Mundo

Volkswagen logra acuerdo para cerrar proceso 'Dieselgate' en Alemania

Volkswagen logra acuerdo para cerrar proceso 'Dieselgate' en Alemania

El fabricante de automóviles Volkswagen pagará unos 800 millones de euros para cerrar su megaproceso "Dieselgate" en Alemania tras alcanzar un acuerdo de compensación con una asociación de consumidores que representa a unos 400.000 clientes.

"Tras varios días de negociaciones" las dos partes "cerraron un acuerdo" anunció el viernes el tribunal de Brunswick, donde se inició a fines de septiembre la multitudinaria audiencia sobre el escándalo de los motores diésel trucados.

(Le puede interesar: El lujoso hotel español con mil turistas aislados por el coronavirus)

Según la Oficina para la Protección del Consumidor las indemnizaciones oscilarán, según el tipo de vehículo, entre 1.350 y 6.257 euros. 

El escándalo remonta a septiembre de 2015, cuando el grupo alemán confesó haber equipado con programas trucados a 11 millones de vehículos en todo el mundo, generando una verdadera conmoción en la industria del automóvil en Alemania.

El grupo automotor está acusado de haber perjudicado de forma deliberada a sus clientes al instalar, sin su conocimiento, un dispositivo que hacía parecer al vehículo menos contaminante de lo que era en realidad y trucaba los datos de emisiones contaminantes para superar las pruebas medioambientales.

(Lea también: Periodista apareció con filtros de Facebook en plena transmisión)

El escándalo aceleró el declive del autos diésel, y los vehículos podrían ser prohibidos en varias ciudades alemanas debido a sus altos niveles de contaminación

La suma de 830 millones de euros puede parecer modesta si se compara con los más de 30.000 millones de euros en multas, gastos jurídicos e indemnizaciones que ha pagado Volkswagen, esencialmente en Estados Unidos.

En Alemania, el constructor Volkswagen ha pagado hasta ahora solamente tres multas por un valor total de 2.300 millones de euros, y niega haber causado un daño a los automovilistas. Sin embargo, el grupo sigue amenazado por una cascada de procedimientos civiles y penales, en particular demandas individuales de indemnización. Algunas de éstas se han saldado con arreglos de tipo amistoso.

Varios dirigentes del grupo, entre ellos el actual presidente ejecutivo Herbert Diess y el presidente del Consejo de vigilancia, Hans Dieter Pötsch, así como el exdirectivo Martin Winterkorn y el expresidente de la marca Audi, Rupert Stadler, son objeto de investigaciones.

Al margen del frente judicial, el escándalo aceleró el declive de autos diésel, y los vehículos diésel podrían ser prohibidos en varias ciudades alemanas debido a sus altos niveles de contaminación. Volkswagen intenta por su parte pasar página de este tipo de automóviles, e invierte más de 30.000 millones de euros en el coche eléctrico para respetar así las estrictas normas europeas de emisiones de CO2.

AFP y EFE