Mundo

Bolivia da un tímido paso para unas nuevas elecciones

Bolivia da un tímido paso para unas nuevas elecciones
En enero podrían ser los comicios. Pulso entre el Gobierno interino y el Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo Morales. Debate.

LUIS ÁNGEL REGLERO

EFE LA PAZ

El Parlamento de Bolivia ya tiene los proyectos para agilizar las nuevas elecciones, con las que se busca pacificar un país donde la violencia tras los anteriores comicios fallidos llega a los 32 muertos, a los que se llora con rabia.

La presidenta interina, Jeanine Áñez, aparecía a primera hora a las puertas del Parlamento en La Paz advirtiendo de que iba a llamar a las urnas por decreto, como sucedió en la anterior crisis de semejante gravedad en el país en 2005.

Mientras en la vecina ciudad de El Alto se lloraba a los muertos que la Defensoría del Pueblo sospecha que pudieron caer por disparos de militares, aunque el Gobierno provisional lo niega.

Pulso en el Parlamento

"Si la Asamblea no permite que lo hagamos de esa manera legal, pues buscaremos otro mecanismo", avisaba Áñez a un Parlamento con mayoría del Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo Morales.

La posibilidad de que la jefa de Estado provisional convocara elecciones por decreto recordó a la salida que buscó el entonces presidente Eduardo Rodríguez Veltzé en la crisis de 2005, que precisamente llevaron al poder a Morales.

"De que elecciones va a haber en el país, sí, nosotros lo garantizamos", aseveró la mandataria interina.

El MAS respondió al pulso poco después presentado un anteproyecto para acelerar las elecciones, que en Bolivia requieren un proceso de tres meses, con una propuesta que incluso plantea la cita con las urnas para el 12 de enero del 2020.

El texto busca de forma "excepcional" acortar plazos para ir a nuevas elecciones "lo más antes posible", en una señal clara del partido ante el Gobierno interino, como la definió la presidenta de la Cámara de Senadores de Bolivia, Eva Copa.

La propuesta del MAS es que un nuevo órgano electoral fije un calendario para nuevos comicios con el mismo censo electoral y partidos políticos que en los comicios fallidos del 20 de octubre, aunque con la posibilidad de otros candidatos.

Como si fuera una película de intriga, al anteproyecto del MAS le salió en la tarde la alternativa del Gobierno interino, un proyecto de ley que apuesta por un nuevo padrón electoral, nuevas candidaturas políticas y sin pasar por las primarias.

"Que Dios permita que tengamos elecciones transparentes, que Dios ilumine a la Asamblea Legislativa", exclamó Áñez antes de dar salida al proyecto desde el palacio de Gobierno al vecino Parlamento.

Una paz que no llega

Unos y otros repitieron una vez más que los comicios son la vía para traer al país una paz que no llega.

Mientras los políticos jugaban sus bazas en La Paz, arriba en El Alto se lloraba a los últimos ocho muertos en la violencia que no cesa en Bolivia desde los fallidos comicios del 20 de octubre, que suma 32 muertos y 770 heridos según datos oficiales.

El dolor y la rabia eran evidentes en el barrio alteño de Senkata, que empezaba a despedir a las víctimas fatales de los disturbios en la víspera frente a una refinería de gas.

Los ánimos estaban exacerbados en la parroquia San Francisco de Asís, donde los cuerpos de los fallecidos yacían sobre las bancas del templo mientras avanzaba el trabajo de médicos forenses.

"Lo han matado a mi hermano como a un perro, me siento dolido. Anoche lloré toda la noche, estoy seco, toda mi familia ha llegado y hasta ahora no podemos aceptar la muerte", confesó un familiar.

La gente está "con la sangre hirviendo", exclamaba otro familiar, que exigía que las autoridades "respondan por nuestros muertos".

La Defensoría del Pueblo de Bolivia tiene indicios de que las fuerzas de seguridad dispararon a civiles en un operativo de desbloqueo a una planta de combustible que dejó al menos ocho muertos y decenas de heridos.

La defensora del Pueblo, Nadia Cruz, declaró que "una señal del Gobierno clara tiene que ser no dejar que esto quede en la impunidad".

El día se cerraba en Bolivia con la imagen desde el Palacio de Gobierno de la ministra de Culturas, la indígena aimara Martha Yujra, una alteña que entre lágrimas rogaba paz para su convulso país.

El Gobierno acusa a Morales

El sonido del día salió del Ministerio de Gobierno, que difundió un video el que un líder cocalero conversa por teléfono en altavoz supuestamente con Evo Morales, asilado en México, quien le incita a bloquear el paso de alimento a las ciudades en Bolivia.

El ministro interino Arturo Murillo anunciaba una denuncia por "crímenes de lesa humanidad" contra Morales, sin que la autenticidad de la voz haya sido confirmada por fuentes independientes.

La Policía presentó después a un hijo del dirigente cocalero, en cuyo teléfono móvil supuestamente fue hallado el video difundido por las autoridades.

Morales salió hacia México el 11 de noviembre, después de que el día antes anunciara su renuncia forzado por los militares, tras un supuesto fraude en los comicios del 20 de octubre en los que había sido proclamado vencedor para un cuarto mandato consecutivo.