Nacional

Colombia propone frente regional ante catástrofe

Colombia propone frente regional ante catástrofe
Las ong achacan los incendios en la Amazonía a la retórica de Bolsonaro.

EFE BOGOTÁ

El Gobierno colombiano propuso a sus homólogos de Brasil, Bolivia, Ecuador y Perú realizar un proyecto conjunto de prevención frente a la catástrofe ambiental que se genera en la región amazónica brasileña por cuenta de numerosos incendios.

"Para avanzar en la prevención de los incendios forestales en el Amazonas y construir una agenda conjunta frente a los efectos del cambio climático, la deforestación y la degradación de esa zona", dijo a periodistas el ministro colombiano de Ambiente, Ricardo José Lozano.

Según el Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE) de Brasil, que contabiliza los incendios mediante imágenes de satélite, los focos de fuego en el país en lo que va de este año superan en un 83% a los del mismo período del 2018.

En un informe difundido el martes, el INPE precisó que entre el 1 de enero y el 18 de agosto ha registrado 71 mil 497 focos de incendio en Brasil y que un 52,5% se sitúan en la región amazónica.

Para el proyecto conjunto propuesto por Colombia, el país suramericano "ya tiene muy buenos resultados en la lucha contra la deforestación", dijo el ministro.

Según el Gobierno, Colombia registró 197.159 hectáreas deforestadas de bosques naturales el año pasado, lo que supuso una reducción de 22.814 hectáreas con respecto a las 219.973 del 2017.

En un informe publicado en julio, las autoridades destacaron la disminución de las cifras taladas en cuatro regiones del país.

Así, por ejemplo, en la Amazonía la disminución fue de 5.971 hectáreas ya que en 2017 se registraron 144.147 deforestadas y el año pasado 138.176.

Lozano explicó que en Colombia se implementa "la política preventiva desde los bosques" para evitar que suceda algo como lo que acontece en Brasil.

"Nosotros ya nos comunicamos con el Gobierno de Brasil y estamos esperando que nos entreguen información mucho más sofisticada sobre las cifras reales" de la devastación, indicó.

Del proyecto que plantea Colombia forman parte "los emprendimientos con las comunidades locales, la prevención y los pactos por los bosques en donde la comunidad se compromete a no realizar prácticas que están prohibidas en épocas secas como la de agosto", comentó el funcionario.

Además, la intención es establecer una "lucha frontal" contra la ilegalidad en lo relacionado con la tala indiscriminada y el tráfico de especies.

El presidente colombiano, Iván Duque, ofreció ayer ayuda a los Gobiernos vecinos para combatir "la tragedia ambiental" causada por los incendios.

El Amazonas suma el 25% de la superficie del continente y es la mayor floresta tropical del mundo.

Esta zona se extiende sobre 7,4 millones de kilómetros cuadrados, que son equivalentes al 5% de la superficie total de la Tierra y a casi el 25% del continente americano.

Un 60% de ese territorio está en suelo brasileño.

La Amazonía es compartida por Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela.

Señalan a Bolsonaro

Las llamas continúan devorando la selva amazónica en medio de una creciente indignación popular, una tragedia que las organizaciones ecologistas achacan a la "retórica antiambiental" del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

Más de medio centenar de organizaciones no gubernamentales cerraron filas ayer y respondieron al ataque dialéctico lanzado por el mandatario brasileño, quien ayer volvió a insinuar que las ong podrían estar detrás de los incendios provocados en la Amazonía, aunque admitió que son "sospechas" sin pruebas.

"Es una declaración absolutamente frívola e irresponsable que tiene un objetivo muy claro: desviar la atención de lo que realmente importa" a la hora de tomar medidas que reduzcan la deforestación, dijo Raúl do Valle, director de Justicia Socio-ambiental de WWF Brasil.

Amazon Watch también salió al paso de la polémica y vinculó la devastación de los bosques al discurso "antiambiental" de Bolsonaro, un capitán de la reserva del Ejército que es partidario de explotar la Amazonía y reducir la fiscalización de las reglas ambientales en las zonas protegidas.