Mundo

Decretan estado de emergencia de 15 días en Santiago por protestas

Decretan estado de emergencia de 15 días en Santiago por protestas

El Gobierno chileno decretó el estado de emergencia para controlar los sectores de Santiago que este viernes fueron escenario de violentas protestas, lo que supone confiar a un mando militar la seguridad de la zona e implica una restricción a la libertad de manifestación y reunión por un plazo de 15 días.

La radicalización de las protestas ciudadanas por el aumento del precio del pasaje del Metro de Santiago derivó en una jornada de graves desórdenes, con incendios en varios puntos de la ciudad, saqueos y actos vandálicos que sumieron a la capital en el caos.

El objetivo es muy simple, pero muy profundo: asegurar el orden público, la tranquilidad de los habitantes de Santiago, proteger los bienes públicos y privados, y garantizar los derechos de todos

Mientras los efectivos policiales del cuerpo de Carabineros trabajaban para tratar de aplacar los disturbios y los bomberos apagaban las llamas que prendían en diversas estaciones de Metro, buses urbanos, barricadas callejeras e incluso en la sede de la empresa eléctrica Enel, el Gobierno analizaba las posibles medidas a tomar.

El presidente Sebastián Piñera, tras una larga reunión en La Moneda (sede del Gobierno) con los ministros de Interior, Andrés Chadwick, y de Defensa, Alberto Espina, decretó el estado de emergencia y nombró al general de división Javier Iturriaga del Campo como jefe de la Defensa Nacional en las zonas de la Región Metropolitana (RM) más afectadas por los desórdenes.

En concreto, el decreto rige para la provincia de Santiago (que alberga la mayor parte de las comunas de la Región Metropolitana), la provincia Chacabuco y las comunas de Puente Alto y San Bernardo, sectores todos pertenecientes a la RM.

Santiago de Chile

Sebastián Piñera (presidente de Chile) anunció el estado de emergencia, lo que prohíbe las reuniones y manifestaciones.

"Frente a los graves y reiterados ataques y atentados contra las estaciones y las instalaciones del Metro de Santiago, contra el orden público y la seguridad ciudadana, he decretado estado de emergencia. El objetivo es muy simple, pero muy profundo: asegurar el orden público, la tranquilidad de los habitantes de la ciudad de Santiago, proteger los bienes tanto públicos como privados y, por sobre todo, garantizar los derechos de todos", señaló el presidente por medio de una cadena nacional.

Con esta medida, que en caso de ser necesario puede ser prorrogada por otros 15 días si el Congreso Nacional lo autoriza, Iturriaga asumió el mando de las fuerzas policiales en esos sectores y quedó autorizado para desplegar a los militares, algo que ya ordenó.

"He asumido el control y el mando de las fuerzas militares y las fuerzas de orden y seguridad, y estamos prestos a evitar que se sigan cometiendo desmanes y destrozos en la ciudad y, lo más importante, recuperar a la brevedad los derechos y las libertades de las personas para que puedan seguir ejerciendo su vida con normalidad", dijo Ituarriaga en rueda de prensa.

"Las fuerzas militares pratullarán la ciudad en aquellos sectores más conflictivos", agregó.

Aunque recomendó a los ciudadanos que regresaran a sus casas, el general de división descartó por el momento que se vaya a decretar el toque de queda.

Santiago de Chile

Las protestas en Santiago son por el aumento en 30 pesos chilenos del pasaje del Metro.

Desde el pasado lunes, cientos de personas, en especial estudiantes de secundaria y universitarios, llevan a cabo medidas de protesta por el alza de 30 pesos en el precio de los pasajes del Metro, decretado hace dos semanas y alcanzando los 830 pesos actuales (unos 1,2 dólares) en hora pico.

Acudían en masa a las estaciones de Metro colándose sin pagar, causando destrozos y enfrentándose a la Policía, disturbios que fueron en aumento hasta motivar que el medio de transporte, que mueve diariamente casi 3 millones de personas, cerrase este viernes todas las estaciones, lo que produjo el colapso del tránsito de vehículos y peatones.

En paralelo, grupos violentos radicales tomaron el protagonismo con enfrentamientos directos con los Carabineros, y la quema y destrozo de 19 estaciones de metro, el daño de 16 buses urbanos y mobiliario urbano. 180 personas fueron detenidas por esto.

El Metro de Santiago es una empresa privada en cuya propiedad participa el Estado chileno. El precio lo fija el llamado Panel de Expertos con base en varios indicadores, como la inflación, el costo de los suministros para su operación y el tipo de cambio, entre otros, y es aprobado por el Ministerio de Transportes.