Mundo

El cierre de Nissan en Barcelona se engarza en nueva estrategia con Renault

El cierre de Nissan en Barcelona se engarza en nueva estrategia con Renault
No sólo cerrará Barcelona Nissan, sino que también clausurará su planta de Indonesia y cuya producción pasará a Tailandia

EFE Tokio

La decisión de Nissan Motor de cerrar su planta de Barcelona, anunciada este jueves, se engarza con una estrategia a medio plazo que fue adelantada en la víspera por la alianza que forjó hace dos décadas la firma nipona con el grupo Renault.

El presidente de Nissan, Makoto Uchida, confirmó hoy que la luz verde para el cierre de las instalaciones de la firma nipona en Barcelona fue adoptada hoy, aunque no precisó si se trata de una suspensión temporal y, de serlo, por cuánto tiempo se prolongará.

"Tenemos que hablar con los empleados y tenemos que hablar con el Gobierno relevante", afirmó Uchida en una videoconferencia de prensa por internet que ofreció desde la sede central de Nissan Motor, en Yokohama, al sur de Tokio.

Uchida habló de estos planes como parte del plan de negocio a medio plazo que ha diseñado Nissan, junto con los otros dos integrantes de la alianza, Renault y Mitsubishi, para hacer frente a la brusca caída de la demanda por la pandemia de coronavirus.

Los tres integrantes de esa alianza dieron a conocer este miércoles esos planes, como parte de un programa que en principio se extenderá hasta 2023 y que tiene como objetivo reducir costes, mejorar la eficacia y compartir tecnología.

Y como parte de ese esquema, Nissan asumió que su presencia en Europa quedaría mermada, porque el plan de la alianza es crear "regiones de referencia" que serán asumidas por las tres firmas teniendo en cuenta su implantación en el mundo.

Así, Nissan se encargará de China, Japón y Norteamérica; Europa, Rusia, Sudamérica y África del Norte serán "regiones de referencia para Renault, mientras que Mitsubishi se enfocaría del Sudeste Asiático y de Oceanía.

No sólo cerrará Barcelona Nissan, sino que también clausurará su planta de Indonesia y cuya producción pasará a Tailandia, que se convertirá en la única base de producción para el Sudeste Asiático.

Uchida dijo que hoy no podía dar detalles sobre qué pasará a partir del cierre de la planta en Barcelona, aunque medios nipones habían apuntado en días pasados la posibilidad de que su producción pasara a manos de Renault.

De momento, Nissan no quiere tirar la toalla en Europa, porque va a mantener la fábrica de Sunderland como base de producción para Europa Occidental, una zona que, de acuerdo con el plan de la alianza, estará bajo el paraguas de Renault.

Todo ello como parte de los planes de Nissan de reducir en hasta un 20 % su capacidad de producción, hasta 5,4 millones de unidades, en un programa compartido con Renault y Mitsubishi y que tiene su horizonte en el año 2023.

Los datos facilitados hoy mismo por Nissan confirman cómo está implantado en el mundo Nissan Motor, que hace dos décadas vivió una profunda crisis de la que pudo salir gracias a la alianza con Renault y el impulso que le dio Carlos Ghosn.

Si se tienen en cuenta los datos cerrados en 2019, antes de que la pandemia de coronavirus creara enormes distorsiones en la demanda global de vehículos, Norteamérica (Estados Unidos, Canadá y México) es el principal mercado para Nissan.

Allí vendió Nissan 1,75 millones de vehículos en todo 2019, de los cuales 1,35 millones fueron sólo en Estados Unidos. Pero, individualmente, China fue el país que más automotores de Nissan compró, 1,55 millones.

En Europa, en cambio, Nissan Motor vendió el año pasado 566.965 unidades, con una disminución del 17,2 % respecto a los datos de 2018. De hecho, Europa fue la región en la que Nissan tuvo el retroceso mayor en su nivel de ventas.

Esos datos reafirman que, dada su implantación en Norteamérica y China, además de Japón, la decisión de repartirse zonas de influencia con Renault y Mitsubishi se corresponde con la presencia en el mercado de esas regiones.

La apuesta de Nissan, por ello, es China, Japón y Norteamérica. En esta última región la firma anunció hoy su intención de optimizar sus plantas en esa zona y anticipó que en dos años lanzará ocho nuevos modelos de vehículos.

En contraste, Nissan reconoció que a partir de ahora seguirá el principio de "sostener" sus negocios en otras regiones, Europa, Latinoamérica y el Sudeste Asiático, apoyando la nueva política de la alianza con Renault y Mitsubishi.