Nacional

Cafeteros se alistan para la cosecha más grande del año

Cafeteros se alistan para la cosecha más grande del año

A pocas semanas de que se inicie la recolección de la cosecha de final de año en todo el país, las alarmas están encendidas entre el gremio cafetero pues los propietarios de las fincas deberán implementar estrictos protocolos de bioseguridad para evitar casos de covid-19 entre sus empleados.

A los cafeteros les preocupa que la mano de obra que llega de otros departamentos pueda estar contagiada de este virus.

“En un 50 por ciento son migrantes que van por todo el cordón cafetero, se van moviendo en busca de mejores condiciones. Y si tenemos casos de positivos dónde los van a recibir, la capacidad de alojamiento para recibir a los recolectores se redujo en un 60 por ciento. Los campamentos que teníamos antes albergaban 10 camas y ahora están con 3 o 4, dónde vamos a aislar a los que tengamos como sospechosos o positivos. Nos preocupa enormemente la seguridad de todos’’, dijo el cafetero y miembro del movimiento Dignidad Cafetera, Guillermo Gaviria.

“Mucha gente no nos va acompañar esta vez, muchas familias serán temerosas y no podrán venir, trataremos de coger al máximo lo que podamos en esta cosecha que sabemos que va a tener grandes costos de producción’’, añadió Oscar Gutiérrez, director del movimiento Dignidad Agropecuaria Colombiana.

En todo el Eje Cafetero se estima que se necesitarán unos 40.000 recolectores de café.
El director del Comité de Cafeteros del Quindío, José Martin Vásquez señaló que se requiere el acompañamiento de las Alcaldías municipales, que son fundamentales para garantizar que los caficultores recolecten la cosecha. “Se les hizo un monitoreo a los recolectores del departamento durante la cosecha pasada para minimizar el riesgo y esa fue una medida aplaudida por el Gobierno nacional. Y esa decisión de carnetizar a los recolectores nos ayudó mucho y se seguirá con esa misma estrategia, claro que hay aspectos a mejorar y ya los tenemos listos. Es importante tener las medidas de autocuidado’’.

En el Quindío se necesitan unos 10.000 recolectores para la cosecha que se concentran en los municipios de Circasia, Montenegro, Filandia, Quimbaya, Armenia y La Tebaida. Los otros municipios también tendrán actividad cafetera pero en menor medida.Lea también: Alerta roja por incendios forestales en 16 municipios del Huila

En Caldas se estima que se requieren entre 6.500 y 7.000 recolectores. Se buscará el mayor número posible en los propios municipios, sino en el departamento y, posteriormente, se traerían de otras zonas como el sur del país.

Marco Tulio Hoyos, director ejecutivo del Comité de Cafeteros de Caldas, señaló que -de mano de las Alcaldías- se ejecutan bolsas de empleo para motivar la vinculación de los locales.

“Estamos invitando a personas que vivían de la economía informal y que a causa del virus no están teniendo ingresos a que se animen, hagan un esfuerzo y aprovechen esta oportunidad de empleo. Ya lo que no consigamos en cada municipio lo tendremos que buscar afuera”, apuntó Hoyos.

Le puede interesar: Quindiana, entre las mejores del mundo en capoeira

De las 33.000 fincas cafeteras que hay en Caldas, 94% pertenece a pequeños productores (quienes tienen menos de cinco hectáreas), el restante -la mayoría de la región centro sur en la que están municipios como Manizales, Chinchiná, Neira y Palestina- están los caficultores de mayor formato, propietarios de fincas de más de 10 hectáreas y que necesitarían de esa mano de obra foránea.

Dado que se inicia recolección esta segunda semana de agosto que se avecina, desde el Comité departamental se han adelantado varias gestiones para adecuar en la Fundación Manuel Mejía, ubicada en Chinchiná, una zona de aislamiento en caso de resultar algún recolector contagiado.

“No está confirmado aún, pero los actores como los Alcaldes de la zona de influencia, el Gobernador y el Ministerio de Salud tienen mucha voluntad e interés de instalarla. Estamos pendientes de analizar los recursos que necesitarían para la adecuación considerando que el pico de la cosecha es diferente en cada municipio”, añadió el Director Ejecutivo.

Hoyos agregó que desde la pasada cosecha se vienen poniendo en práctica protocolos de bioseguridad en la recolección, alojamiento, atención en comedores y están en fase final los de movilización de mano de obra y de cargas del grano, los cuales se están coordinando con la Dirección Territorial de Salud y Policía.

Cabe anotar que, de acuerdo a los informes del Comité de Cafeteros, de las 600 veredas cafeteras caldenses, solo hay presencia de covid-19 en el 1% de ellas y ninguna persona contagiada ha sido un caficultor.

En Risaralda, entre tanto, este domingo se desarrollará una mesa ampliada de diálogo para definir algunos detalles con el objetivo de atender el pico fuerte de la cosecha que se calcula entre septiembre y octubre.LAURA SEPÚLVEDA
PARA
ARMENIA