Mundo

Bolsonaro apoya a ministro y la justicia estudia dar libertad a Lula

Bolsonaro apoya a ministro y la justicia estudia dar libertad a Lula

En momentos en que la Corte Suprema de Brasil estudia varios recursos presentados por la defensa del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, tras la divulgación de mensajes ‘hackeados’ que mostraron que el exjuez y actual ministro de Justicia, Sergio Moro, pudo tener motivaciones políticas para condenar al líder de izquierda, el presidente Jair Bolsonaro dio ayer un claro respaldo al jefe de esa cartera.

El mandatario, el mayor antagonista político de Lula, asistió con Moro a una ceremonia en Brasilia en la que el ministro fue condecorado. Si bien no hizo declaraciones públicas, Bolsonaro respaldó así al exjuez ante el escándalo surgido por el portal 'The Intercept Brasil' en el que Moro, en su condición de juez, intercambió mensajes con fiscales de la operación Lava Jato en torno al proceso en que halló a Lula culpable de corrupción.

Los mensajes interceptados sugieren que Moro pudo haber orientado algunas acciones de la investigación contra Lula, lo cual está prohibido por la ley, y que buscó frenar una entrevista de un periódico que pudo haber beneficiado al candidato del Partido de los Trabajadores (PT), Fernando Haddad.

La aparición de esos chats ha dado alas a la defensa de Lula y al PT, que siempre denunciaron que el expresidente había sido víctima de una “persecución política” y que el juicio en su contra estaba “viciado” y debía ser declarado nulo.

Por eso, el máximo tribunal de Brasil examina desde el lunes pasado y por varios días el caso, que no está directamente relacionado con la divulgación de esos documentos, pero su inclusión en la agenda del Supremo Tribunal Federal (STF) se interpreta como un resultado de esa conmoción.

La defensa de Lula señaló, en todo caso, que no se privará de usar esas conversaciones para pedir la anulación de un proceso que consideran viciado. En concreto, la segunda corte del STF, integrada por cinco magistrados, discutirá entre otros puntos si los abogados de Lula tuvieron un amplio derecho a la defensa cuando su condena fue tratada en abril por el Superior Tribunal de Justicia.

El STJ ratificó en esa ocasión la culpabilidad de Lula, aunque redujo su condena de 12 a 8 años y 10 meses.

El líder de la izquierda, de 73 años, siempre se declaró inocente y cuestionó la imparcialidad de Moro y del fiscal de Lava Jato, Deltan Dallagnol, quien lo acusó de ser el “cabecilla” de una organización criminal con la que pretendía aferrarse al poder. Moro se enfrenta desde ayer a crecientes llamamientos para su dimisión.