Mundo

Maduro aprovecha escándalo de corrupción para acechar a Guaidó

Maduro aprovecha escándalo de corrupción para acechar a Guaidó

Si alguien ha sacado provecho del escándalo de corrupción en torno al manejo de fondos de la ayuda humanitaria recabados por la administración encargada de Juan Guaidó es el régimen de Nicolás Maduro.

Este martes, en un lance de eficiencia –muy escasa cuando se trata de sus filas– la fiscalía chavista ordenó la apertura de una causa contra Roxana Barrera y Kevin Rojas, militantes del opositor partido Voluntad Popular.

Los dos, señalados por el propio Guaidó como presuntos responsables de la desviación de, al menos, 90 mil dólares que se destinarían al apoyo de unos 140 funcionarios de la Fuerza Armada venezolana que desertaron hacia Colombia para apoyar el gobierno de transición.

El apoyo privado vendría a complementar la ayuda de la Acnur, la agencia de Naciones Unidas para refugiados que, según la administración de Guaidó, llegó al límite de su capacidad de apoyo en la zona.

En total, fueron poco más de mil militares activos quienes desertaron de la Fuerza Armada venezolana. Sin concretarse el cese del régimen y ante la imposibilidad de regresar a Venezuela, su situación se ha convertido en un dolor de cabeza para el gobierno colombiano y las organizaciones humanitarias.

Según el fiscal oficialista, Tarek William Saab, los dos ciudadanos mencionados desviaron recursos “asignados desde Venezuela”, e incluso culpó directamente a Guaidó de manejar, sin explicar cómo, dinero del erario venezolano.

“Este grave hecho evidencia que el diputado Guaidó dispone de fondos de la República robados de cuentas pertenecientes al Estado venezolano por autoridades extranjeras, y que estos fondos se están administrando sin transparencia alguna”, dijo Saab, quien aseguró que Guaidó maneja “personalmente” una “mafia de corrupción”.

Nuestro Gobierno, por ser de transición, no maneja recursos, ni dinero de multilaterales, ni de agencias de cooperación

De su lado, Guaidó destacó el lunes que la fuente del dinero eran “donaciones privadas” y que su administración no maneja fondos de la República.
“Nuestro Gobierno, por ser de transición, no maneja recursos, ni dinero de multilaterales, ni de agencias de cooperación”, afirmó en una rueda de prensa en la que se esforzó por mostrar lo ocurrido como un hecho aislado que no sería tolerado por su administración.

Paralelo a sus declaraciones, los voceros del concierto Live Aid, que se llevó a cabo
en Cúcuta, aseguraron que lo recabado en torno al concierto se hizo a través de un crowdfunding que se administra al margen de grupos políticos y que se repartirá
en partes iguales
a proyectos de atención en Venezuela y a migrantes venezolanos
en Colombia.

El chavismo, ahogado ante la mala administración que ha sumido el país en una crisis humanitaria sin precedentes, ha dedicado suficiente tiempo y esfuerzo en los últimos días en señalar que Guaidó “se robó el dinero del concierto”, según lo ha acusado el ministro de Comunicación de Maduro, Jorge Rodríguez.

El escándalo le ha servido para estigmatizar aún más al partido Voluntad Popular, liderado por Leopoldo López e ilegalizado por el régimen en enero de 2018.

Hace al menos dos semanas contactó a Lester Toledo, uno de los encargados de coordinar la ayuda humanitaria que permanece en Colombia. Al ser consultado por el estado de las donaciones y los insumos almacenados en la frontera aseguró que “estaban entrando” a Venezuela, sin dar mayores detalles. Pero todo parece indicar que para esa fecha la administración de Guaidó ya estaba al corriente de que algo estaba ocurriendo.

Según el embajador del presidente encargado en Colombia, Humberto Calderón Berti, el dato de la irregularidad fue obtenido hace dos meses y medio.

“Consistían (las irregularidades) en facturas adulteradas, relaciones de gastos sin comprobantes, malversación de algunos de los recursos, pero la profundización tendrá que adelantarla la Fiscalía (...) Eso no significa que todos los recursos fueron utilizados indebidamente” agregó Calderón Berti.

VALENTINA LARES MARTIZ
Corresponsal de
​Caracas