Mundo

El cinismo del asesino del cruel caso de feminicidio en Argentina

El cinismo del asesino del cruel caso de feminicidio en Argentina

El femicidio de Brenda Micaela Gordillo, la joven de 24 años que fue asfixiada, descuartizada y quemada por quien fuera su novio el pasado sábado en el norte de Argentina, acaba de sumar una escalofriante revelación.

En las últimas horas, salió a la luz nueva información sobre Naim Vera, el responsable de este cruel asesinato. En particular, varios tuits en los que el victimario de 19 años expresa su solidaridad con mujeres víctimas de la violencia de género.

Vera publicó el 12 de diciembre de 2018: "Que bajón para las pibas, tantos enfermos sueltos por ahí como si nada". Hacía referencia al crimen de Andrea Gabriela López, cuyo cuerpo había sido arrojado a una volqueta de Loma Hermosa cinco días antes.

Paradójicamente, un contenedor de basura fue el mismo destino que Vera le dio a Brenda cuando no encontró una mejor forma de hacer desaparecer su cuerpo.

A finales del año pasado, también opinó sobre el femicidio de Alicia Muñiz a manos de su marido, el boxeador Carlos Monzón, caso que había sido el centro de una serie televisiva. "Terrible salame Carlitos Monzón", escribió entonces.

En otra publicación del 23 de marzo de 2019 expresó su deseo de incendiar su vivienda: "Que ganas de prender fuego el depaaAAAAAA".

Los mensajes causaron indignación entre los usuarios de Twitter que, en simultáneo, reclamaron justicia en nombre de la víctima con la etiqueta #JusticiaPorMicaela.

El asesinato

El macabro hecho se supo cuando Vera se entregó ante las autoridades.

El pasado sábado 29 de febrero, Vera se reunió con la joven en un apartamento de su familia.

Según el medio argentino ‘El Ancasti’, la pareja estaba discutiendo, al parecer, por un embarazo: “Vera le habría exigido que abortara, pues su relación no era formal”.

En un momento de la pelea, contó el hombre cuando se entregó a las autoridades, "ella se habría caído por unas escaleras, por lo que falleció". Su reacción, entonces, fue intentar desaparecer el cuerpo.

Una vez confesado el asesinato, el hombre fue capturado y quedó en poder de la justicia. Médicos forenses, por su parte, se dedicaron a realizarle una autopsia al cuerpo.

Los resultados de las pruebas fueron que la mujer no estaba embaraza y la causa de su muerte fue asfixia mecánica, por lo que la versión que dio su victimario de una caída quedó desmontada.

Ahora, según en un nuevo artículo de ‘El Ancasti’, la justicia investiga si Vera tuvo ayuda para deshacerse del cuerpo de su pareja cuando ya estaba muerta. Según arrojan las pruebas, en el celular del hombre se registran mensajes y llamadas desde que ocurrió el asesinato hasta que fue capturado.

LA NACIÓN (ARGENTINA)
GDA