Mundo

¿Por qué Maduro busca el apoyo de los evangélicos en Venezuela?

¿Por qué Maduro busca el apoyo de los evangélicos en Venezuela?

"Procedo a firmar este decreto en Cristo. Firmo con amor cristiano, decretando el día del pastor". La frase no es del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ni de su exministro de Cultura, sino de alguien ubicado en sus antípodas: Nicolás Maduro, el presidente venezolano que se ha lanzado a la pesca de apoyo entre los evangélicos.

En diciembre, lo escenificó durante un gran acto con pastores y, en enero, lo ratificó al acudir a una reunión de un grupo que se hace llamar Movimiento Evangélico por Venezuela.  

(Le puede interesar:  ¿Por qué el caso de Aída Merlano le conviene al régimen de Maduro?).

Maduro, ateo a los 18, parece un político cristiano a los 57, como lo es -acaso- su némesis en el continente.

Maduro con evangélicos

El encuentro con el Movimiento Cristiano Evangélico se desarrolló en Caracas (Venezuela), a finales del 2019.

Sin embargo, esa misión evangélica que le permitió a Maduro hacerse la foto que deseaba y modular su mensaje para atraer el cada vez más codiciado apoyo evangélico es desconocida por sus correligionarios.

(Lea también:  Los lujos de la celda en la que Merlano cumple su reclusión). 

"Nos resultan desconocidos, son una especie de actor nuevo del cual nos hemos enterado por la prensa. No los conocemos", explica el vicepresidente del Consejo Evangélico de Venezuela, José Piñero.  La entidad de la que es vicepresidente, fundada en 1948, es la más antigua del país y, según explica, "aglutina la mayor parte de denominaciones" evangélicas.
 
Sin embargo,  Maduro proclamó en su gran acto de diciembre que habían acudido "más de 1.700 pastores", una cifra que pone en duda Piñero, pero que permitió al presidente venezolano dar la imagen que buscaba: "Tienen a un presidente cristiano", les dijo a los evangélicos.

Nicolás Maduro con evangélicos

El 5 de diciembre de 2019, Maduro (c) estuvo en el encuentro con el Movimiento Cristiano Evangélico en Caracas (Venezuela).

Por si fuera poco, les prometió establecer el Día del Pastor el 15 de enero, fecha de nacimiento de Martin Luther King, estudiar la creación del Día de la Biblia, lanzar una universidad evangélica e incluso regalarles miles de instrumentos para sus iglesias.

'El pueblo cristiano es agradecido'

Su promesa obtuvo una respuesta inmediata. El líder del Movimiento Evangélico por Venezuela, Moisés García, le respondió con rotundidad que "el pueblo cristiano es agradecido" y le recordó que son ellos los que están en los barrios y zonas más desfavorecidas.

"De modo que tenemos una dinámica de trabajar con la comunidad, coadyuvamos a la gestión del poder popular (...) para que podamos desarrollar esas potencialidades de la comuna como el pueblo evangélico", le aseguró García como una especie de promesa a
Maduro.

Sin embargo, la respuesta de Piñero es contundente acerca del líder del que, como sucede con el movimiento que representa, no tiene noticias. Para el vicepresidente del Consejo Evangélico de Venezuela, "cuando se observan actos que sugieren que se presenten las adherencias de gente cristiana por algún tipo de favor político serían un acto de corrupción". 

Nicolás Maduro

Maduro (i), junto al pastor Moisés García (d) del Movimiento Evangélico por Venezuela durante el encuentro con el Movimiento Cristiano Evangélico en Caracas (Venezuela).

"Que me conste o no, no puedo decir más que lo que es público (...) Vemos, de pronto, un intercambio de favores. Por un lado, la adherencia de un grupo, y, del otro, las promesa del otro. Pero no puedo afirmar tácitamente la motivación de uno y otro. La puedo intuir, la puedo sospechar pero sería mi interpretación personal (...) Mi interpretación es que sí (hay intercambio de favores)", asegura.

Desde las comunidades más populares 

Lo que tiene meridianamente claro es que las iglesias cristianas tienen asiento entre las comunidades más populares: "Si quisiéramos hablar de la presencia de las genuinas comunidades evangélicas en los sectores populares por supuesto que hay muchísimas".

Por eso, Piñero concluye que los evangélicos son "muy horizontales" y cuando "alguien pretende hablar en nombre de todos (...) sencillamente está engañando".

'Una revolución en Cristo'

Entonces, ¿qué mueve a Maduro a afirmar que su revolución bolivariana es "una revolución en Cristo"?

José Piñero

El vicepresidente del Consejo Evangélico de Venezuela, José Piñero.

En opinión del politólogo Guillermo Aveledo, "ha habido un acercamiento con algunas iglesias evangélicas" al aprovechar que "son muy desperdigadas y eso favorece beneficiar a algunas vinculadas a centros de poder, a gente cercana al Gobierno".

"Frente al evangelismo en Venezuela se mezclan dos cosas: (una respuesta al) antiprotestantismo de un sector católico más conservador y un conflicto de clase", asegura.

"La mayoría de los católicos en Venezuela son de clases bajas, (acercarse a ellos) refuerza los estereotipos de una revolución popular frente a la clase media agnóstica, más bien antirreligiosa o, en todo caso, no fanática", apostilla.

Por si fuera poco, este año está habrá elecciones a la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), unos comicios envueltos en la polémica puesto que las últimas Presidenciales que ganó Maduro fueron rechazadas por la comunidad internacional y la oposición por considerarlas ilegítimas.

Pese a que en esta ocasión la oposición no ha decidido todavía si se presentará, Aveledo afirma que "haya o no elecciones competitivas el Gobierno va a tratar de movilizarse (...) maximizar su presencia electoral" y cree que ese acercamiento a las comunidades evangélicas puede estar dirigido en esa dirección.

En todo caso, y por el momento, el mensaje no parece haber calado, si bien
Maduro tampoco parece que se vaya a rendir a la hora de reiterarlo.