Mundo

Identifican en México a sospechosos de muerte de menor de siete años

Identifican en México a sospechosos de muerte de menor de siete años

La Secretaría de Seguridad de la Ciudad de México informó este martes que identificó a la mujer que se llevó de la escuela a la niña Fátima, que fue violentada y asesinada en México en un caso que ha agraviado a la sociedad de este país.

La institución confirmó en un mensaje en su cuenta oficial de Twitter que junto con la Policía de Investigación logró determinar la identidad de la presunta responsable de sustraer a la menor del centro escolar, además de ubicar un domicilio de Xochimilco, donde pudo haber estado la mujer con la menor.

(Le puede interesar: Lo que se sabe de la niña de 7 años que fue hallada muerta en México)

Según el diario El Universal, la fiscalía busca a Gladis Giovana Cruz Hernández y a Mario Alberto Reyes Nájera como presuntos responsables del secuestro y posterior asesinato de la menor. Aparentemente Cruz secuestró a la niña en su escuela y luego la entregó a Reyes, a quien acusan de su violación y homicidio.

La Secretaría de Seguridad confirmó también que las autoridades llegaron a revisar un domicilio situado en la colonia San Felipe, Xochimilco, donde encontraron la ropa que usaba la mujer cuando se llevó a la niña y algunos elementos de plástico con sangre.

(Lea también: Niño entregó su perrito a un refugio para que su papá no lo maltratara)

Además, Ulises Lara, portavoz de la fiscalía informó en rueda de prensa que, a tenor de las pruebas, hay una relación "cercana" entre los dos sujetos, porque hay evidencias de que los dos estuvieron en ese inmueble y que se puede "deducir" que pudieran tener una relación sentimental.

(Le puede interesar: Una 'inmensa bola de fuego' recorre el cielo de Ciudad de México)

La orden de aprehensión sobre los dos sospechosos se dará "en las próximas horas". Ambos se enfrentarían a una pena de entre 80 y 140 años de prisión, aclaró el funcionario, ya que la fiscalía trata el delito como uno de "privación de la libertad con la finalidad de hacer daño".

"Estamos hablando de esa pena máxima porque estamos hablando de un caso donde se relaciona una menor, mujer, feminicidio, todos los actos de violencia y sustracción. Eso es lo que estamos integrando", precisó Lara.

Las autoridades ofrecieron una recompensa de 2 millones de pesos (107.642 dólares) a quien aporte información para localizar a la mujer, que tiene entre 42 y 45 años de edad, con una estatura de entre 1,55 y 1,60 metros.

Alrededor de 15.000 volantes con un retrato robot de la sospechosa fueron distribuidos en las estaciones del metro y en la comunidad de Tulyehualco para que las personas puedan brindar información sobre esta persona.

El cuerpo de Fátima fue encontrado este fin de semana en una bolsa de plástico y con signos de violencia en la alcaldía Tláhuac, en el sur de la capital mexicana, cerca de Santiago Tulyehualco, donde vivía con su familia.

Además, este martes la fiscal capitalina, Ernestina Godoy, confirmó que la necropsia revelaba abuso sexual. La última vez que se vio con vida a la niña, de siete años, fue el pasado 11 de febrero. Cuando su madre llegó 20 minutos tarde a recogerla al colegio, ya se la había llevado la mujer que ya fue identificada por las autoridades.

La Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México investiga el caso de Fátima como un feminicidio además de que se mantienen abiertas indagatorias sobre la posible omisión de responsabilidad de funcionarios que pudieron haber incurrido en negligencia.

Secuestradora de la niña Fátima

Reproducción de un cartel difundido por la Fiscalía General de Justicia que muestra el retrato robot de la mujer que se llevó del colegio a Fátima, una niña de 7 años que luego apareció asesinada.

Cientos de vecinos llegaron a la casa de la niña para participar en su sepelio, que este martes comenzó con una misa para continuar con la exhumación en un cementerio cercano.

El cortejo fúnebre comenzó tras la eucaristía acompañado de mariachis y globos blancos y se paró un momento ante la fachada de la escuela, donde varias personas gritaron consignas contra la maestra que dejó salir a la niña sin su madre.

El crimen contra la menor se conoció en plena ola de indignación por el asesinato de Ingrid Escamilla hace unos diez días, quien fue descuartizada por su pareja, el cual desencadenó tensas movilizaciones en la capital.