Mundo

México despide a Fátima

México despide a Fátima
Familiares sepultaron la niña asesinada en en la capital azteca. Entre reproches a autoridades.

EDUARD RIBAS I ADMETLLA

EFE MÉXICO

Entre el dolor y la indignación, los familiares y vecinos de Fatima Aldriguett, de 7 años, violentada y asesinada en México se despidieron ayer de la menor con una misa para recordarla y exigir que nadie más en el país vuelva a sufrir una pérdida así.

La conmoción de México se hizo visible cuando centenares de vecinos se agolparon frente a la humilde casa de la familia y ante un mar de velas cantaron y rezaron unidos mientras los sacerdotes que oficiaron el sermón hicieron llamados a Dios y al Gobierno para que se instaure la paz en el país.

Tras un largo y emotivo aplauso de los vecinos para despedir a la menor, decenas de niños que compartían colegio con ella entraron en el domicilio para darle el último adiós.

"Pinche Gobierno", murmuraban los presentes que comparten el hartazgo por la violencia y criminalidad que sufren a diario.

El cuerpo de la menor fue encontrado el fin de semana en una bolsa de plástico y con signos de violencia en la alcaldía Tláhuac, en el sur de la capital mexicana, cerca de Santiago Tulyehualco, donde vivía con su familia.

Además, ayer la fiscal capitalina, Ernestina Godoy, confirmó que la necropsia revelaba abuso sexual.

La última vez que se vio con vida a la niña, de 7 años, fue el 11 de febrero. Cuando su madre llegó 20 minutos tarde a recogerla al colegio, ya se la había llevado otra mujer cuya identidad se desconoce.

Por eso, el cortejo fúnebre, que comenzó tras la misa acompañado de marciachis y globos blancos, paró un momento ante la fachada de la escuela, donde personas gritaron consignas contra la maestra que dejó salir a la niña sin su madre.

El pequeño ataúd blanco con los restos de la menor entró en el cementerio del barrio cargado por sus familiares poco antes de ser sepultado como un nuevo símbolo de lo poco que cuesta la vida en México.

Una cadena de errores

Desde que se conoció la noticia, el caso ha estado rodeado de reproches, supuestas negligencias y desmentidos por los familiares de la víctima y de las autoridades.

La familia arremetió contra la dirección del colegio público Enrique Rébsamen por dejar salir a la niña con una mujer no identificada y contra la Fiscalía capitalina por no aceptar la denuncia por desaparición desde un principio.

Según denunciaron, la Fiscalía les pidió esperar 72 horas para levantar la denuncia, por lo que la madre tuvo que desplazarse hasta la otra punta de Ciudad de México para personarse ante la Fiscalía especializada en búsqueda de personas.

Además, las imágenes de la investigación, que muestran a la mujer llevándose a la niña, fueron recabadas por los mismos familiares, quienes fueron pidiendo las grabaciones de las cámaras de seguridad de los comercios de la zona, puesto que muchas de las cámaras del gobierno no funcionan.

La jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, admitió la existencia de una "cadena de negligencias" en la investigación y prometió que no habrá impunidad.

La fiscalía capitalina, que ofrece una recompensa de dos millones de pesos por encontrar a la mujer que se llevó a la niña, desmintió la versión manejada por la familia de que robaron sus órganos y de que el asesino fue un tal Alan Herrera, puesto que este hombre está muerto.

Ayer dio a conocer un retrato robot de la mujer que se llevó a la niña del colegio, que según las autoridades tendría entre 42 y 45 años y entre 1,55 y 1,60 metros de estatura, así como "complexión mediana, tez morena clara, cabello largo lacio, cara redonda, ojos pequeños, nariz recta, boca mediana y mentón oval".

Protesta ante el Gobierno

El crimen contra la menor se conoció en plena ola de indignación por el asesinato de Ingrid Escamilla de hace unos 10 días, quien fue descuartizada supuestamente por su pareja, el cual desencadenó tensas movilizaciones en la capital.

Decenas de mujeres se concentraron ayer frente al Palacio Nacional, sede del Ejecutivo y residencia presidencial, para exigir justicia por los asesinatos diarios de mujeres en México y criticar al presidente, Andrés Manuel López Obrador, a quien tacharon de "feminicida" por no buscar acciones contundentes para hacer frente a los cerca de mil feminicidios -asesinato a un mujer por razón de género- registrados oficialmente en 2019.

"Todos los días aparecen entre ocho y diez mujeres muertas en el país", recordó Fernanda, una manifestante presente en el zócalo, quien dijo que el tema de la violencia de género debe "entrar en la agenda política" por todos los casos, no solo los mediáticos.

La protestante aseguró que "Claudia Sheinbaum y López Obrador son una tremenda decepción" y que este no deja de ser "un Gobierno machista y misógino al que claramente no le importa la vida de las mujeres".