apertura de otros centros comerciales: Santafé y Florida.

MELISSA ÁLVAREZ CORREA