Mundo

Primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, gana el Nobel de la Paz

Primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, gana el Nobel de la Paz
Por sus esfuerzos por lograr la paz y la cooperación internacional y, en particular, por su decisiva iniciativa de resolver el conflicto fronterizo con la vecina Eritrea.

EFE Copenhague

El primer ministro etíope, Abiy Ahmed, ganó el Nobel de la Paz, informó este viernes el Comité Nobel de Noruega.

Ahmed recibirá el galardón "por sus esfuerzos por lograr la paz y la cooperación internacional y, en particular, por su decisiva iniciativa de resolver el conflicto fronterizo con la vecina Eritrea".

Con el premio concedido al líder etíope, nacido en 1976 en Beshasha, se quiere "reconocer a todos los actores que trabajan en favor de la paz y la reconciliación en Etiopía y en las regiones del este y noreste de África", apunta el Comité.

El premio de la Paz se fue ya el año pasado a África, al recibirlo el médico congoleño Denis Mukwege, que lo compartió con la activista iraquí yazidí Nadia Murad, ambos distinguidos por sus esfuerzos para terminar con el uso de la violencia sexual como arma de guerra y en conflictos armados.

El Nobel de la Paz cierra la semana de estos prestigiosos galardones, que se abrió el lunes con el de Medicina, seguido de los de Física y Química, hasta llegar ayer al de Literatura. El lunes se dará a conocer el último, el de Economía.

La escritora polaca Olga Tokarczuk y su colega austríaco Peter Handke fueron los ganadores del premio literario para 2018 y 2019.

El Nobel de Literatura se entrega este año excepcionalmente por partida doble, tras haber quedado en suspenso el correspondiente a la edición anterior por el escándalo por abusos sexuales que envolvió a la Academia.

Todos los premios se entregarán el 10 de diciembre, aniversario de la muerte del fundador, Alfred Nobel, en una doble ceremonia en el Konserthus de Estocolmo y en el Ayuntamiento de Oslo, donde se celebra el de la Paz.

Reacción

La Oficina del Primer Ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, galardonado este viernes con el Premio Nobel de la Paz de 2019, consideró que es un "orgullo" y el "reconocimiento eterno" a los ideales de "unidad, cooperación y coexistencia mutua".

"Este reconocimiento es un testimonio eterno a los ideales del Medemer (en amárico "permanecer juntos" o "sinergia") de unidad, cooperación y coexistencia mutua que el primer ministro permanentemente ha liderado", expresó hoy la Oficina en un comunicado.

Ahmed recibirá el galardón "por sus esfuerzos por lograr la paz y la cooperación internacional y, en particular, por su decisiva iniciativa de resolver el conflicto fronterizo con la vecina Eritrea", según afirmó hoy el Comité Nobel de Noruega.

La oficina del mandatario resaltó que, desde que Abiy asumió el poder el 2 de abril de 2018, ha hecho "de la paz, el perdón y la reconciliación componentes clave de su política", con medidas como la amnistía a centenares de presos políticos o agrandar el espacio político, sacando de la lista de grupos terroristas a partidos opositores que se encontraban en el exilio.

"En un nivel regional, al poner fin al estancamiento de dos décadas entre Etiopía y Eritrea ha abierto una nueva dimensión de posibilidades de cooperación entre las dos naciones", reza el comunicado.

El 9 de julio de 2018, el Gobierno eritreo anunció que el "estado de guerra que existía entre los dos países" había acabado, en un anuncio que se plasmó en un acuerdo firmado por el propio Abiy y el jefe de Estado eritreo, Isaias Afwerki, en Riad unos meses después.

Eritrea se independizó de Etiopía en 1993, pero las disputas fronterizas llevaron a una guerra entre 1998 y 2000 que dejó decenas de miles de muertos.

Acabó con un tratado de paz, el Acuerdo de Argel, muy impopular en Etiopía, porque muchos etíopes lo ven como una traición a una guerra que ellos ganaron y en la que el propio Abiy combatió como miembro de la unidad de radiocomunicación del Ejército.

"El primer ministro Abiy Ahmed ha sido líder de la estabilidad regional y la integración en el espíritu del Medemer (en amárico "permanecer juntos" o "sinergia")", consideró la Oficina del Primer Ministro, que recordó su papel como mediador en la transición pacífica de Sudán o la renovación del acuerdo de paz en Sudán del Sur.

"Este reconocimiento es una victoria colectiva de los etíopes, y una llamada para fortalecer nuestra determinación de hacer Etiopía una nación más próspera para todos", acaba el comunicado.

A sus 43 años, este líder, de madre amara -el segundo gran grupo étnico del país- de religión cristiana ortodoxa y padre oromo -el primer gran grupo étnico- musulmán, reemplazó en el poder a Hailemariam Desalegn en una nación cuyo Parlamento es ocupado por un único partido que lidera el propio Abiy.