Mundo

Por ataques a refinerías saudíes, Trump pide más sanciones contra Irán

Por ataques a refinerías saudíes, Trump pide más sanciones contra Irán

Donald Trump, el presidente estadounidense, dijo este miércoles que ordenó un importante aumento de las sanciones contra Irán por los ataques contra dos instalaciones petroleras saudíes, al tiempo que Riad afirmó que la agresión fue “incuestionablemente” responsabilidad iraní y que Teherán amenazó a EE. UU. con una respuesta “aplastante” a cualquier agresión.

Trump dijo que tiene encima de la mesa “muchas opciones” para responder a Irán antes que una guerra, y anunció que “en las próximas 48 horas” habría detalles sobre las nuevas sanciones.

Por su parte, el portavoz del ministerio de Defensa de Arabia Saudí, Turki Al Maliki, mostró en rueda de prensa restos de drones y misiles que presuntamente fueron recogidos por los servicios de investigación y afirmó que “el ataque fue lanzado desde el norte e incuestionablemente fue responsabilidad de Irán”.

(Le puede interesar: ¿Por qué se habla de una posible guerra EE. UU.- Irán?)

Arabia Saudí

Los restos de aviones no tripulados que se dice son del ataque a la refinería de petróleo Aramco Aquaiq se exhiben durante una conferencia de prensa del Ministerio de Defensa en Riad, Arabia Saudí

Al Maliki dijo que están “investigando para conocer la localización exacta de los puntos de despegue” y agregó que 18 drones y siete misiles de crucero golpearon los sitios petroleros.

También destacó que el alcance de esos drones es de 1.200 kilómetros y el de los misiles, de 700 kilómetros, por lo que consideró que “los misiles nunca podrían ser lanzados desde Yemen (al sur de Arabia Saudí)”, como en el pasado.

El secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, afirmó que la agresión “fue un ataque iraní” y que este fue un “acto de guerra” que tiene “las huellas del ayatolá” Alí Jamenei, guía supremo de Irán. Pompeo llegó ayer a Arabia Saudí para conocer de primera mano los avances de la investigación.

Mike Pompeo y Mohamed Bin Salman

El secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, y el príncipe heredero saudí, Mohamed Bin Salman.

Teherán volvió a negar este miércoles haber tenido el más mínimo papel en los ataques contra su rival regional. De hecho, “quieren imponer la máxima (...) presión sobre Irán mediante calumnias”, dijo el presidente iraní, Hassan Rouhani.

Además, el ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohamad Javad Zarif, dijo en Twitter que EE. UU. “ataca deliberadamente a civiles corrientes” con sus nuevas sanciones.

Washington reactivó la oleada de sanciones contra Teherán en mayo de 2018, cuando decidió denunciar unilateralmente el acuerdo sobre el programa nuclear iraní. Desde entonces, las sanciones y las amenazas han ido en aumento, e incluso han provocado incidentes armados, como el derribo de un dron estadounidense en la región del Golfo.

(Lea también:  Irán tensa la cuerda al anunciar que acelerará actividades nucleares).

En un contexto de tensión regional, que provocó una fuerte alza de los precios del crudo, los rebeldes yemeníes hutíes, que asumieron la responsabilidad de los ataques contra instalaciones petroleras saudíes, advirtieron que están dispuestos ahora a atacar “decenas de objetivos” en Emiratos Árabes Unidos.

Trump conversó telefónicamente con el primer ministro británico, Boris Johnson, acerca de “una respuesta diplomática unida” por parte de la comunidad internacional, informó este miércoles Downing Street.

Los ataques contra Arabia Saudí despertaron el temor de una confrontación militar con Irán. En junio, Trump afirmó haber cancelado 'in extremis' ataques contra objetivos iraníes, después de que la República Islámica derribase un dron de EE. UU.

Teherán ya había descartado todas las negociaciones con EE. UU. en la ONU, a menos que “se arrepienta de haberse retirado en 2018 del acuerdo nuclear”, según las palabras del Jamenei.

AFP y Efe