Mundo

Bebé de 18 meses murió tras ser alimentado solo con frutas y verduras

Bebé de 18 meses murió tras ser alimentado solo con frutas y verduras

Sheila y Ryan O’Leary, de 35 y 30 años, respectivamente, fueron acusados de homicidio culposo y negligencia, tras la muerte de su bebé, de apenas 18 meses.

El menor murió hace casi dos meses, mientras estaba al cuidado de sus padres en la ciudad de Cape Coral, en Florida (Estados Unidos), y la razón de su deceso fue la dieta vegana a la que era sometido.

El fallecimiento

En la mañana del 27 de septiembre pasado, Sheila O’Leary llamó a los servicios de emergencia, tras descubrir que su hijo estaba frío y no respiraba.

“A las 4 a.m., la madre estaba amamantando al menor y notó problemas respiratorios, pero se durmió y solo horas más tarde se comunicó con el 911”, aseguró News-Press, un periódico local.

Al llegar al hogar de los O’Leary, las autoridades encontraron al niño sin vida y con un peso de 7 kilos, el registro que tendría un bebé nacido de forma prematura.

Según el medio local, la mujer explicó que, en la última semana, el único alimento que había consumido su hijo era la leche materna.

“También dijo que eran una familia vegana y que solo comían frutas y verduras crudas, principalmente mangos, plátanos y aguacates, entre otros”, agregó el medio.

Más pruebas

Los hallazgos de las autoridades no se quedaron ahí. Indagando por el historial médico del fallecido, encontraron que no existía, pues nunca había ido al doctor: había nacido en casa y ni vacunas tenía.

Asimismo, otros dos hijos de la pareja, de 3 y 5 años y también alimentados solo con frutas y verduras crudas, presentaban condiciones complicadas de salud.

News-Press, basándose en las indagaciones policías, informó que tenían “un color pálido y amarillento, su peso estaba muy por debajo del que debían tener y sus dientes estaban llenos de caries”.

Eran una familia vegana y que solo comían frutas y verduras crudas, principalmente mangos, plátanos y aguacates, entre otro

La acusación

El pasado 6 de noviembre, se publicó la autopsia realizaba al menor, de18 meses, la cual reveló sus causas de muerte reales.

Los resultados de los exámenes fueron alarmantes: desnutrición, deshidratación y microesteatosis (hígado graso). Además, presentaba hinchazones en manos, pies y piernas, algo que había revelado la propia madre cuando contó que el bebé llevaba tiempo sin poder caminar.

“Era muy obvio que el niño estaba desnutrido, pero tuvimos que esperar a que volvieran los resultados de la autopsia para determinar la causa específica de la muerte y poder acusar a los padres", aseveró el Departamento de Policía de Cape Coral.

Los O’Leary se entregaron de inmediato y fueron acusados de tres cargos: homicidio culposo, negligencia de un niño con grandes daños corporales y negligencia de un niño sin grandes daños corporales.

“Les pusieron un fianza de 250.000 dólares, pero también los condenaron a prisión preventiva hasta el 9 de diciembre próximo, día en el que empezará el juicio contra ellos”, señaló NBC News.

Tendencias